Páginas

martes, 27 de mayo de 2008

TÍTULO DE SOCIO HONORÍFICO PARA DON FRANCISCO VÁZQUEZ SÁNCHEZ

BIOGRAFÍA BREVE

FRANCISCO VÁZQUEZ SÁNCHEZ, EL HOMBRE CAZADOR.

Nace en Alcalá de los Gazules el 9 de noviembre de 1922, dentro de una familia numerosa y muy unida.

Su vida se inicia en el campo, pues su padre solía tener arrendamientos de aprovechamientos en fincas donde se cultivaba y se guardaban rebaños. Lo hacían todos unidos, hasta tres y cuatro generaciones vivían juntas: Abuelos, Padres, Tíos y Sobrinos en el mismo Cortijo, o las casas de Fatiga, por la Junta de los Vázquez.

Deja el campo para regentar un comercio de Ultramarinos y Panadería, negocio en el que ha trabajado, día y noche, durante más de 40 años. De día atendiendo en la tienda y de noche cuando surgía cualquier imprevisto en la panadería, avería en la maquinaria, falta de luz, la enfermedad de algún empleado panadero, etc.… Famoso era el pan macho o moreno, o los molletes que a las 9 de la mañana ya estaban en Cádiz a través del Correo (autobús de Transportes Comes).

Contrae matrimonio en abril de 1954 y tiene 6 hijos, tres hembras y tres varones. En la actualidad es viudo.

Sin embargo, en el caso que nos ocupa, debemos tratar o referirnos al “hombre aficionado a la Caza”. El Francisco Vázquez “cazador” es un caso especial, porque él no contaba nunca nada de sus cacerías, ni presumía de sus capturas, tampoco exageraba de lo que acontecía, en absoluto, pues no le hacía falta por su sencillez, honestidad y por ser poco hablador.

Piensan sus hijos que Francisco nació con un arma en las manos, o por lo menos rodeado de armamento, ya que, por aquellos tiempos, en los Cortijos, donde moraba mucho gentío, familias y asalariados para la faena cotidiana del campo, solían disponer de pistolas y escopetas para la defensa y ocio. La cacería abundaba por todo el contorno pero el material para cazar no existía. Los cartuchos se cargaban con clorato y picón de Zarza; la pólvora escaseaba y ésta era una solución. “Se comprimía con taco de corcho hecho con la navaja, el plomo colado con una lata agujereada para confeccionar la munición. Haciendo varias recargas y detonaciones daban con el cartucho apropiado para cada ocasión o lance.”

Francisco perteneció a las famosas guardias rurales o Somatenes, cuando pudo sostener una pistola ya la llevaba al cinto, en la cintura, la escopeta en la grupa del caballo, en su funda enganchada. Acababa la faena y disfrutaba de ratos de caza, siempre con buenos perros en su compañía. Famosos fueron “su Julio, Lucero, ó Alerta –única perra con tres patas, una la perdió siendo cachorra-, Terrible, Astrom, etc.” En la actualidad está “Chochito” con su perra podenca “Linda”, a la que saca todos los días a pasear y a hacer sus necesidades.

Ha cazado en toda la provincia de Cádiz, tanto en la modalidad de caza menor como en la de caza mayor. Tiene buenos amigos “hechos en días de cacerías”, se ha codeado con las mejores escopetas de la provincia y parte del extranjero. Famosas fueron aquellas tiradas de platos y pichón en el Prado con sus compañeros y amigos Tomás y Pepe Mateo, Antonio Torres, su primo Cristóbal Sánchez, su hermano Julio Vázquez,...

Siempre cazaba lo imprescindible, nunca abusaba en este tema. No ha sido un cazador fatiga. Cuando al sacar las tripas de una coneja que estaba preñada él sólo se echaba la veda hasta la siguiente temporada.
En la caza mayor, no tiraba a las hembras de ninguna especie; respetaba a las ciervas y, sobre todo, a las cochinas paridas o preñadas. Lo tenía por norma y “era su ley”.

En Alcalá ha sido “pionero en la caza del Zorzal”. Cuando nadie practicaba esta modalidad de caza él ya lo hacía, con su amigo Tomás Mateo, en la finca El Lario.

Fue Presidente de la Primera Peña de Cazadores de la localidad. Le eligieron a raíz de matar un Ciervo en la finca de Murta, cuando la tenía arrendada Don Jaime Domecq Ibarra. Ese animal, o como él dice: “ese bicho”, pesó la friolera cantidad de 170 kilos a la canal. Medalla de Oro, con doce puntas. Hoy se puede ver en el Casino de Jerez.

En la actualidad sus tres hijos son practicantes de la caza con esa misma enseñanza. Cuando cada uno de ellos tuvo edad de disparar le compró su escopeta. Han disfrutado bastante juntos en infinidad de lances.

Hasta esta temporada, con sus 85 años de edad, ha participado, y ha disfrutado, en varias monterías y ganchos organizados por el Club Deportivo de Cazadores “El Cernícalo”. Pero eso sí, con su escopeta de toda la vida, “la que balea bien”, pues Francisco Vázquez Sánchez nunca disparó con rifle, no le gustaba.

Por todo ello, esta entidad ha tenido a bien reconocer los merecimientos deportivos que, como cazador, recaen en la persona de Don Francisco Vázquez Sánchez y le otorga el Título de SOCIO HONORÍFICO del Club Deportivo de Cazadores “EL CERNÍCALO” de Alcalá de los Gazules.

Con el cariño y el respeto de su familia, -en especial de sus hijos Pepe, Manuel
y Francisco-, de sus amigos, compañeros y aficionados al deporte de la Caza.

En nombre de todos ellos, Juan García Macias
Presidente del Club de Cazadores “El Cernícalo”.

En Alcalá de los Gazules, a 15 de mayo de 2008, día de la presentación y apertura de la 1ª Feria Cinegética.

El tiempo que hará...