Páginas

domingo, 1 de junio de 2014

LA VIRGEN Y EL RÍO



          Acabo  de  llegar  del  sur  del  sur  de  España, de  Andalucía  la  Baja.  Mientras  el  AVE  dejaba  atrás  las  tierras  de  Sevilla  y  Córdoba  y  se  adentraba  en  La  Mancha, he  ido  recreando  las  imágenes  que  tan  frescas  conservo  en  la  memoria,  de  los  momentos  tan  dichosos,  que  he  pasado  en  mi  querido  pueblo, mi Alcalá  de  los  Gazules,  mi  tierra  de   siempre  y  para  siempre.  Mi  Andalucía  la  Baja.  Y  me  ha  venido  el  recuerdo  de  un   gran  cantor  de  estas  tierras,  he  recordado  al  gran  poeta  de  la  generación  del  27,  Fernando  Villalón.  Fernando  nació  en  Sevilla  y  estudió  con  los  jesuitas  del  Puerto  de  Santa  María.  Villalón  amaba  profundamente  esta  tierra.  Además  de  poeta,  fue  ganadero  de  reses  bravas.  Tenía  la  intención  de  seleccionar  un  tipo  de  toros  bravos  que  tuvieran  los  ojos  verdes.  Otro  poeta,  de  Arcos,  Antonio  Murciano, dice  de  él  en  una de  sus  preciosas  coplas : “a  los  lomos  de  un  cantar / por  los  prados  de  la  muerte / va  Fernando, mayoral / de  toros  con  ojos  verdes”.
          Yo  al  igual  que  Fernando, quiero  cantarle  a  nuestra tierra.  Naturalmente  que  soy  consciente  de  mis  carencias  poéticas  y  me   reconozco  grandes  limitaciones  en  conocimientos  literarios;  pero  en  cuanto  a  cariño  por  esta  tierra. . .  en  eso  no  me  siento  inferior  a  nadie.  Amor  por  la  Señora  de  los  Santos.  Amor  por  Alcalá  y  sus  cosas.  Amor  compartido  con  todos  los  alcalaínos.  Da  gozo  ver  a  todo  un  pueblo,  entusiasmado  y  unido  por  el  amor  a  su  Patrona.  Estos  días  estábamos  todos  de  acuerdo,  no  había  ninguna  discusión,  ninguna  controversia.  La  Virgen  es  de  todos, todos, todos  los  alcalaínos  por  igual.  Por  eso,  teniendo  tan  frescos  los  innumerables  momentos  vividos: imágenes  de  la  Virgen  en  la  Portada,  la  Virgen  por  las  veredas,  el  paso  del  río,  el  encuentro  con  el  Nazareno  de  alma  y  ropaje  blancos,  la  despedida  en  la  Alameda  delante  de  un  pueblo  entregado,  su  bella  y  deslumbrante  figura  en  el  altar  mayor, guardada  con  celo  por  San  Jorge . . . Todos  estos  recuerdos  me  hacen  entender, así  me  lo  perece,  que  este  nuestro  río  Barbate,  no  es  un  río  cualquiera;  porque  La  Virgen  de  los  Santos,  al  pisar  sus  aguas,  lo  hace  diferente,  lo  convierte  en  un  río  sagrado.
            Y  con  este  pensamiento,  mientras  el  tren  corría  veloz  cruzando  España,  escribí  este  poema  que  DEDICO  A  TODOS  MIS  PAISANOS/AS :

“Sierra  del  Aljibe  mora,
por  tu  agreste  orografía,
corre  cantarina  y  sola,
agua  de  tu  fuente  fría,

que  baja  buscando  el  llano,
circulando  entre  jarales,
despacio, regando  un  plano
de  sembrados  y  animales.

Barbate  tranquilo  y  mudo…
tienes  la  más  alta  gloria
que  corriente  nunca  tuvo,
porque  agrandando  tu  historia

te  cruzó  nuestra  Patrona,
la  Reina  de  los  Gazules,
y  el  fulgor  de  su  corona,
brilla  en  tus  aguas  azules.

Eres, pues,  un  río  sagrado
que  por  tierras  gaditanas
vas  contando  lo  pasado
a  camperos  y  serranas.

Cuando  llegues  hasta  el  mar,
con  las  caras  de  tus  cantos,
álzale  el  más  bello  altar. . .
a  la  Virgen  de  los  Santos “.

Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
1 de Junio de 2014
  



El tiempo que hará...