Páginas

miércoles, 8 de febrero de 2017

YO AMO A MI TIERRA



            Hace  tiempo  vi  una  película  sobre  la  vida  del  Papa  Juan  XXIII,  hoy  San  Juan  XXIII.  No  recuerdo  el  nombre  del  largometraje,  pero  me  acuerdo  muy  bien  de  una  de  las  escenas  finales  del  film, en  la  que  encontrándose  el  anciano  Santo  Padre  en  el  lecho  de  muerte, después  de  recibir  los  Últimos  Sacramentos,  cercano  ya  su  final ; le  susurra  a  su  secretario  personal, que  amaba  a  Sotto  il  Monte. ( Ese  era  el  nombre  del  pequeño  pueblo  rural  en  el  que  había  nacido  el  Pontífice. Sotto  il  Monte  está  en  el  nordeste  de  Italia, en  la  provincia  de  Bérgamo, región  de  Lombardía.   El  pueblo  actualmente  se  llama  Sotto  il  Monte  Giovanni  XXIII ).  También  le  dice  que  nunca  había  olvidado  a  su  pueblo,  a  su  campiña, sus  laderas  verdes;  y  que  siempre  estuvo  con  el,  en  cada  uno  de  los  lugares  en  los  que  había  estado  sirviendo  a  los  intereses  de  la  Santa  Madre  Iglesia.

            Ángelo  Giuseppe  Roncalli,  que  así  se  llamaba  Su  Santidad,  era  un  hombre  de  pueblo, un  campesino  humilde,  el  tercero  de  los  once  hijos  que  tuvieron  sus  padres;  y  vivió  pocos  años  en  Sotto  il  Monte,  pues  marchó,  siendo  un  niño  de  diez  años,  al  seminario  y  volvió  a  ver  a  su  familia,  regresó  a  su  tierra  natal,  cuando  fue  ordenado  sacerdote.  Disfrutó  poco  tiempo  de  su  pueblo  y  de  sus  vecinos,  pero  no  pudo  olvidarlo  nunca, siempre  estuvo  a  su  lado, siempre  lo  llevó  consigo.
            El  recuerdo  de  esta  parte  de  la  película  que  os  cuento,  me  hizo  escribir  un  poema  en  el  que  intento  explicar  ese  cariño, que  yo  comparto  totalmente,  por  la  tierra  de  uno.  Yo  también  salí  de  Alcalá  siendo  un  niño  y  ya  no  volví  jamás  a  vivir  de  forma  permanente  en  el.  Y  como le  sucedía  al  Papa  Roncalli, mi  pueblo  siempre  vino  conmigo  a  cuantos  lugares  me  llevó  el destino.  Yo  amo  a  mi  tierra  y  a  las  personas  que  la  pueblan;   y  siento  un  profundo  dolor  cuando  me  encuentro con  paisanos  indiferentes,  fríos  y  poco  interesados  por  la  tierra  en  la  que  nacimos  y  por  sus  gentes.  Las  personas  bien  nacidas  veneran  sus  raíces,  aman  a  sus  mayores  y  guardan  sus  recuerdos  en  el  alma.  Entiendo,  que  aquellos  que  marcharon  huyendo  de  la  pobreza ( esa  lacra  que  parece  que  nunca  desaparecerá  de  nuestro  pueblo),  se  sientan  felices  y  orgullosos  de  haber  progresado  en  otros  lugares  de  España  o  del  mundo,  a  los  que  guardan  cariño  y  respeto. Me  parece  una  cosa  correcta  y  lícita.  Pero  eso  no  les  debe  llevar  a  olvidar  a  su  tierra,  a  denigrar  de  su  pueblo.  La  tierra  es  santa,  la  tierra  es  bendita …  y  de  ninguna  de  las  maneras  es  culpable  de  su  salida; tu  tierra  no  fue  la  causante  de  esa  marcha,  a  veces,  amparada  en  la  oscuridad  de  la  noche  y  como  sintiendo  vergüenza  por  tener  que  irse  en  busca  de  un  bienestar  que  no  podían  encontrar  en  su  pueblo.  No  le  echemos  la  culpa  a  la  tierra.  Los  culpables  fueron  unos  malos  gobernantes  que  no  supieron  o  no  quisieron  crear  las  condiciones  necesarias  para  crear  los  puestos  de  trabajo  que  evitaran  que  los  hijos  de  esta  hermosa  tierra  tuvieran  que  abandonarla.  Así  que  el  pueblo  no  fue  el  culpable  de  eso,  lo  fueron  las  personas  que  tenían  que  tomar  decisiones. Las  personas  que  mandaban  en  el  país.

               Este  es  el  poema  que  escribí  sobre  este  tema  del  que  hablamos  y  que  es  el  título  que  encabeza  mi  artículo:

YO AMO A MI TIERRA

Algunos  no  han  comprendido
la  larga  historia  que  encierra,
el  cariño  desmedido
que  le  profeso  a  mi  tierra …
en  la  que  poco  he  vivido.

No  necesito  habitarla
para  que  viva  conmigo.
Como  si  mi  sombra  fuera,
camina  siempre  a  mi  lado
como  amada  compañera.

Cuando  estaba  desolado,
hasta  mi  encuentro  salía …
y  al  ver  su  cielo  azulado
mi  pena  se  diluía.

Por  eso  quiero  a  esta  tierra
donde  mi  madre  vivía …
de  cuyo  vientre  naciera …
¡¡ puede  haber  más  alegría !!.




Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera

Febrero  2017

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Hago mío tu poema con tu permiso. Gracias

El tiempo que hará...