Páginas

jueves, 5 de abril de 2012

SEMANA SANTA DE ALCALÁ DE LOS GAZULES

FUERON TRES

Cuando Pedro tres veces le negó

Al Maestro en aquella noche fría,

Eras tú quien con tanta cobardía

Dices sí cuando debes decir no.

Si en la calle tres veces se cayó

Con la Cruz porque el peso le excedía,

Era yo que en sus hombros le ponía

Tanta carga que, al fin, se derrumbó.

Al clavarlo con tres clavos siniestros

Entre todos buscamos un martillo

Y los golpes, sin duda, fueron nuestros.

Y colgado tres horas, tan sencillo

Hoy lo vemos, tal vez, sin compasión,

Como objeto de adorno o procesión.



José Arjona Atienza

El tiempo que hará...