Páginas

domingo, 1 de julio de 2012

AÑORANZAS


AÑORANZAS


Cuando le hablo de Alcalá
y comento su valía,
a veces me dice un amigo
que tengo en la lejanía,
que mi pueblo es sólo un pueblo,
como el de cualquier vecino,
igual que su pedanía.

¡Qué torpeza e ignorancia!
¡Qué poco sabio es mi amigo!...
Como buen alcalaíno,
voy a enseñarle a este hombre
cosas que viven conmigo,
para que sepa por siempre,
de lo bueno…lo divino.

Mi pueblo no es cualquier pueblo.
Tiene unas cosas mi pueblo
que muy pocos pueblos tienen,
cosas que no vende nadie,
y que sólo Dios concede;
y aquí se mostró rumboso;
dio con generosidad…

En su vida tan longeva,
romana, mora y cristiana,
miles de años de historia;
y el título de ciudad;
en su nombre musical,
tan precioso y diferente,
que suena a la misma gloria,
como un coro angelical.

El carácter de su gentes,
que derrochan simpatía
y te acogen diferentes;
y esas mujeres tan guapas,
que solo con la mirada
y sus saladas sonrisas,
derriten sierras de nácar.

En que es tierra gaditana,
lugar donde habita el arte,
y aquí se muestra con ganas
para que nada nos falte;
en el blancor de su cara,
que se muestra sin afeites
para alegrarte la vista.

Teja moruna y cal blanca;
en sus paisajes serranos,
con ese Aljibe mandando
aguas puras hasta el llano,
que riegan sus bellos campos.

Tan solo por las dos torres,
que entre almenas se retratan
y el cielo les da armonía,
es mi pueblo más bonito
y tiene más alegría,
que todos los tuyos juntos.

Que mi pueblo no es tu pueblo,
mi pueblo es de Andalucía.
Y para que nunca vuelvas
a dudar tu de mi pueblo,
y te ilumine la aurora,
por si es poco lo que he dicho,
tiene también una ermita
donde vive la Señora.

Y allí encuentro a manos llenas,
alivios para mis penas
y consuelo el alma mía.

Pues mi pueblo no es tu pueblo,
tiene de azul la corona,
y tantas cositas buenas,
que todo aquel que lo pisa,
y asiste a sus romerías.
Todo aquel que aquí se asoma
conviviendo con sus gentes,
lo considera por siempre,
la flor de la serranía.




Francisco Teodoro Sánchez Vera
Roma, 2 de noviembre de 2010

A mi nieta Laia el día de su nacimiento.

El tiempo que hará...