Páginas

miércoles, 17 de marzo de 2010

COSAS BUENAS DE ALCALÁ DE LOS GAZULES

Nosotros, los que vivimos en Alcalá de los Gazules, seguimos degustando los riquísimos buñuelos que los viernes, sábados, domingos y festivos nos hacen nuestros amigos Diego Valencia Bazán e Isabel Vázquez Acedo.
Estamos en el centro de la provincia de Cádiz, en la comarca de la Janda y en el corazón del Parque Natural de los Alcornocales. Es una ciudad que puede presumir de poseer los rasgos de identidad más peculiares de las tierras del Sur; la arquitectura, el trazado y desnivel de las calles, sus generosas plazas, la luz y otros tantos ingredientes como el verde de los alcornocales que lo circundan conformando una hermosa realidad a la que ya en 1924, se refería Federico García Lorca, cuando escribió: "Yo soy andaluz y requeteandaluz, suspiro por Málaga, por Córdoba, por Sanlúcar la Mayor, por Algeciras, por Cádiz auténtico y entonado, por Alcalá de los Gazules, por lo que es íntimamente andaluz..."
Su historia puede remontarse al Peleolítico Superior, manteniendo grabados rupestres como la "Laja de los Hierros", y abundantes piedras y hachas pulimentadas que así lo testifican. No obstante la primera población estable se dio en la Mesa del Esparragal, donde se halló el "Bronce de Lascuta" (189 a. de Cristo), primera inscripción romana de España, conservada hoy en el Museo del Luvre. Con los visigodos, la localidad adquirió nuevo carácter y de esta época datan tanto la actual torre de la Mesa del Esparragal como la desaparecida Ermita de los Santos Nuevos, donde se encontraron reliquias de los Santos Mártires Servando y Germán, Saturnino, Justa y Rufina así como del precursor San Juan, que se guardan actualmente -junto a la lápida que los identifica- en la Parroquia de San Jorge.

El tiempo que hará...