Páginas

martes, 22 de abril de 2008

XXII PREGÓN DE SAN JORGE


A MANUEL, BÁRBARA Y ELENA PARA
QUE VIVAN Y SIENTAN LA
ESENCIA DE ALCALÁ.
A MIS PADRES QUE NOS INCULCARON
TANTOS VALORES.
A MI MARIDO, UN ALCALAÍNO MÁS.
A TODA MI FAMILIA Y A MI PUEBLO.



Sr. Cura Párroco, Ilmo. Sr. Alcalde, Sres. Concejales, Autoridades, Hna. Mayor y Hermanas del Beaterio, Representantes de Hermandades, Cofradías y Asociaciones, Pregoneros. Queridos paisanos, amigos y familia.
Venerable Patrón:
Quiero agradecerle a nuestro párroco, el padre Marco, el haber accedido a mi petición de que te dejara para este acto aquí, en el altar. Necesitaba tenerte cerca para dirigirte mis palabras y, aunque resulte extraño ver tu hornacina vacía, es el momento para descubrir lo que hay en ella, la dama y tu pueblo, y son estas las circunstancias más propicias para que te tengamos más próximo y podamos admirar tu bendita imagen restaurada.
Santo Patrón cuando la tarde del 9 de marzo, tomando un café con mis padres, me encuentro a Arsenio, tu pregonero-alcalde y me comenta la decisión de que había sido propuesta como tu pregonera, tuve una sensación inmediata de nervios, de, como solemos decir, “nudo en el estómago y en la garganta”. No acertaba a articular palabra y por supuesto, disculpa, pero la negativa fue mi primera reacción. ¡Qué responsabilidad!. ¡Qué honor! Pero, ¡qué responsabilidad!. Él me dijo: “Nada, nada, vuelve con tus padres, consulta con ellos, con la familia y mañana me contestas.” Así lo hice. Mis padres no me dejaron dudar, igualmente después mis familiares más cercanos. Yo tenía la esperanza de que Manolo, cuando llegara de Paterna, me hiciera algún comentario que me sirviera de fundamento para negar el menester encomendado pero la respuesta fue: “¡Qué bonito poder hacer el pregón de la fiesta de tu pueblo que además tú vives tanto!. Aquella noche ya no pude dormir. Pensé que, si eso continuaba así hasta la fecha indicada, tendría que recurrir urgentemente a la prescripción de un pregonero facultativo como Antonio Mansilla.
Tengo que confesarte que entre los motivos que me impulsaron a aceptar estaba mi condición de mujer. Pocas hemos pregonado tu fiesta. Y otra razón es el hecho de pensar que por verme aquí, unos alcalaínos liados y ligados siempre a su trajín de negocios, mis padres y mis tías, que nunca habían disfrutado de tu fiesta, de nuestra fiesta, este año podrían hacerlo. Así que el pacto era mi compromiso y el de ellos de venir a acompañarnos para poder admirar este magnífico escenario que es nuestra Plaza Alta y nuestra Casa Madre engalanada para la ocasión.

Querido Patrón, aquí estamos, como dijo Antonio Trujillo, pidiéndote también la alternativa y tu bendición para acometer esta faena, que ya viene arropada por el cariño y el ánimo que nuestros paisanos me han expresado en estas últimas semanas.

Quisiera agradecerte, Miguel, tus palabras de presentación. Casi no nos conocíamos, pero yo siempre he sabido que tú eras de Alcalá y de la familia Pastor, dos notas de prestigio. Cuando te veo siempre me viene al recuerdo la imagen de tu madre, María, aquella señora educada, amable y cariñosa que, cuando saludaba, esbozaba una humilde sonrisa. Eres el hermano de mi buena amiga Elvira, a la que me une nuestro más sincero cariño hacia una de nuestras instituciones más venerables, nuestro querido Beaterio. Recuerdo, Miguel, que el año pasado, en la tiendecita que en estas fechas abren junto al Bar de Luna, entrabais tú , tu señora y una pareja amiga y allí te felicitamos mi prima Mari Pepa y yo. Ella había disfrutado la noche anterior de este acto; yo, como siempre, había indagado y recabado información sobre el curso del mismo. Esta circunstancia ha facilitado que nos conozcamos y que a partir de ahora seamos familias amigas. Gracias, Miguel.

En primer lugar, quisiera recordar de forma muy especial a un alcalaíno corchero, recogedor de piñas, cepas y hongos, cortador de brezo y trabajador incansable que, precisamente hace unos años en estas fiestas patronales, pasó a formar parte de la corte celestial, mi tío Cristóbal Muñoz. Allí, contigo, Señor San Jorge, con María Santísima de los Santos y con tantos otros paisanos, seguro que hacéis una buena cuadrilla de trabajo infatigable, velando por nuestras familias, por nuestro pueblo. Y por cierto, ahora el 29 de Marzo creo que se formó ahí arriba en el cielo un revuelo increíble; parecía que estabais de romería. Dicen que llegó Paqui Sillero, la de Manolín , con su vestido de volantes, con su alegría y, de momento, tocando palmas os puso a todos a ensayar la nueva misa del Coro Amigos del Camino. También recibisteis la semana pasada a una de nuestras últimas molineras. Aprendió el oficio en el molino del Canto con Fernando Alex y Bárbara Costilla y transmitió su sabiduría a sus hijos en el molino de Patriste. Sabes, querido Patrón, que te hablo de Antonia Costilla.

Arsenio, te argumenté aquella tarde que yo nunca había estado en los pregones, aunque después empecé a recordar los que se hacían en la Plaza Alta, desde el balcón de la Casa Cabildo, cuando ya los paisanos tenían la tensión propia de una juerga inminente. En ese escenario presencié varios, los de Domingo Ruiz y Juan García entre otros.
Estos días, San Jorge, he hablado con mucha gente para recabar datos, información y algún cotilleo que contarte y te digo una curiosidad: según me han comentado, en esto de tus pregoneros hay, deportivamente hablando, dos clubes, uno el de los amantes del balcón cuyo ciclo se cerró con Juanito y otro, los de la parroquia, que comenzaron su andadura con Manolo Guerra. Y como en esto de las preferencias siempre hay discrepancias, yo pienso que tú mereces un acto solemne, en tu casa y en la nuestra que es esta Parroquia, donde se pueda honrar la labor alcalaína con el Premio de tu Ciudad, donde se le pueda seguir dando vida a una de nuestras más preciadas joyas: el órgano. ¡Qué suene para ti y para todos los que te acompañan en este día!

San Jorge, estos meses atrás te hemos echado de menos. Llegábamos a la parroquia y no estabas. Nos dejaste bien acompañados, eso sí, con María Santísima del Rosario, pero tu presencia faltaba, aunque todos sabíamos que era una ausencia pasajera: había que acicalarte.
Imagino a nuestro paisano Juan José Ruiz, orgulloso cuando te llevó al Taller de Restauración. Te presentaría emocionado al maestro D. Antonio Manuel Pinelo y a todos los compañeros: “¡Mirad, os traigo a mi señor San Jorge, a mi patrón! ¡Ponédmelo guapo!”
A los artesanos de la restauración les encomendaría que te cuidaran con todo esmero y así ha sido. La transformación ha sido increíble: ¡Qué indumentaria tan elegante llevas! ¡Claro! La que corresponde a un caballero de tu categoría. ¡Cómo reluce tu dorado casco! ¡Ese caballo parece de los mejor enjaezados que desfilan en los Santos! ¡Y hasta al dragón se le ven las gotas de sangre que derrama!
Ya ves, Señor Patrón, cómo son tus hijos, en el lugar que estén y en el puesto que desempeñen: siempre dispuestos a trabajar por y para Alcalá.

¡Cómo nos hiciste disfrutar el pasado año en el Corpus! Ya los días previos era tema de conversación tu procesión. No te imaginábamos fuera de tu lugar de preferencia. No te habíamos visto recorrer nuestras calles y tenerte tan cerca fue algo especial. Ibas contento. Parece que incluso sonreías, y todos estábamos igual de felices. Dicen los especialistas que tu imagen no es adecuada para salir en procesión. Tenemos que ser conscientes de ello, pero quería dejar constancia de la grata experiencia del año pasado, que hizo que fuera un día del Corpus más reluciente de lo que ya es de por sí.


Querido Patrón, ya te han dedicado desde este ambón muchas palabras, muchos cantos, desde perspectivas y aspectos diferentes. Han contado tu historia, han profundizado en el significado de tu santidad, en el de nuestra fiesta taurina, han relatado ese lazo de unión entre tú y nuestro pueblo en una de esas fechas, como siempre controvertidas, el 23 de Abril de 1.264… No podía ser de otra manera: comenzó este rosario de evocadores de tu fiesta Fernando Toscano, eminencia alcalaína. Le siguieron prestigiosos historiadores como Gabriel Almagro, Jaime Guerra y Fuensanta Guerrero entre otros.
También te cantaron y contaron aquel pasado alcalaíno, aquellas zapaterías, con sus famosas tertulias, los molinos de harina y aceite, las barberías, que por cierto, ya sólo nos queda una, la de nuestro vecino Juan Caballero, porque la de Juan Domínguez, aquella de magníficos espejos, aquella barbería con solera y de museo, acaba de cerrar sus puertas. Nuestro maestro barbero se ha jubilado. Era el que quedaba activo, laboralmente hablando, de su grupo de amigos.
También te presentaron, las tabernas y alambiques, aquellas galerías de personas y personajes que han ido dejando su huella en nuestro pueblo. Todo esto te lo rememoraron Daniel Vázquez y otros pregoneros.
Te han dedicado poesías y relatos que realzan nuestras calles, nuestras costumbres, nuestro pueblo y todos con un fundamento común, el cariño hacia Alcalá y todo lo que este nombre conlleva. Por este escenario pasaron tu pregonera-política y desde hace unos días, para orgullo de todos, la primera Ministra de Igualdad y la más joven en la historia de la democracia de España, Bibiana Aído; tu pregonero radiofónico animador de rutas naturales y gastronómicas, Francisco Blanco; tu pregonero taurino y cofrade, José Sánchez; tu pregonero cuartetero y nazareno, Moisés Rodríguez; y el Maestro pregonero por excelencia, Jaime Cordero Barroso.

Señor San Jorge, humildemente, desde mi condición de comerciante, quiero hacerte hoy partícipe desde mi experiencia, desde mis vivencias y desde lo más profundo de mi corazón de la Intrahistoria de tu fiesta, de los entresijos que empiezan a cocerse cuando comienza cada nuevo calendario. Aunque en esos momentos, allá por el mes de enero, lo prioritario cronológicamente es el Carnaval seguido de la Semana Santa. Pero nuestra fiesta grande ya empieza a esbozarse. Esta es la labor que nuestro alcalde, concejales y técnico de cultura y fiestas, comienzan a tejer, y nosotros, desde nuestra tienda, siempre con ellos, dispuestos a trabajar, hombro con hombro, en lo que necesiten para que no falte un detalle y poco a poco se va perfilando el programa abrileño.
Fíjate Patrón cómo se esmeran en engrandecer tu festividad, que no es San Jorge, como pudieran pensar algunos, un sinónimo de vaquillas. ¡No!. Se organiza un programa multidisciplinar en el que lo prioritario es que haya actividades para que participe todo el pueblo, desde las niñas y niños de la Guardería, pasando por todos los cursos escolares y Centro de Adulto, hasta cualquier vecino que quiera echar una mano en la caldereta o que quiera disfrutar de un bailecito ante la orquesta.

Disculpa que te cuente en primer lugar el San Jorge Deportivo, pero no podía empezar de otra manera, no sólo por mi condición laboral, que ya sabes que me muevo en este mundillo, sino también por deferencia al nuevo Premio Ciudad de Alcalá, la Unión Deportiva Alchoyano, a la que desde aquí quiero felicitar.
Alchoyano, todos sabemos de vuestra entrega, lucha, perseverancia por formar a nuestros hijos inculcándole valores deportivos, de respeto, de tolerancia, de tesón. Participáis en todas las categorías y vuestro reconocimiento, incluso fuera de nuestros límites, es extraordinario. Sois punto de referencia. Cuando me encuentro trabajando fuera de aquí, los muchachos siempre me comentan: “Hoy juego con tu pueblo”. “Estamos a tantos puntos del Alchoyano”.
Y cuando os ganan, ese triunfo de un partido vale tanto como un campeonato porque ya podrán decir con orgullo y como proeza: “¡Hemos ganado a los de Alcalá!”. Gracias por pasear también vosotros el nombre de nuestro pueblo; gracias por trabajar con nuestros pequeños y jóvenes; gracias por darnos esas tardes de sábado en las que el pabellón Pico del Campo hierve entusiasmo e ilusión. Gracias, Ángel Cumbre, Francisco Solino, Juan Puerta, Manolo Rodríguez “Regalí”, Manolo Vera, Miguel Ángel Almagro, Salvador, Marcos, Pepe G. Velázquez, y tantos otros que hace casi veinte años pensasteis que podíais ser artesanos de ilusiones y pasiones.
¡Ánimo! Y que este pueblo pueda celebrar muchos títulos.

San Jorge, ¿ves qué contentos vienen Cumbre y Solino? No pienses que es sólo por el premio que acaban de recibir. Es que ayer vendieron todos los cupones que tenían, ya que aparecía en ellos la preciosa estampa de nuestro pueblo. Después del éxito obtenido, lo mismo le proponen al alcalde que hablen con los de la ONCE para que, cuando corresponda presentar imágenes de localidades cuyo nombre comience por la letra G-, inicial de nuestro apellido Gazules, que por supuesto nos vuelvan a pedir otra foto de Alcalá. Pero esta vez será la típica desde el Puerto de Levante, la que describió una familia que por primera vez nos visitó: “Un pueblo blanco precioso, cuidado y lleno de historia, que te sorprende tras una curva al llegar… Un entorno sorprendente: bosques, praderas, montañas, arroyos, ríos,…”. A ellos les asombró encontrarse nuestra villa tan de repente, casi sin previo aviso.

Y siguiendo con el apartado deportivo, San Jorge, éste tiene una actividad que es la Carrera Popular. Son más de veinticinco años de historia. Tu pregonero deportivo, Paco López, coordinador de esta área por aquella época, y su amigo Antonio “El Villa”, los “piraos” del deporte, como uno de ellos se califica, la organizaron en sus comienzos, y siempre rodeados de colaboradores incondicionales: Pepe Ligero, los camineros: Camacho, Pepe R. de la Malla y Manolo Mena, Javier Sánchez, Paco y Antonio Herrera, Arsenio, Moreno y tantos otros .
Santo Patrón, aquí somos tan sencillos que no nos sentimos obligados a realizar eventos de carácter provincial o interprovincial. Nosotros tenemos nuestra carrera y además, popular. Participan desde 1º de Primaria hasta el Centro de Adulto y también las chicas y chicos de Baltasar que se preocupan por una vida sana: el ejercicio y la salud. Pero no quiero dejar de nombrar como participante de honor a Joselito, que siempre ha ostentado el premio al corredor de mayor edad. Recuerdo que cuando se llegaba a esta categoría, todos los colaboradores de la edición corrían con él alentándolo. Por supuesto, desde el más profundo respeto. Y su regalo era escogido muy especialmente por los coordinadores de deporte. Por cierto, hace un par de años que no participa. Habrá que indagar, animarlo y posiblemente hacerle algún día un detalle como participante de honor de nuestra Carrera Popular. También organizó esta actividad José Diego y últimamente el coordinador Eloy González, que sigue con algunos de los colaboradores incondicionales y busca otros, moviendo los hilos de nuestra sociedad alcalaína, las muchachas y muchachos de la Casa de la Juventud.
Para los más pequeños también hay participación deportiva: Las Olimpiadas, tanto para los de la Guardería como para los de Infantil. Aquí también la camiseta y la medalla es regalo seguro para ellos. Ese día todos disfrutan doblemente: primero, ensayando para la actividad y después, mostrando a sus padres, abuelos y demás familiares la medalla que ellos dicen de San Jorge, que realmente no es la tuya, pero sí de la competición en tu honor. Querido Patrón, no te imaginas las escenas que vivimos en la tienda con estos deportistas más jóvenes. Te cuento: llegan pidiendo los zapatos que más corren o que más saltan, hacen sus ensayos, prueban unos y otros y se llevan con entusiasmo e ilusión los que consideran más acertados para una jornada triunfante. También es agradable verlos llegar con el cheque regalo que sortean entre los participantes. En esos momentos disponen de unos 30 euros para gastarlos. Es la compra más reflexionada que se hace en la tienda. Cambian varias veces de decisión, no quieren que las madres intercedan y al final, como no podía ser de otra forma, el balón es el regalo más preciado, ya sea de baloncesto, fútbol o fútbol sala. Nuestras escuelas deportivas tienen mucho que ver en esta decisión.
San Jorge, tu fiesta es un manantial de ilusión de nuestros hijos, de emoción de los padres y de participación de todos los alcalaínos.

Y de nuestra fiesta deportiva pasamos a nuestro San Jorge religioso, que ha recuperado en nuestro afán de engrandecer tu fiesta, el voto de la ciudad, que lo realiza nuestro alcalde como representante de este tu pueblo. La procesión en la iglesia, con el pendón el día de tu función religiosa, es de toda solemnidad.
Ya sé lo que me vas a decir. Te vas a poner en tu papel de Padre y nos vas a tirar de la oreja: tú mereces más compañía en tu celebración, pero no te preocupes, habrá que reflexionar y nos enmendaremos un poco.

Y San Jorge es una fiesta cultural por excelencia. El 23 de Abril se conmemora el fallecimiento de tres escritores, ocurrido en 1.616: don Miguel de Cervantes, Shakespeare y el cronista Garcilaso de la Vega (El Inca) y por estas circunstancias en el año 1.995 la UNESCO declara esta jornada como Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. Y en nuestro pueblo tu impulso cultural, Señor Patrón, hace que el programa cada vez sea más denso: día del libro, teatro, cuentacuentos, pasacalles, este año presentación de nuestra historia en cómics… todo preparado para que nuestros jóvenes y niños disfruten y a su vez les vayan calando los contenidos y mensajes de estas actividades y se vayan formando y consolidando como personas con inquietudes y deseos de aprender que sean críticos constructivos y sean exigentes consigo mismos, para que seamos un pueblo cada vez más preparado culturalmente.
Los Apuntes Históricos y de Nuestro Patrimonio es un libro muy preciado porque cada año sus artículos, realizados con tanto cariño y entrega por sus autores, nos descubren algún aspecto de nuestra historia, costumbres y tradiciones, personas y personajes… Todos estamos estos días atentos para no quedarnos sin nuestro codiciado ejemplar y Jesús Barrera, con la amabilidad que le caracteriza, cumple con su labor de repartirlos lo más equitativamente posible.
En este San Jorge cultural, Santo Patrón, últimamente se han establecido dos Premios, el de Ciudad de Alcalá, por el que se valora y ensalza la labor de una persona, grupos o entidades en pro de nuestro pueblo y que en las ediciones anteriores recayó en el Centro de Adulto, en D. Fernando Toscano de Puelles y en la Agrupación Musical Nazarena, y el premio a la Mejor Camiseta que muestran nuestros paisanos en estos días de fiesta. Este galardón lo han conseguido en el primer año Ricardo, el Fotógrafo, y Eva y el pasado abril lo obtuvo un grupo de vecinos de los Larios, que mostraban en una “elástica” amarilla un bonito dibujo de esta plaza y de esta iglesia.
Te voy a contar San Jorge, que las camisetas y pañuelos con tu imagen y la del pueblo, como habrás visto en el cartel de este año, nuestra amiga Eva Guillén y su marido Sergio, han ido vendiéndolos con sus cestos y con todo el arte desde hace muchísimo tiempo. Luego nosotros, empezamos a venderlas personalizadas y por grupos. Sí, ya sabes que la sangre del comercio corre por nuestras venas y hay que hacer negocio en cualquier ocasión, pero si además esto contribuye a engalanar un acontecimiento por el colorido y la originalidad, pues doble valor tiene. No te imaginas que ya desde el mes de febrero los grupos se plantean el color, el modelo y el dibujo de cada año. Allí en el mostrador, con Carmen, comienzan las deliberaciones y ella siempre anima a que sean originales. Y a partir de ese momento, nuestros artistas del pincel empiezan a trabajar, a esbozar tu torre, tu plaza, las vaquillas y todos los elementos que caracterizan la fiesta, pero siempre tu imagen, Venerado Patrón, o tu nombre, aparece por alguna parte.
Con respecto a esto voy a contarte una anécdota y voy a bajar la voz porque no quiero que tu amigo San Sebastián nos escuche. En Paterna, cuando son los encierros callejeros, también vendemos camisetas. Es una moda, y un año un grupo nos hace un encargo y nos explican con todo detalle el diseño: detrás tenía que ir el toro de Osborne con su aspecto de casta y bravura, encima, el nombre de cada integrante y delante piden insistentemente un caballito que la gente de Alcalá lleva en sus camisetas. Nosotros rápidamente aclaramos que no podía ser, que el del caballo era ni más ni menos que nuestro patrón San Jorge y que si San Sebastián lo veía se iba a molestar; iba a pensar que el responsable de aquello era su párroco Paco Herrera que, por su condición de alcalaíno y pregonero, había preferido a su patrón de nacimiento en vez de a su patrón laboral.

Con el acto de hoy, el concierto de órgano y el pregón , culmina el apartado cultural de nuestra fiesta y nos queda por ojear el San Jorge por excelencia para muchos, el San Jorge festivo, el de la plaza abarrotada, el de la emoción, el de los padres con su hijo al hombro en un acto de querer que vea y se empape de una de nuestras señas de identidad como es esta celebración, el del saludo con aquellos que vemos de tarde en tarde, el del bailecito, el de la copa con los amigos, …
Poder tener esta celebración en este marco tan incomparable no tiene parangón. Cuando comenzamos el ascenso por nuestras empinadas calles, por nuestro laberíntico trazado y llegamos aquí, a tu plaza, San Jorge, la emoción se desborda: los farolillos, las banderitas y banderas, los estandartes con los colores de nuestra controvertida enseña, lo de controvertida por los colores que algunos utilizan futbolísticamente, y los chiringuitos que trabajan el Club de Baloncesto, el Alchoyano, la cofradía que corresponda o el Atlético Alcalá. Ellos, que durante el año luchan incansablemente, también lo hacen estos días para recaudar fondos y poder estar más aliviados económicamente. Además se implican los padres, lo cual es una forma de mostrar también nosotros a nuestros hijos los conceptos de responsabilidad, de participación y colaboración que les inculcan quienes los educan deportivamente.
También la plaza tiene un halo especial por la noche, con su colorido alumbrado, luz que desde hace 100 años nos suministra una empresa familiar y alcalaína, la Fábrica de Ntra. Sra. de los Santos.

San Jorge, recuerdo aquel toro de fuego que tanto pavor me producía. Viví intensamente en mi adolescencia y juventud las primeras vaquillas. Entonces, con mis amigas dábamos vueltas a la farola o nos subíamos con dificultad en ella, o bien nos situábamos en las escaleras de la parroquia que antes estaban directamente en el coso taurino, no detrás de las vallas. Estos recuerdos están acompañados de la mano de: Antonia Mari Cordero, Natalia Domínguez, Pepi Cordón, Rosa Almagro, Ana Mª Mansilla y Auxiliadora Ortega entre otras. Las vivencias de ahora son compartidas con mi marido, alcalaíno de adopción y de corazón, que considera tu fiesta como la más grande de todas. Él disfruta de la copa, la charla con los amigos y por supuesto, del compromiso con las escuelas deportivas de nuestros niños. Comparto también estos días con mis hijos, que van y vienen, buscándome para que controlemos la hora y, sobre todo, por dinero para el avituallamiento. Y por supuesto no considero esta fiesta sin la compañía de mi prima Mari Pepa y su marido Francisco, y de mi primo Manolo y su mujer Antonia Mari. Con ellos compartimos los montaditos, el gazpacho, la jarra de rebujito y el baile que no nos falte. Lo vivimos con ellos y con toda la plaza porque, en estos días, todos somos UNO: el deseo de disfrutar.
¡Qué deleite escuchar los pasodobles!
¡Qué emoción escuchar los pitidos del camión de José Maera!

El año pasado en estos días conocimos a unos recortadores valencianos que habían venido a Fuenteymbro a conocer esta prestigiosa ganadería. La mujer del mayoral, Susana Álvarez, es alcalaína y ella, desde ese lugar emblemático para el mundo taurino, no dudó en aconsejarles que vinieran a su pueblo, a Alcalá de los Gazules, que era San Jorge y echaban vaquillas. Ellos presenciaron nuestra fiesta y se fueron encantados con el espectáculo: la suelta del animal, la participación, el ambiente,… No nos hace falta soltar reses de considerables kilos. Algunos, medio en broma, intentando tocarnos el orgullo alcalaíno, nos tildan de que aquí echamos “cabras”, y yo siempre contesto, con todo el respeto que me produce este animal base antaño y también ahora de muchas economías domésticas, que aquí somos así de sencillos y disfrutamos con todo y además hacemos partícipes y contagiamos a nuestros visitantes, a nuestros amigos.

Y después de la segunda vaquilla de cada día, San Jorge, llega la actividad gastronómica, aspecto tan festivo como cultural. El día 23, día de tu onomástica, es un lujo ver ese cortejo que desde nuestro querido Convento por la calle Carrera, desfila con sus impresionantes dornillos hasta llegar a la plaza. Ese cortejo presidido y seguido por la terna de luchadoras de la formación, de la igualdad, del dinamismo, de la cultura, de las tradiciones, como son Inmaculada, Mercedes y Maribel, las maestras del Centro de Adultos, y por sus alumnas y alumnos que con tanta ilusión y entrega participan de todas las actividades propuestas. Esos dornillos, con uno de nuestros manjares por excelencia, que es el gazpacho caliente, comida básica de nuestras familias en aquellos años de dificultades económicas, de guerra y postguerra, comida principal para nuestras cuadrillas cuando estaban en nuestros montes, en nuestros cortijos, realizando las arduas labores del campo…
Te digo, Señor San Jorge, que hay forasteros que disfrutan de nuestra fiesta y, desde luego, el día que no se pierden es este, el 23 de Abril. Vinieron, probaron el gazpacho, la animación y la alegría, y cada año en sus agendas este día está marcado en rojo lo mismo que en el calendario alcalaíno. Nuestras amigas de la Venta El Faisán, entre otros, se han convertido en embajadoras de tu santo y cada año animan a sus conocidos para que vengan y disfruten como ellas.
La tradicional caldereta está presente en nuestras dos celebraciones patronales. Tanto ahora como en la romería, Paco “Peneca” con sus hijos, con Antonio Cózar, con Manolo “El Pipo” y con otros amantes de los fogones, la elaboran para deleite de todos. Estos mismos cocineros preparan la filetada con la carne donada por nuestra Asociación Ganadera y así se completa el tercer menú gastronómico de estos días.

Como ves, Santo Patrón, tu fiesta supone la participación y colaboración de mucha gente, de distintos grupos, tanto trabajadores del ayuntamiento como colaboradores de las diversas actividades, y la camiseta es el elemento identificativo: camiseta para los chiringuitos, para la carrera y olimpiada, para los muchachos de organización que están pendientes de que la suelta de las vaquillas transcurra con respeto al animal y sin peligro para los corredores. Camiseta también para los trabajadores de la limpieza, para los de vías y obras del ayuntamiento que, semanas antes, ya preparan las calles con las vallas, la arena de la plaza, los adornos y todo lo que se necesita para la puesta a punto del acontecimiento. Te quiero contar otra anécdota de un integrante ya de tu cuadrilla celestial que formaba parte de los trabajadores de vías y obras, Paco Oliva. Él, cada año en las semanas previas a la fiesta, siempre pasaba por la tienda para recordarnos que cuando encargaran el vestuario de estos días nos acordáramos de su talla. Insistía tanto porque temía que se tomara como medida estándar la de sus compañeros Salazar o la de Curro “El Tronco” y era evidente que entre ellos había cierta diferencia.

Querido Patrón, muchas veces he pensado que realmente Alcalá no podría tener otro Santo Capataz que no fueras tú. Tu imagen, la simbiosis entre el animal y el hombre, entre tú y tu caballo, es la realidad que tantas veces hemos vivido y vivimos en nuestro pueblo.
Tu imagen es la del arriero cuando por el monte baja con sus mulos cargados de brezos y corchos. Arrieros como el desaparecido Francisco “El Legionario”, los hermanos Lázaro y Manolo Jiménez, los hermanos Jiménez Martínez, Los Peró, Peluzas, Lateros y Luisos entre otros.
Tu imagen es la del hombre del campo que, desde la montura, maneja su ganado, la del remontista, que se luce con su caballo en los aires de la doma vaquera. La imagen de Antoñito Fernández, los Romero, los Millán, Belmonte, los Toscano, Javier Giraldez, Juan Ignacio Barea o los hermanos Juan y Blas Rodríguez.
Tu imagen no podía ser otra que la de los recoveros que antaño recorrían nuestros campos con las bestias, portando las angarillas repletas de pavos, pollos, quesos y huevos. La imagen de mi familia recovera, los Perea: abuelo Manuel y sus hijos Antonio, Desiderio, Pedro y mi padre, Manolo Perea.
Y siguiendo en este mundo del caballo, nuestro oficio artesano por antonomasia es la Guarnicionería. Seguro que fue un guarnicionero alcalaíno a Capadocia a prepararte la montura y los aparejos de tu caballo. Sería un antepasado de José Jiménez “Peluza” y de todos sus aprendices ya cualificados y por tanto también maestros de este arte: sus hijos Pedro y Julio, sus nietos Vicente y Cristina, sus sobrinos Juan y Marcelino Pizarro, Manolo Sánchez, Jesús Gutiérrez, Agustín el del Legionario, Cuesta o Lobón.
San Jorge, está claro que tenías que ser tú el Titular de nuestra comunidad.

Santo Patrón y serán casualidades de esta vida, pero tu protección ha seguido guiando siempre a muchos alcalaínos que tuvieron que emigrar en aquellos años de dificultades, de penurias. Uno de los destinos prioritarios fue Barcelona, donde tú ostentas también el honor de ser el primer Alcalde. Pienso en parte de mi familia materna, que allí se fue al igual que tantos otros paisanos. Allí tu escudo y lanza los alentaba a comenzar una nueva vida. Imagino a mi tía Cati, a mi tío Paco, a mi tía Isabel y a tantos otros alcalaínos cuando visitaban la catedral y en el claustro veían tu imagen. Seguro que mentalmente se trasladarían ante el altar de su parroquia gaditana, ante esta imagen tuya.
Condujiste también a mis tíos y a otros paisanos que se fueron a Ibiza. Ellos siempre han hecho comentarios a este respecto, dicen que se fueron de nuestro pueblo pero llegaron a una isla cuya capital tiene muchas similitudes con Alcalá. Las dos se levantan sobre un monte, están presididas por sus iglesias mayores, allí la catedral, aquí la parroquia, sus calles son también de trazado laberíntico, donde la cal de sus casas deslumbra al visitante. Pero hay más, concretamente ellos viven en un pueblo que lleva tu nombre, en San Jorge, o San Jordi, como te denominan por esas tierras. Allí ya ha nacido la segunda y tercera generación de alcalaínos-ibicencos.
Imagino a mi tío Manolo cultivando y cuidando sus animales en la parcela de este pueblo isleño. Más de una vez reviviría su infancia y juventud en su “Huerta Perdida” alcalaína.
En San Jorge viven los Pérez, los Carrasco y los Pizarro. Estos últimos, sabes que son hijos de José Pizarro, un concejal de nuestro ayuntamiento asesinado en aquellos turbulentos años por su condición de alcalaíno comprometido.
Cuando mi familia establece estas semejanzas, mi imaginación en clave de humor camina más allá, buscando otras similitudes, y entonces me vienen a la memoria las sevillanas de nuestro Coro Amigos del Camino, al que tu pregonero-guitarrista Juan Rodríguez, acompaña magistralmente. Recuerdo la letra que dice que Alcalá “tiene playa, tiene puerto y tiene minas de sal.” Si esto dice el compositor, y además podemos certificar que es cierto, compartimos entonces también estas características con los lugares que te he mencionado.
Partió hacia tierras de Monzón, tu Reino de Aragón, Fernando Acedo Costilla, para mostrar por aquellos lares sus dotes alcalaínas manejando el ganado.
También cabalgó hacia tierras de tu protección, hacia tierras cacereñas tu pregonero alcalaíno-extremeño Carlos Cordero. Él, en aquel mayo de finales de los 70, cuando nuestra patrona estaba en Alcalá, ensayó con un grupo de niñas del Beaterio varias canciones y nos enseñó concretamente dos temas, uno que comenzaba diciendo “Levántate fiel cristiano” y el otro, “Romerito”. Esta segunda composición la entonábamos en muchas ocasiones, porque era la preferida de nuestra querida hermana del Beaterio, Antonia Mª Tenllado. Carlos improvisó este coro de adolescentes para que la mañana del domingo fuéramos por las calles despertando a los paisanos con estos cánticos y así tuvieran un despertar especial el día en el que había que despedir a nuestra Madre de los Santos. Esta experiencia la volvimos a repetir en la última visita de nuestra patrona y fue muy especial, porque aquellas adolescentes de entonces íbamos ahora acompañadas, en este nuevo amanecer del mes de mayo, por nuestros hijos.

Venerable Patrón, con este pregón he querido acercarme a ti, acercarte nuestras realidades más inmediatas y a los protagonistas de tu fiesta y de tu pueblo y también he querido homenajear a los veintiún pregoneros que me antecedieron, a los que podemos considerar como pregoneros oficiales, pero hago extensivo este homenaje a todos los alcalaínos de nacimiento o de corazón, que van siempre pregonando nuestro pueblo, nuestros Patrones, nuestras fiestas y nuestras tradiciones.

Mártir San Jorge, no puedo marcharme sin pedirte algo, rogarte que continúes tu protección, que nos anime y nos aliente a que nuestro pueblo siga siendo grande por su buena gente; guía a nuestros hijos y jóvenes, que serán el pueblo del mañana, que serán nuestro futuro; haz que seamos capaces de poner en práctica el difícil binomio desarrollo-conservación. Desarrollo en el aspecto laboral, cultural, de progreso. Conservación de nuestras costumbres, de nuestro entorno, de nuestro Parque Natural.

Querido San Jorge, voy a ir finalizando porque hay que descansar que, como comprenderás, todavía queda alguna camiseta y algún zapato por vender, así que, desde mañana y hasta el miércoles, hay que trabajar duro.

Haz que tengamos unas entrañables fiestas aquí, en Alcalá de los Gazules, en Barcelona, en San Jorge de Ibiza, en Cáceres y en todos los lugares donde estamos bajo tu protección.
San Jorge, llueva, ventee o luzca el sol, si Dios quiere, aquí estaremos en tu plaza estos días para gritar:
¡Viva Alcalá!
¡Viva su Patrón!




María de los Santos Delgado Pérez
Parroquia del Mártir San Jorge
Viernes 18 de abril de 2008
Alcalá de los Gazules

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, buscando información sobre mis antepasados encontré en este blog los nombres de los peones camineros de Alcalá de los Gazules: "Camacho, Pepe R. de la Malla y Manolo Mena, Javier Sánchez, Paco y Antonio Herrera, Arsenio, Moreno.." me gustaría saber si Paco y Antonio Herrera son los mismos que estuvieron trabajando en la casilla de camineros que había en la carretera de Medina-Sidonia a Benalup-Casas Viejas, pasando el cruce de Vejer, en los años 40 y 50.. ¿sus descendientes viven en Alcalá de los Gazules?.. un saludo y gracias! ;)
carlosgasmail@gmail.com

El tiempo que hará...