Páginas

martes, 25 de febrero de 2014

EL PUEBLO DE ALCALÁ Y LA VIRGEN DE LOS SANTOS - EL PESO DE LA TRADICIÓN II


Los efectos políticos y sociales de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y la crisis de 1917 en España (militar, política y social) constituyeron un punto de inflexión en el régimen de la Restauración Borbónica provocando la crisis de la Monarquía.

La neutralidad en la guerra provocó una espectacular expansión de la economía que enriqueció a la burguesía industrial y financiera mientras las clases trabajadoras sufrieron un descenso de su nivel de vida a pesar del alza, con retraso, de los salarios, por la escasez y por la subida vertiginosa de los precios de los productos de primera necesidad. Más grave fue la situación en las zonas agrarias donde se acentuó la precaria situación de los campesinos, forzándolos a la emigración o a vivir en la incertidumbre y la miseria lo que provocó una gran agitación social del mundo obrero.

Alcalá de los Gazules no era ajeno a este estado de cosas, acentuadas por las disputas políticas, envueltas en el caciquismo y el pucherazo, y que provocaban continuas denuncias en las elecciones de concejales. Esta corrupta práctica política y la estructura de la propiedad de la tierra, junto con las arbitrarias fórmulas de “contratación” llevaron a los trabajadores del campo de Alcalá a una paupérrima situación económica a la que hicieron frente recurriendo a las huelgas, al socorro público, a las negociaciones con los patronos, etc. (1)

Todo ello se agravaba con la caprichosa situación meteorológica que alternaba periodos de muchas lluvias con periodos de sequías. Unas veces porque no se podía trabajar y otras porque no había trabajo, los más de 9.000 habitantes de Alcalá, la mayoría dependientes del campo, malvivían en una ciudad en la que alternaba el duro contraste de la riqueza y la pobreza.

En esa situación se encuentra un artículo publicado en El Correo de Cádiz con fecha 15 de mayo de 1917., que reproduzco literalmente:

         “Con motivo de la sequía que experimentábamos en esta ciudad, acudieron los vecinos al alcalde, pidiéndole viniese en procesión de rogativas Nuestra Amadísima Patrona, confiando en que ella como madre toda bondad para con sus hijos, conseguiría del Altísimo el remedio a la necesidad de este pueblo.
       Por tanto, reunido el Excmo. Ayuntamiento el 28 del pasado, acordó que se trajese tan veneranda imagen y siguiendo la tradicional costumbre en estos casos, se nombraron por el Municipio dos diputados que fueron D. Gonzalo Carrillo y D. José Quijada, oficiando acto seguido el señor Arcipreste dándole cuenta del acuerdo tomado y para que dicho señor a su vez nombrase otros dos diputados eclesiásticos, siendo designados los Coadjutores D. Pedro Iglesias y D. Pedro Montemayor.
       Al siguiente día los cuatro citados señores, acompañados de otros muchos recorrieron el pueblo para hacer una colecta a fin de recaudar fondos, terminada la cual acordaron en la mañana del día 30 dar una limosna a los pobres en dicho Santuario, y en la tarde del mismo día sacar procesionalmente a Nuestra Amada Patrona, para traerla a la ciudad.
       Imposible es describir el entusiasmo del pueblo al llegar la procesión al río, viéndose una compacta masa de gentes que no cesan de prorrumpir en vivas entusiastas a la Virgen de los Santos.
       Pero sobre todo merece especial mención la llegada de la procesión al puente, donde espera la veneranda efigie de Ntro. Padre Jesús, siendo aquel un momento solemne, viendo a todo un pueblo postrado en tierra en medio del campo, mientras se hacían las rogativas para conseguir el remedio a la calamidad que nos amenaza.
       Sigue la procesión hasta llegar al pueblo, aumentando más el número de personas que la sigue hasta el hermoso templo parroquial, donde hace su entrada próximamente a las nueve de la noche, entre los acordes de la Marcha real, un alegre repique de campanas y las aclamaciones de la multitud, en cuyos momentos y estando la Iglesia rebosante de personas, sube al púlpito el Sr. Arcipreste para darle la bienvenida, entonándose acto seguido la Salve.
       El día 1º de Mayo, al toque de oraciones, dio comienzo la Novena de rogativas, estando los sermones a cargo del antedicho Sr. Arcipreste, el que durante nueve noches ha explanado de un modo magistral el salmo De profundis (2)
       Y como era de esperar, Nuestra Amadísima Patrona no desatendió los ruegos de sus hijos, pues al segundo día de Novena ya las nubes anunciaban que el agua estaba próxima y en efecto, los días tercero y cuarto caía en abundancia, remediando la calamidad que afligía a nuestro pueblo.
       El domingo 13, a las doce de la mañana, con asistencia del Excmo. Ayuntamiento, tuvo lugar la solemne función de acción de gracias, celebrando la Misa el M.I. Sr. Lectoral de Ceuta don Antonio Romero Barea, ministrado por los señores Gámez e Iglesias.
       El sermón, que como los de la novena, estuvo a cargo del señor cura propio de esta parroquia don Pedro Martínez Machado, fue muy elocuente, como todos los suyos, desarrollando el tema Monstra te esse Matrem(3) y exponiendo el patrocinio que la Virgen de los Santos ejerce sobre este pueblo, que no debiera llamarse, dice el orador, Alcalá de los Gazules sino Alcalá de la Virgen de los Santos, terminando con una fervorosa súplica, que conmovió profundamente a los numerosos fieles que llenaban las naves del hermoso templo parroquial.
       Durante la Novena ha estado la parte musical a cargo de los señores D. José Cobos y D. Manuel Rodríguez, sochantre y organista de la parroquia, manifestando dichos señores su maestría en dicho arte.
       En la función de acción de gracias, por los antedichos señores y el señor Peñalver, se cantó una escogida misa que obtuvo una esmerada interpretación como igualmente un “Ave María” después del ofertorio y “O sacro convivium” (4) después de alzar, cantado por el Sr. Peñalver.
       Todas las noches viene celebrándose el mes de María, ante el altar de la Patrona, terminándose con letanía y Salve cantada.
       El día 31 (D.M.), saldrá procesional tan veneranda Imagen a las dos de la tarde para visitar el Convento de Clarisas y el Beaterio de Jesús, María y José y en la mañana del siguiente día, primero de Junio, regresará a su Santuario.
       Una vez más ha recibido este pueblo una prueba del cuidado con que vela la Virgen de los Santos por sus muy amados hijos.”


El Corresponsal
15-5-1917


Alcalá de los Gazules, en su desesperación, ante un periodo de prolongada sequía, vuelve su vista hacia el Santuario de Nuestra Señora de los Santos, implorando clemencia y ayuda.

Es la vieja costumbre, que por reiterativa, no deja de ser novedosa, sobre todo porque de ella se extraen datos de lo que ha sido el PESO DE LA TRADICIÓN en la relación del pueblo de Alcalá y la Virgen de los Santos.

Varios datos me llaman la atención

  1. Los vecinos acuden al alcalde (Manuel Ahumada Granara) pidiéndole que viniese la Virgen del pueblo. Seguramente la Hermandad, refundada en 1910 por el Padre Pedro Martínez Machado, había dejado de funcionar hacía tiempo por falta de hermanos interesados, pues dos años después de este acontecimiento, cuando el Párroco realiza el ELENCO DE 1919, no nombra a la Hermandad entre las hermandades y cofradías de Alcalá. ¿Pero por qué no se dirigen en primer lugar al Párroco?
  2. Es el Ayuntamiento de Alcalá el que acuerda traer la Virgen al pueblo y se lo comunica al Arcipreste.
  3. Como es costumbre se nombran para dicho traslado dos representantes del Ayuntamiento (don Gonzalo Carrillo Salcedo y don José Quijada Hidalgo, 2º y 3º tenientes de alcalde)  y dos de la Iglesia (Desconozco los nombre, pero supongo que serian el Párroco y otro sacerdote))
  4. Los gastos de la venida de la Virgen se sufragan con las limosnas del pueblo.
  5. El camino es la cañada de Barbate, donde en el Puente del Prado espera Nuestro Padre Jesús Nazareno.
  6. Martínez Machado en los escasos años que lleva en Alcalá ha comprendido que la devoción de este pueblo trasciende cualquier organización hasta el punto de proclamar que el pueblo debería llamarse “Alcalá de los Santos”.

Como se ve una vez más, el pueblo de Alcalá ha tenido en su Virgen un consuelo permanente y ha canalizado su devoción a la Virgen tanto a través del Ayuntamiento como de la Iglesia. Por algo será.

NOTAS

  • (1) ABC – Viernes, 26 de enero de 1.917 página 17

Crisis obrera – Cádiz 26.- Comunican de Alcalá de los Gazules que varios grupos obreros solicitaron socorro, dando motivo a que se alterase el orden público. Intervino la Guardia Civil, quedando restablecido el orden.

    La Vanguardia, 3 de febrero de 1915, página 15.
    En Alcalá de los Gazules, más de 500 obreros han pedido socorro ante su precaria situación.

La Vanguardia, 3 de febrero de 1915, página 15.
    Se ha resuelto la crisis obrera de Alcalá de los Gazules, que ha durado 40   días y a la cual ha hecho frente solamente el pueblo.

La Vanguardia, 21 de junio de 1915, Página 8.
Los obreros agrícolas de Medina Sidonia y Alcalá de los Gazules, han presentado a los patronos respectivos unas bases de trabajo para un año. En caso de no aceptarlas irán a la huelga. Los alcaldes han convocado a los patronos.


(2)             Salmo “De profundis” Aunque es un salmo penitencial es aún más un salmo de esperanza. Es una oración en la que se expresa la confianza en Dios. El salmista reconoce sus pecados y espera la rehabilitación de la misericordia divina. Confiado en su bondad el salmista implora perdón y protección para él y su pueblo.

(3)             Monstra te esse Matrem – Muéstrate Madre.

(4)     O sacro convivium – Oh banquete sagrado. Texto latino en honor del Santísimo Sacramento.


En el año 1917 se produce un incremento en la mortalidad infantil (Ismael Almagro Montes de Oca. Historia de Alcalá de los Gazules. La mortandad infantil (1916-1921)
Durante el año 1917 la Virgen vino al pueblo al menos en dos ocasiones más (Septiembre y Noviembre).




 Jaime Guerra Martínez
25 de Febrero de 2014

El tiempo que hará...