Páginas

domingo, 15 de junio de 2014

HIMNO A ALCALÁ DE LOS GAZULES



En  la  sierra  gaditana,
Alcalá  luce  su  historia,
romana, mora  y  cristiana
y  su  belleza  notoria.
 
Alcalá  de  los  Gazules,
  verdes  montes  andaluces
y  blancos  amaneceres;
bajo  sus  cielos  azules,
nacen  hombres  y  mujeres,
llenos  de  gracia  y  de  luces.
 
Fuiste  un  clavel  reventón
en  la  época  romana,
  un  ramito  de  jazmines
cuando  tu  eras  musulmana
y  florecillas  del  campo
para  Los  Santos  cristiana.

Del  Imperio  de  Occidente
un  edicto  llegó  un  día
otorgándole  a  tu   gente
grado  de   ciudadanía.
Por  eso  esta  gran  ciudad,
es  ilustre  y  soberana
y  adora  su  libertad
desde  fecha  tan  temprana.

 ¡Regina,  qué  bello  nombre,
Roma  te  supo  poner!
Columela, aquel  gran  hombre,
a  ti  se  acercó  a   saber
cosas  de  tu  agricultura
y  en  Roma  llegó  a   poner
este  saber  a  una  altura
que  nadie  llegó  a  tener.

Vestido  de  oro  y  de  azul,
a  tu  castillo altanero,
llegaba  siempre  Gazul
vencedor  de  hombres  y  toros;
pues   era  el  mejor  lancero . . .
el  orgullo  de  los  moros.

Más  tarde  un  gran  rey  cristiano,
don  Alfonso  se  llamaba,
firmó  de  su  propia  mano
que  Alcalá  se  te  llamara.
Y  sobre  un  fondo  de  gules,
hizo  grabar  tu  apellido,
te  llamó . . . de  los  Gazules,
por  tus  hombres  aguerridos,
por  tus  temidos  gazúes.

¡Ay  Alcalá, ay  Alcalá, ay  Alcalá!
Un   manantial  de  ilusión,
y   nadie  sabe  explicar
el  embrujo  y  la  pasión,
  que  cuando  te  oyen  nombrar,
sienten  en  su  corazón.

Tenemos  que  presumir
de  nacer  alcalaínos,
de  esa  forma  de  sentir
que  practican  sus  vecinos;
de  esa  forma  de  vivir. . .

   
Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
  Mayo  2014

  

El tiempo que hará...