Páginas

jueves, 29 de diciembre de 2011

JUAN JOSÉ MACHO MORENO


Ahí en las escaleras
junto a la Farmacia,
o un poco más abajo
aquí junto a la Plaza.

Ahí con su gorra negra,
aquí con su ropa seria,
curtida su piel tostada
y patillas bandoleras.

Frágil su cuerpo erguido,
limpia siempre la mirada,
salvaje y clara su voz,
y su suerte resignada.

El higo chumbo en verano,
en invierno tagarninas,
los espárragos por cientos
ahí junto a la esquina.

-¿De chumbos una docena?
Hacia la cesta se inclina
y mientras apura un pitillo
el ritual da comienzo
con habilidad y estilo.

El chumbo en la mano izquierda,
la navaja en la derecha,
y de tres golpes certeros
el fruto estará ya fuera.

-¡Juan, que sólo doce quería!
dice el honrado cliente,
¡Y por quince va usted ya!
pero Juan es buena gente
y no importa la cantidad.

Porque Juan es generoso,
educado y servicial,
y aunque tiene sus carencias
corazón le ha de sobrar.

Con el paso de los años
su salud ya se quiebra,
el dolor llega a sus huesos
y el alma se desconsuela.

Y al igual que sus pitillos
se nos fue apagando Juan,
y el viento lo aligeró
sin poderlo reavivar.

Y una tarde de otoño
nos dejó un poco más solos,
pero todos recordaremos
al hombre amable y bueno
que fue Juan El Carriolo.


Paco Gil
2011

El tiempo que hará...