Páginas

miércoles, 4 de febrero de 2009

LAGARTIJILLA O EL SONIDO DE SU MEMORIA

En una vieja revista taurina, leo una brevísima referencia de dos líneas sobre la existencia de Lagartijilla, donde se apunta que nace en Alcalá y su signo trágico. Aquella noticia queda varada en mi mente y con el tiempo rescato citas biográficas de la zonas de sombras. Ya que se sabe muy poco de su vida y obra.
Tirando de archivo e indagando, encuentro estas notas o aproximaciones a gruesos rasgos que paso a consignar:
Fernando Melitón Romero Marín, ve la luz primera en Alcalá de los Gazules un 10 de marzo de 1882. Hijo de Fernando y de Francisca (no constan más referencias ni orales, ni escritas).
Debe de sentir pronto la punzada del toreo. Se sabe que en 1894, torea Manuel Díaz "Agualimpia" en una novillada de feria, en la vieja Plaza de Toros del Paseo de Mochales. Fernando -un zagal de doce años- hace buenas migas con éste diestro gaditano y unos años después embarca con él -a la aventura- para Méjico. Por aquellas tierras arranca su carrera taurina. Unas veces, como era costumbre en la época, actúa de banderillero y otras de matador (media espada).
Por sus magníficas cualidades, no tarda Rodolfo Gaona en poner la vista en él y lo regresa a España integrado en su cuadrilla como peón de confianza, cuando el torero alcalaíno tiene un bolsillo lleno de ilusiones y el otro vacío de dinero.
Habla que tener en cuenta que el "León de las Aldamas" -remoquete del torero azteca- ha sido uno de los espadas de gran trascendencia en la Historia del Toreo.
Planta cara a José Gómez Gallito y a Juan Belmonte. Causa Lagartijilla tan buena impresión en la corrida inaugural de la temporada madrileña que la crítica lo pondera como un excelente subalterno.
Después de una breve estancia en Alcalá para ver -después de tanto tiempo- a la familia y a los amigos. Impregnado por sus recuerdos de la niñez, toma el primer tren que va hacia Madrid, donde lo espera el maestro, para lidiar una corrida de Concha y Sierra.
Un cartelazo: Rafael el Gallo (nacido el mismo año que Lagartijilla), Vicente Pastor y Rodolfo Gaona.
Fecha: 25 de Abril de 1909. (Un siglo ya). Un día señalado por los negros hados o los malos vientos.
Tocan a banderillas en el último toro de la tarde de nombre Merino, Lagartijilla duda en la suerte, sale trompicado y cae ante la cara del astado que le asesta una terrible cornada en el cuello. Pocas cogidas -según las crónicas- impresionan tanto por su fuerte carga dramática.
El banderillero alcalaíno en la flor de la edad deja inédita su extraordinaria valía. "El torero que habría de hacerse notar entre muchos", en la certera pluma de Ginés Carrión en la revista Sol y Sombra. La prestigiosa revista Nuevo Mundo, publica un reportaje fotográfico sobre el infortunio de Lagartijilla.
No se hizo verbo ni carne el quejío hondo:
A la muerte le pedí
que cuando echara sus cuentas
no se acordara de mí.
El mismo día de aquella negra tarde -aquí viene lo insólito-, la banda juvenil del Colegio de San Fernando de la Diputación de Madrid ¡25 de abril de 1909! estrena un pasodoble compuesto por José Martín Domingo: "Lagartijilla".
Esto ocurre a las doce del mediodía y por la tarde el torero está ya de cuerpo presente. El luctuoso hecho impresiona tanto al célebre músico que prohíbe y oculta el tema musical. Recapacita el maestro y unos años después, 1912, en un clima de emoción incontenible, en el templete madrileño del Parque del Retiro, la Banda Municipal dirigida por el profesor Villa, da batuta de nuevo a la memoria sonora de Lagartijilla.

En Alcalá de los Gazules, la Peña Ruta del Toro va a hacer sonar de nuevo -después de cien primaveras- éste pasodoble universal como herencia de Fernando Romero "Lagartijilla", en la tierra de sus primeros vientos. Donde todavía -en la atmósfera reinante- siguen brotando en un latente jardín interior las rosas y los pensamientos; templando la brisa que se mueve por los caminos del tiempo. En una suave y eterna danza, con el recuerdo de un alcalaíno que sucumbió a la sombra de la tragedia vestido de luces y con la música sonando por él.
Jesús Cuesta Arana, 2009

Dentro de los actos del IX CICLO CULTURAL TAURINO 2009.

5 comentarios:

Rafa dijo...

Hola,

Yo soy sobrino-biznieto (si es que existe la palabra) de "lagartijilla". Siempre he oído a mi padre hablar de él y me hace ilusión (y le hará a él cuando le enseñe tu entrada en el blog) que aún se mantenga viva su memoria.

Saludos desde Bilbao

Andrés Moreno dijo...

Hola Rafa: Encantado de que te haya puesto en contacto con nosotros a través de este blog. La Peña Taurina, organizadora del homenaje a Lagartijilla estaría encantada de poderse poner en contacto contigo. Estamos recopilando datos para una posible publicación. Del mismo modo, si nos envías tu dirección postal te podremos enviar el documento visual y sonoro que presentamos en el ciclo de conferencias dedicado a tu tío-bisabuelo. Nos gustaría saber el nombre de tu abuelo, porque Fernando Romero Marín "Lagartijilla" tenía al menos tres hermanos y una hermana que yo sepa.
Saludos cordiales desde Alcalá de los Gazules

Rafa dijo...

Hola, yo soy biznieto de su hermana Francisca. He hablado con una tía mia q vive en Cádiz y me ha dicho que se pondrá en contacto con vosotros para ver si os puede dar alguna información o material.

Me encantaría que me enviáseis material. me puedes facilitar un mail donde pueda enviarte mi dirección postal?

Muchas gracias

Rafa dijo...

Hola, mi bisabuela era su hermana Francisca. he hablado con mi tía, que vive en Cádiz, y me ha dicho que se pondrá en contacto con vosotros por si os puede facilitar algún material o información.

Me gustaría mucho que me mandáseis ese documento sonoro, asi que si me puedes facilitar una dirección de correo electrónico para mandarte mi dirección postal genial (no quiero que ande por internet mi dirección).

Muchas gracias

Rafa

Antonio Casado dijo...

Nuestros correos están en la página principal, arriba a la izquierda, en la lista de nuestros nombres.
Solo tienes que pulsar sobre el nombre de la persona con la que quieras contactar y ya está.
Saludos.

El tiempo que hará...