Páginas

sábado, 25 de octubre de 2014

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 26 DE OCTUBRE DE 2014

MONICIÓN DE ENTRADA


Bienvenidos a la Eucaristía de este domingo treinta del Tiempo Ordinario. Hoy Jesús de Nazaret nos va a hablar de amor por medio del Evangelio de Mateo. Y nos va a decir: que amemos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Jesús durante su paso por la tierra fue todo amor, porque Dios es Amor. Él, Maestro y Amigo, es la mano tendida al pobre, la compasión de los oprimidos, el sosiego de los que han perdido la esperanza, la salud de los enfermos que buscan en Él curación. Vamos a unirnos a Él, en nuestra Eucaristía, pidiéndole, alegremente que nos enseñe a amar y que nos haga misericordiosos. Así, de verdad, seremos felices siempre. Y ojalá sea esta la enseñanza que de esta Eucaristía marque nuestras vidas.



  • En la primera lectura, procedente del Libro del Éxodo, ya se observa como el pueblo judío recibe la enseñanza de Dios de tratar bien al prójimo, incluso al forastero. Pero será Jesús quien dé universalidad a ese amor. Y es que las lecturas de hoy tienen una generosidad muy concreta, el amor; y nos expresan con la mayor claridad que, solamente cuando se ama de verdad al prójimo, existe en nuestro corazón el amor a Dios.


  • Primera Lectura: Exodo 22,20-26
    "Si explotáis a viudas y huérfanos, se encenderá mi ira contra vosotros"
    Así dice el Señor: "No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto. No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos. Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo." Palabra de Dios.
  • El salmo 17, que proclamamos hoy, estaba atribuido -como muchos otros- al Rey David y se consideraba como un "Tedeum" regio hecho por David al Señor para agradecer su victoria sobre sus enemigos u, especialmente, sobre Saúl. Para nosotros hoy es un canto al Dios fuerte y misericordioso que nos acompaña en todos los pasos de nuestra vida.
  • Salmo Responsorial: 17
    "Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza."
    Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza; / Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador. R. Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío, / mi fuerza salvadora, mi baluarte. / Invoco al Señor de mi alabanza / y quedo libre de mis enemigos. R. Viva el Señor, bendita sea mi Roca, / sea ensalzado mi Dios y Salvador. / Tú diste gran victoria a tu rey, / tuviste misericordia de tu Ungido. R.
  • San Pablo en la segunda lectura nos pone como ejemplo la comunidad de Tesalónica, que se ha convertido en modelo para los demás creyentes. Y todo ello ha sido posible por dos motivos esenciales: ha acogido con gozo la Palabra de Dios, y ha sido capaz de convertirse. Y tal ejemplo, que iba siendo conocido por las demás comunidades cristianas o no cristianas de ese tiempo, daba a la Palabra una nueva fuerza: había empezado a ser misionera.
  • Segunda Lectura: I Tesalonicenses 1,5c-10
    "Abandonasteis los ídolos para servir a Dios y vivir aguardando la vuelta de su Hijo"
    Hermanos: Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. Desde vuestra Iglesia, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la acogida que nos hicisteis: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que os libra del castigo futuro. Palabra de Dios.
  • El cerco de los saduceos y fariseos a Jesús se refleja en los textos evangélicos de Mateo, leídos los domingos anteriores y entre ellos la trampa del denario. Hoy le quieren probar preguntándole cual es la doctrina fundamental. Y Él expone con lenguaje del Antiguo Testamento la doctrina del amor. Pues ella está incluida en la plegaria que los judíos rezaban todas las mañanas: "Escucha Israel amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón". Jesús creará además la religión del amor llevándola hasta el hecho difícil para la mentalidad humana de amar también a los enemigos.
  • Evangelio: Mateo 22,34-40
    "Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo"
    En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?" Él le dijo: ""Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser." Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas. Palabra de Dios.
  • "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón" (Mt 22, 37) Llevados de un afán de cumplir meticulosamente la Ley, sus estudiosos e intérpretes habían multiplicado los preceptos y normas. Con razón diría San Pedro que no podían imponer a los gentiles un yugo, que tampoco ellos, los judíos, conseguían sobrellevar. Y dentro de esa multiplicidad de mandatos, se discutía también sobre cuál era el principal. Por eso acuden al Rabí de Nazaret, para ver cuál es su sentencia. Pero el Señor zanja la cuestión recurriendo a ese pasaje del Deuteronomio, que los israelitas se sabían, y se saben, de memoria, la oración llamada "Shemá", por ser así como comienza en hebreo: Escucha. Es una llamada de atención que los judíos procuran tener siempre presente, incluso de una manera física, enrollada en un pedazo de papel o de pergamino y metida en una cajita, la "mezuzah", que se atornilla en sitio visible o se sujeta en la frente, delante de los ojos. Y como ése, usan otros curiosos recursos para no olvidarse de que Yahvé es nuestro Dios, y que es uno solo, y que a él hay que amarle con todo el corazón, con toda el alma y con toda la mente.
    Pero Jesús, aunque no había sido preguntado sobre eso, añade que el segundo mandamiento es semejante al primero: Amarás al prójimo como a ti mismo. Es un modo de aclarar y recordar que no se puede amar a Dios si no se ama también al prójimo. Decir lo contrario es una mentira. Así lo especifica San Juan cuando afirma que quien dice amar a Dios y no ama a su hermano es un embustero. Es evidente, la dimensión vertical y trascendente es esencial en el mensaje evangélico, hasta el punto de que si se prescinde del amor a Dios, todo lo demás no sirve para nada... Pero al mismo tiempo hay que atender a la vertiente horizontal, pues la proyección hacia el hombre, complementa ese mensaje proclamado por Jesucristo. Es como si ese símbolo de la cruz, nos recordara no sólo la muerte de Cristo, sino también el modo como ha de vivir el cristiano. Levantando hacia arriba el corazón y la mente, teniendo los brazos abiertos para quienes le rodean. Sólo así la cruz está completa, con los dos trazos, el vertical y el horizontal, bien marcados.


ANÁLISIS DEL DOMINGO - EL ESPAÑOL, LENGUA VIVA


El pasado jueves, 16 de octubre de 2014, la Real Academia de la Lengua dio  a luz un nuevo Diccionario de Español, después de un período de 13 años de la edición anterior en el 2001. Esta es la 23ª edición del Diccionario. En ella han trabajado 22 academias de la lengua del mundo hispano-parlante. Es, además, el Diccionario con más palabras, 98.111, frente a las 88.431 de la edición anterior. La publicación coincide con el tricentenario de la real Academia Española y su destino es abrirse al vasto mundo de la lengua hispana, ampliado con casi 9.000 entradas nuevas. De ahí que, ciertamente, podemos decir que el español está más vivo que nunca. La lengua no la hace la Real Academia, la hace el pueblo. Los académicos dan testimonio de su gran vitalidad.

Esa lengua - el castellano que nació en Castilla- es nuestra lengua materna, porque es la que nos enseñan nuestras madres desde que nacemos. La lengua nace tan estrechamente unida a la persona que, se puede decir, que es un ser vivo; o sea: nace, crece, se desarrolla y, a veces, muere por desuso o por el intrusismo de los vocablos de otras lenguas. Pero seguirá viva, porque lo atestigua el pueblo, el Diccionario y  todo el mundo hispano, hablando, oyendo y  escribiendo.

En los Estados Unidos de América, el español ocupa el segundo lugar después del inglés. Supera con mucho al francés y al alemán en las escuelas secundarias. Las razones son domésticas, comerciales y culturales. Las amas de casa, para entenderse con sus criadas de lengua hispana; los empresarios, para entenderse con sus trabajadores y clientes y los jóvenes estudiantes, para utilizar la lengua de Cervantes. Hay otras razones estéticas, como son la belleza y facilidad del español por ser una lengua vocálica derivada del latín. Y otra más, por el placer de leer las bellísimas obras que han dado a luz nuestros poetas, narradores, dramaturgos y ensayistas.

Más de 500 millones de hablantes se expresan en español, de manera que nuestra lengua se ha situado en el segundo lugar de las lenguas que se hablan en nuestro planeta, y por ser el segundo idioma de comunicación internacional de las redes sociales e informáticas. El español aumenta en el mundo, mientras el chino y el inglés descienden. En el año 2050, Estados Unidos será el primer país hispano-hablante del mundo, con unos veinte millones de alumnos que estudiarán el español como segunda lengua. Los idiomas más estudiados en todo el mundo, serán los siguientes por este orden: inglés, francés, español y alemán.

José María Carrascal –decía el pasado sábado-, que “el mayor desafío del español es su universalidad; es decir, haber hecho a las Academias  Hispanoamericanas partícipes activas en esta última edición del diccionario. Pero es, al mismo tiempo, uno de sus mayores logros:  porque demuestra que el español no es una propiedad de los españoles, pues ni siquiera somos ya los que más lo hablan por países; y porque sólo así podrá ganar fuerza, al tiempo que se evita su fragmentación en lenguas nacionales como le ocurrió al latín.” Añade Carrascal que Estados Unidos significa para el español una oportunidad tan grande como un riesgo. Con más de 50 millones de hispano-parlantes, se ha convertido, después de México, en el segundo país en el que más se habla, a pesar de las otras tres lenguas.


Juan Leiva



martes, 21 de octubre de 2014

ALCALAÍNOS DE EXCURSIÓN A LA COSTA BRAVA











































































































El tiempo que hará...