Páginas

domingo, 30 de mayo de 2010

BIENVENIDA A LA VIRGEN DE LOS SANTOS EN LA PLAZA ALTA


¡Bienvenida Santísima Virgen de los Santos!

La Asociación de Vecinos de la Plaza Alta y con ella el pueblo de Alcalá y tantos devotos congregados aquí esta noche, nos sentimos felices de acogerte una vez más en este corazón espiritual, testigo mudo de tantos grandes acontecimientos.

Se une esta noche las devociones de los alcalaínos y especialmente los vecinos de este sufrido barrio, con San Jorge y la Virgen de los Santos, unidos y reconocidos como Patrones por nuestro Cabildo Municipal y por el pueblo desde el siglo XVIII, hace ya más de 250 años.

Hemos tenido los vecinos de esta Plaza Alta las dificultades propias por los que los avatares de la Historia ha sumido a nuestro Alcalá. Pero la nuestra si cabe, siempre ha sido más difícil, sobre todo más olvidada, más desconsiderada, a partir sobre todo del traslado de la administración municipal y eclesiástica a la Alameda, a partir de que el pueblo comenzó a desparramarse por la ladera del cerro y comenzó a asentarse la Alameda como núcleo central del pueblo.

Esa dificultad ha hecho de nuestras gentes más luchadoras, más solidarias, más maduras para afrontar las dificultades. Pero sobre todo las ha hecho menos materialistas y más espirituales. Nunca nos ha faltado el orgullo sano de sentirnos privilegiados por vivir en la zona alta porque nunca nos ha faltado la protección de San Jorge y de Ti, Madre de Dios, generosa y comprensiva. Para ello tuviste a bien que tantos los Beneficiados de la parroquia como el Beaterio de Jesús, María y José fueran tus brazos ejecutores a la hora de aliviar tanta pena y tanta hambre.

Pero hoy no toca hacer reivindicaciones ni de pedirte nada. Tu presencia hoy aquí, entre nosotros, ilumina más si cabe la cal de nuestras casas y durante muchos días vamos a sentirnos más protagonistas.

Tu sabes, Santísima Patrona, como somos las gentes humildes. Lo que tenemos lo entregamos. Por eso la Asociación de Vecinos de la Plaza Alta ha trabajado desde hace meses para adecentar nuestro barrio, que es tu casa, y nos hemos empeñado hasta donde hemos podido, para ofrecerte esta plaza renovada y vistosa. Nos hemos engalanado con nuestras mejores galas y te hemos ofrecido con ello nuestra más cariñosa bienvenida. Sin embargo somos conscientes de que a Ti lo que te alegra esta noche es ver a tus hijos e hijas unidos en un pensamiento común de Amor, de Amor con mayúsculas, de devoción sincera que sale de corazones agradecidos.

Tú nos has visto trabajando por Tii y para Ti. Sabes la alegría con que lo hemos hecho. Niños, adultos, ancianos con los ojos iluminados por tu Luz, despertando en todos una ilusión que hoy compartimos con nuestros vecinos, con todo Alcalá de los Gazules.

Lejos quedan los días en que esta Plaza Alta estuvo habitada por los Duques de Ribera, las Monjas Clarisas, los Collados, Diosdados, Villanueva, Viera, Villegas... Nombres importantes e históricos. Algunos han permanecido. En otras ocasiones han sido sustituidos por otros que ocupan su lugar como los Expósitos, Gómez, Salcedos, Navarro, Pizarro, Cózar, Ramírez, Oliva, Sánchez, Richartes...

En el camino han quedado muchos. Unos se marcharon buscando mejores oportunidades, otros nos dejaron para siempre. Todos forman parte de nuestra idiosincrasia, porque han sido y son la esencia de un barrio que ha bebido siempre de su sabiduría popular y los ha respetado y querido como catedráticos de la Universidad de la vida. Por eso en nuestro corazón están siempre y por eso viven en nuesra memoria. Para ellos va ese cartel que hemos simbolizado en dos personas, pero que recoge el espíritu y el agradecimiento que sentimos por nuestros predecesores, por nuestros bienhechores.

Son testigos de sus quehaceres cotidianos sus calles: San Jorge, San Francisco, Monjas, San Vicente, Soledad. Ninguna zona del pueblo con más nombres religiosos, nombres que ha sobrevivido a las modas y a los avatares políticos. Nombres identificados con la espiritualidad de este barrio por ende de nuestro pueblo.

En ellas también tantos recuerdos a Ti, tantos azulejos con tu imagen. Aquí en la Plaza Alta se colocó el mayor exvoto, el altar que levantó Francisco Diosdado bajo la Puerta del Sol. Cuántos de nosotros tuvimos oportunidad de rezarte, de pedirte, de consolarnos ante tu imagen en esa capilla, privilegio de este barrio, hoy ya desaparecida.

Y hoy te tenemos presente, te sentimos presente, y notamos también tu alegría, por vernos a todos contentos y felices.

Podríamos decirte muchas cosas, que tu ya sabes, pero ya cada uno, con tiempo y con el silencio protector que nos brinda tu manto, te iremos contando.

Hoy nos volvemos a felicitar. Te volvemos a dar la bienvenida y reiteramos ante Ti y ante nuestro pueblo el voto de fe y devoción que siempre te hemos profesado.

Danos siempre tu protección. Ayuda a nuestras familias y vecinos porque falta nos hace, y no olvides, que aquí en esta parte alta del pueblo tienes tu segunda casa.

En nombre de la Asociacion de Vecinos de la Plaza Alta, ¡bienvenida Patrona!

¡¡Viva la Virgen de los Santos!!


Antonio Salcedo
1 de mayo de 2010

El tiempo que hará...