Páginas

sábado, 5 de diciembre de 2009

UN GRATO RECUERDO

Quisiera rendir un modestísimo homenaje a dos personajes que en mi infancia recuerdo con admiración: María Torres y Juan Panera, ya fallecidos. Nunca supe si Panera era apellido o mote.

Ambos de Alcalá de los Gazules. Ella, cuando traer el agua a casa era un lujo, la repartía con una gran garrafa de cristal, casa por casa. A mí personalmente me llamaba la atención de aquella mujer diminuta, su enorme capacidad de trabajo e increíble coraje para con la vida.

Su trabajo no tenía horarios, el Sol se la encontraba ya en la calle y la Luna la sorprendía cuando todavía le quedaban bastantes garrafas de agua que subir por las empinadas cuestas del pueblo.

Con ella en el cielo es posible que hasta llueva.

Y qué decir de Juan, al que recuerdo por las mañanas de los domingos, muy temprano, cuando mi padre que trabajaba aquí en Cádiz, en los Astilleros, e iba al pueblo una vez a la semana para ver a la familia, nos mandaba a mi hermano y a mí por los molletes al horno del Mauro y nos encontrábamos a Juan por las calles del pueblo, con una gran cesta de pan y molletes, voceando su caliente y humeante mercancía.

Hombre enormemente afable. Con la cultura de la calle, los tiempos no daban para leer mucho, sólo tiempo para trabajar. Siempre el buen humor presidía sus relaciones con los demás. Gran emprendedor, también estuvo al frente de una venta en la que con sus dotes humanas y gastronómicas supo hacer las delicias de sus clientes.

Creo que se merece que los hijos de este pueblo generoso, que es Alcalá, les dedique un íntimo recuerdo a personas tan sencillas que tan magistrales lecciones dejaron en muchos de nosotros.


Juan Romero Huerta
Diario de Cádiz www.diariodecadiz.es
1 de Octubre de 1.995

El tiempo que hará...