Páginas

lunes, 10 de mayo de 2010

NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE LOS SANTOS. ES DEL 4 DE DICIEMBRE DE 1786


Los Ilustrísimos Sres. Obispos de Córdoba y Cádiz conceden cada uno 40 días de Indulgencia en cada día de la Novena a todas las personas que devotamente la hicieren; y pidieren a Dios por las necesidades de su santa Iglesia.
Cádiz y Diciembre 4 de 1786.

Apruébase por lo que á nos toca.
Dr. Andrade.


NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE LOS SANTOS, QUE SE VENERA EN SU SANTUARIO ESTRAMUROS DE LA VILLA DE ALCALÁ DE LOS GAZULES.

COMPUESTA POR D. FRANCISCO DIONISIO PÉREZ DE BREA, PRESBÍTERO DE LA CIUDAD DE MEDINA SIDONIA.

Reimpreso en San Fernando con las correspondientes licencias en la imprenta de D. Juan Franco.

BREVE DESCRIPCIÓN Y NOTICIA DE LA MILAGROSA IMAGEN DE MARÍA SANTÍSIMA DE LOS SANTOS.

El decoroso cristiano, y devoto pueblo de la M.N. y L. Villa de Alcalá de los Gazules, solía en sus aflicciones, y falta de agua venir al sitio, que llamaban el humilladero; y ante una santa Cruz que había, presentaban sus peticiones para conseguir los favores divinos; y en ocasión que se hallaba un crecido concurso, sucedió que en medio de todos se levantó un joven de gallarda disposición, y dijo era del agrado de Dios se fabricase en aquel desierto un templo á su Santísima Madre; y queriendo conocer al sugeto, se les desapareció: razón porque lo atribuyeron á prodigio; y determinando cumplir la voz del oráculo comenzaron la obra, y al abrir los cimientos, encontraron una lápida, que decía tres veces: Sanctus; y después de fabricado el templo, se despachó por su noble Ayuntamiento una diputación á la Ciudad de Gibraltar, para que un célebre escultor que allí residía, hiciese el bello Simulacro de María, que determinaban colocar con el soberano título de los Santos, en virtud del misterioso hallazgo del trisagio de Sanctus; y á las dos leguas de su distrito, se encontraron con dos hermosos Peregrinos, los que habiendo introducido sociedad, dijeron iban solicitando algo que hacer de escultura, y pareciéndole á los dos diputados buena ocasión ésta, quedaron convenidos; por lo que retrocediendo el camino, llegaron al referido Templo, en donde se hospedaron: Los Peregrinos, con el alimento suficiente á tres días, á cuyo plazo ofrecieron dar hecha la Imagen: y habiéndose cumplido el término volvieron los diputados á ver si los Peregrinos cumplían lo que habían estipulado; y habiendo hallado cerradas las puertas, y que no respondían á los golpes que dieron, fue preciso desherrajarlas, siendo aquí donde entre celages de prodigios, se desembozó el misterio, pues para nuestro consuelo, y dicha hallaron colocada en el Altar á esta soberana Efigie, adunandose á esto, no parecer los Peregrinos, ni haber consumido cosa alguna de los alimentos que les dejaron.
Este es, devoto lector, el origen de esta portentosa Imagen, según que así consta, y está archivado con auténticos testimonios en la misma noble Villa de Alcalá, cuya noticia se me comunicó la primera vez que tuve la dicha de predicar sus grandezas y prodigios; tan muchos son los que ha obrado, y continuamente obra, que no se pueden numerar; testigos de bastante escepción son las paredes de su Santuario, pues muy raro es el día que no llegan á las puertas de su dichoso domicilio varias personas á dar las gracias de los favores que de ésta soberana Señora han recibido; siendo una de las singulares con que bizarra y generosa se esplaya ser especial abogada del agua, pues en los años mas calamitosos, siempre se ha visto, que como lleguen a sacarla de su Santuario, han sido socorridos sus moradores, y no han esperimentado la congoja, y esterilidad que otros pueblos.

NOTA

Respecto de estar en despoblado esta Señora y que el M.N. pueblo de Alcalá que es el mas inmediato á su Santuario: dista media legua, podrán los devotos de esta soberana Princesa hacer la Novena ante una estampa suya, y esto en cualquier tiempo del año, si acaece alguna aflicción, y si no, se deben elegir los nueve días próximos al dulcísimo nombre de María que es en el que se celebra su festividad, y si se quiere ir á visitar esta Señora para mas obligarla, se puede elegir el primer día, o último de la Novena.

Introducción preparatoria para hacer con aprovechamiento esta Novena.

Siendo el santo Sacramento de la penitencia la tabla en que se libra el cristiano pasagero de esta vida, que ha naufragado en el mar de la mortal culpa, debe acogerse á ella para llegar al feliz puerto de la divina gracia, sin cuyo apetecible arribo, no solo no podrá salvarse, sino que se hace indigno de sus beneficios en esta vida; en cuyo supuesto, si deseas ¡oh devoto de María Santísima de los Santos! conseguir de esta milagrosa Señora algun favor, ó beneficio procura primero apartarte de las ocasiones de ofender tu Criador amante Padre Celestial, y confesando enteramente tus culpas con verdadero dolor, y propósito eficaz de la enmienda, recibiendo para mas aumento de gracia la sagrada Comunión, llegate, fortalecido de estas divinas prendas, con amor y confianza de que conseguirás lo que pides, dirigiendo siempre tu intención, á que se cumpla en todo la voluntad de tu Dios y Señor.
Después de practicada esta diligencia, se dará principio a esta Novena con el siguiente

ACTO DE CONTRICIÓN

Amado Jesús mío, eterno Dios, y hombre verdadero, á vuestros divinos pies llega este tan grande pecador, confuso y arrepentido de su villana ingratitud, pues siendo vos mi Criador y Redentor, he procedido tan desleal, que debiendo amaros, os he ofendido; pero conociendo (mediante vuestras inspiraciones) mis yerros, os busco cual Prodigo á su padre; y errante oveja á su Pastor, para que usando de vuestra infinita misericordia, perdoneis mis culpas, y pecados, porque me pesa en el alma haber ofendido á vuestra Magestad, á quien amo sobre todas las cosas, sin mas motivo, mi Dios, que ser vos quien sois; y asi no solo ofrezco la enmienda de mi vida, sino que quisiera morir antes que ofenderos: por tanto amado Dueño mio, y porque me valgo del nobilísimo amparo de vuestra Santísima madre María de los Santos, confio y espero en vos me concedais vuestra gracia, para que fortalecido con ella, merezca serviros en esta vida, veros y alabaros en la otra con todos los Santos. Amen.

La siguiente oracion propiciatoria se dirá todos los dias á la Magestad de nuestro Dios y Señor.

Omnipotente Dios y Señor de todo lo criado; unica Deidad en esencia y Trino en personas, á cuyo soberano Poder, Sabiduría sin termino y amor sin igual, debe María mi Señora ser la primogénita entre todas las puras criaturas, llevándose el glorioso timbre de hija, madre y espera vuestra acaudalando tambien la dicha de mirarse aplaudida por Reina de todos los Santos; y pues os dignasteis condecorarla en tanta sublimidad, que cual rutilante Aurora nos despierta con sus auxilios, cual resplandeciente Sol nos acalora, y cual brillante Luna nos alumbra, para que no peligremos en la noche de la culpa; admitid, Señor este sagrado Novenario que con toda mi alma, potencias y sentidos, ofrezco á vuestra Magestad, y en obsequio de esta divina Estér, para que por su intercesion, no solo suspendas el castigo que merecen mis culpas sino que logre yo ser el Mardocheo de esta peregrina Princesa, sirviéndole cuidadoso, y obsequiandola amante, de modo que, dandose vuestra Magestad por servido de estos reverentes cultos, consiga mi humildad; hallaros magnífico Asuero, para recibir de vuestras interminables galanterías el favor que gustare franquearme vuestra dadivosa divina opulencia. Amen.

Oración á esta Reina para todos los dias.

Soberana Emperatriz de los Santos, Madre de Dios, siempre Virgen, y dulcísima María; á donde iré Señora á buscar el asilo de la misericordia, sino á vos, que sois la puerta de clemencia y piedad; á Vos, consuelo de afligidos, me acojo; mediante vuestro amparo, confio y espero, que con la gracia de vuestro Hijo, consigas, que de pecador pase yo a ser justo y santo, no me negueis, dueño mio, esta dicha; pues sois madre de los Santos; y concediéndome (si es del agrado de mi Dios) lo que os pido en esta Novena, proporcionad, ó milagrosa Señora mi vida de suerte que sirviendo á vuestro Hijo, y no apartándome de vuestro obsequio, logre yo con favor tanto decir eternamente: Sanctus, Sanctus, Sanctus. Amen.

DIA PRIMERO

Es de las Santas Viudas.

ORACION

Escelentísima, suprema Señora de las santas Viudas, turbado llego á vuestras aras, pues debiendo ofreceros júbilos y aplausos, comienzo por los desaliños de un pesame; pero sirvame de disculpa, que siendo Vos escepcion de todas las mugeres, es preciso sean muy diversos los elogios; y si es estilo del Cielo mostrarse festivo y alegre cuando se convierte un pecador, forzoso es tambien, que si llego pesaroso de mis culpas, que son causa de vuestras penas, encuentre benigno vuestros ojos; y pues con mas heróica nobleza escedisteis en vuestras virtudes la soledad de Judith, las fatigas de Sarephta y la prudencia de Abigail, siendo la mas sufrida y paciente de todas las Viudas en el trance tan sensible de la muerte de vuestro querido esposo mi Señor San José: por estos pesarosos quebrantos te rogamos, ó afligida Señora y desconsolada Viuda, no desampares á las que padecen tales angustias, antes sí, prestadles, valerosa María un rasgo de vuestra paciencia, para que resignadas en las altas disposiciones de Dios, endulcen sus penas con los almibares de vuestro dulce nombre, y reconocidas á vuestra poderosa proteccion y ayuda, os veneren con todo el Orbe por Reina y Señora de las santas Viudas. Amen.
Aquí se hace una breve pausa y se pide á Dios por la conformidad en los trabajos.
Despues se rezan tres Padre nuestros y tres Ave Marías gloriados en culto de la Santísima Trinidad y de esta Señora favorecida con el hallazgo del misterioso trisagio de Sanctus, siguiendo para concluir con lo que se sigue hasta el segundo dia.
ORACION.

Sagrado timbre y heróico blason de nuestro eterno Emisferio: divina María, soberana Princesa de los Santos, y poderoso refugio donde se remedian nuestras fatigas y necesidades ¿quién os trajo Señora á estos desiertos? Si sois Vos la que habitando los Olimpos de la Gloria, formasteis vuestro trono en columna de nubes, y girando por medio del Cielo, penetrando los abismos de la gracia; paseando los dilatados espacios del mar, señoreando todo el mundo, y logrando el principado de las gentes, postrasteis á vuestras plantas los corazones mas altivos ¿cómo os habeis venido Señora á estos humildes parajes? Pero como no os habeis de venir, traida de vuestro tierno amor y dulce cariño, si buscando en todas esas grandezas el descanso, fue gusto vuestro hacer morada en la plenitud, y casa de los Santos; y pues aquí os tiene, dulce María, nuestra dicha, disponga vuestra bizarra sea del agrado de Dios, lo que pedimos en esta Novena y merezca nuestra devocion y afecto (como siempre se ha esperimentado) que cual económica Ruth recojais las espigas de nuestros granos, dandonos sus mieses y frutos, siendo para nosotros el mas apreciable el de vuestro vientre Jesus. Amen.
Aquí hace cada uno su peticion y despues se dice la siguiente
ANTIPHONA.
Sancta Maria sucurre miseris, juva pusillanimes, refove flebiles, ora pro Populo, intervini pro Clero, intercede pro devoto feminco sexu: sentiant omnes tuum juvamen; quicumque exlebrant tui sancti nominis commemorationem.
V. Ora pro nobis, Regina Sanctorum amnium.
R. Ut digni efficiamur promissionibus Christi.
OREMUS.
Concede quaesemus, omnipotens Deus, ut fideles tui, qui sub sanctieimae Virginis Mariae nomine, & protectione ketantur; ejus pia intercessione, acunctis malis liberentur in terris, & ad gaudia aeterna pervenire mereantur in Coelis, per Dominum, &c. Amen.

DIA SEGUNDO.
Es de las Santas Virgenes.
En este y en los restantes dias se vuelve a comenzar por el Acto de contricion, y refiriendo todo lo dispuesto hasta aquí, se dice en el orden que corresponde la oracion de cada dia.
ORACION.
Refulgente y diafano espejo de admirable pureza, esplendor magestuoso de las Santas Virgenes, en cuyo terso cristal, como libre de toda mancha, pudieron adornarse la honesta Rebeca, la pundonorosa Raquel, y la casta Susana; si eres Madre del mas puro y hermoso amor: á vuestro asilo se acogen hoy los que desean vivir en castidad, para que admirando la turbacion que tuvistes al ver en trage humano al Paraninfo Gabriel aprendan á temer y huir las ocasiones que se oponen á esta celestial virtud; y pues gozasteis los altos privilegios de concebir, y parir al Verbo Eterno, quedando siempre Virgen en el cuerpo y entendimiento; os suplico, Señora, que no solo reprimas los ardores de nuestra carne, sino que sujetes lo asqueroso de Asmadeo, para que ni por pensamiento se contamine nuestro espíritu; y venerandote cual Sanamisis bella, deseamos vuelvas a nosotros esos tus agraciados ojos, para que siguiendo la fluida senda de tus puros y candidos jazmines, te adoremos en el Cielo por Reina de las Santas Virgenes. Amen.
Aquí se pide por el don de castidad.

DIA TERCERO.
Es de los Santos Confesores.

ORACION.

Suntuoso Templo del divino Salomon, en cuyas sagradas columnas miran enlazados los Justos en forma de lirios hermosos, hoy buscan tu precioso ambito los Santos Confesores para rendirle el vasallage como á su Señora y Reina; pues ni Enoc fue el primero que desplegó de los labios para invocar, y confesar el nombre del Señor, y Moyses quien enseñó al pueblo los divinos mandamientos; vos fuisteis heróica María, la primera que consintiendo á la Encarnación del divino Verbo, confesasteis con antelacion la Ley de gracia, y enseñasteis al mundo el seguro camino, y la sólida verdad en tu mismo precioso Hijo; por cuyos altos privilegios te pedimos Señora ampares á todos los fieles cristianos, y con especialidad á tus devotos, para que si por su desgracia se hallaren arrastrando la gruesa cadena del pecado, logren por tu poderosa intercesion, salir de tan infeliz esclavitud, y consiguiendo una penitencia final, mediante tus especiales favores, conozcan que eres en la Gloria la Reina de los Santos Confesores. Amen.
Aquí se pide por una buena confesion.

CUARTO DIA.
Es de los Stos. Doctores y Profetas.

ORACION.

Prodigioso candelero de oro que por siete cándidas azucenas despides siete lucidas antorchas cuales fueron los siete Dones del Espíritu Santo que recibió vuestra dichosa alma, para ser lustroso esmalte del Templo de Dios, al globo, Señora, de tus luces se llegan hoy como enamoradas mariposas los Santos Profetas y Doctores, porque á vista de la suma Sabiduría que se aposentó en tu cátedra, todos rinden su decorosa horla, victoreandote por su Maestra; y pues mejor que la sabia Débora, la profetiza Ana, y la inflamada Isabél engrandeció tu alma al Señor; os suplicamos, Señora, nos infundais algo de la mucha humildad que gozais, y no permitais que los literales peligren de vanos y arrogantes, sino que conociendo deben ese favor al Soberano Padre de las luces consagren todo su estudio, y desvelo en el sequito de una sana doctrina, y saquen la espada de su ciencia á imitacion de los sesenta heores del lecho de Salomon, para defender vuestra original pureza, confesándote por Reina de los Santos Doctores y Profetas. Amen.
Aquí se pide por la humildad y perfecta sabiduria que es saber salvarse.

QUINTO DIA.
Es de los Santos Pontífices.

Beatísima y dispensadora Madre de divinos beneficios, tú eres, Señora, la Reina de los Pontífices, pues diste por indulgencia el plenario de todas las gracias en vuestro Hijo el Salvador del Universo, en cuyo supremo Sacerdocio espiraron los de Aaron, Heh y Oaias, y recibiendo mas claras luces el de Melchisedech, quedó su orden perpetuo para la eterna, porque asistió Cristo Ntro. Sr. Pontífice el mas perfecto de los futuros bienes; y pues vos sois el Sancta Sanctorum en donde se adornó de las purísimas vestiduras con que egerció su Pontificado: te suplicamos rendidamente asistas á la suprema cabeza de la Iglesia, mires por el sagrado Colegio de los Señores Cardenales, y favoreciendo á los demas Prelados; te pedimos en particular por nuestro ilustrísimo, para que siendo conservado por tu intercesion, acaudale méritos en el erario de la eterna salud; y estendiendo tambien tus favores á las demas ordenes y grados Eclesiásticos, logren vivir y perseverar en el cumplimiento de sus estrechas obligaciones, para que haciendo asi, viva con hermoso lustre la Iglesia, y con dulces himnos y cánticos os aplaudan por Reina de los Santos Pontífices, y de todo el Estado Eclesiástico. Amen.
Aquí se pide porque Dios libre á su Iglesia de cismas y errores.

SESTO DIA.
Es de los Santos Mártires.

ORACION.

Eminentísima y purpurada Señora de los Santos Mártires, Fenix hermoso de dolores que mueres y renaces entre penas, tú sola fuiste la hermosa rosa de Jericó, que rodeada de punzantes espinas merecisteis ser aquella muger fuerte, que siendo dificil a Salomon encontrarla, fue muy facil á la Sabiduria divina el hallaros, porque os tenia preparada para el trance mas amargo que padeció ninguna de las madres, pues en crecida tempestad de congojas se anegó vuestra afligida alma, viendo desde el pie de la Cruz rendirse á mortales agonias el mismo Autor de la vida, siendo tan discreto tu dolor, que reservó el vivir para holocausto de las penas, por cuyos acerbos dolores te rogamos estiendas tu fortaleza á todos los encarcelados, á los pobres cautivos, y con especialidad á los que se hallaren en peligro de dar la vida por la Fé, para que sufriendo aquellos sus penalidades, triunfando estos de la tirania y crueldad suban todos como cárdenos lirios á matizar la alfombra de vuestras plantas, venerandote por Reina de los Santos Mártires. Amen.
Aquí se pide por la fortaleza en la Fé.

SETIMO DIA.
Es de los Santos Apóstoles.

ORACION.

Opulenta nave de divinas mercancias, cuyos felices progresos vió en profecia Ezequiel comerciando entre Tyro y Sydon al sagrado velamen de tus fervores (supuesta la copiosa avenida del Espiritu Santo) confiesan deber los Apostóles el feliz rumbo de su predicación; pues si hechos pescadores de los hombres, navegaron el mar proceloso del mundo, tú fuiste la que echándoles la bendicion en Jerusalen, los hicistes caminar con tanto valor y esfuerzo divino, que por todas las partes del mundo se oyó el clarin de sus ecos, enarbolando firmes y constantes los tafetanes de fé; y si ellos sirvieron de bajeles para la conquista, vos fuisteis la capitana que en las provincias de Fayto y Efeso convertiste innumerables almas, por cuya razon te suplicamos que pues sois gallarda Torre de David, que descollándose sobre los preciosos fundamentos de la Iglesia, sirves de muro inexpugnable contra las infernales baterias, consigas se conviertan a nuestra Santa Fé todos los Infieles, para que asi exaltada, se aumente el culto de Dios, por ser á quien solo se debe la honra y gloria, aplaudiendote nosotros por Reyna de los Santos Apóstoles. Amen.
Aquí se pide por la exaltacion de la Fé.

OCTAVO DIA.
Es de los Santos Patriarcas.

ORACION.

Nobilísima progenitora de la mas ilustre prosapia, tú sola sin igual fuiste la que mereció ser Madre de todo un Dios, por cuyo realzado privilegio te consagran obsequiosos cultos los Santos Patriarcas y Reyes, confesándote por la mas soberana y esclarecida de todas las criaturas, porque si en Abrahan, Isaac y Jacob ofreció el Cielo sus bendiciones, en vos, Sagrada María, se miraron tan colmadas, que tu sola eres la bendita entre todas las Naciones; y pues tus sagradas sienes se adornan con imperial Corona; ante el Trono de vuestra Magestad llegamos hoy á suplicarte estiendas tu poderío á todos los Reyes y Principes Cristianos, para que ayudados de tu Real proteccion (ya que fuisteis la medianera entre Dios y el hombre) logren una tranquila paz en sus Reinados, y asistiendo con particulares influjos á nuestro Católico Monarca, reconozca su Español Dominio que vos sois la desde Jerusalen hizo transito á Zaragoza para declararte Patrona, y Abogada de los Españoles, cuyos leales afectos con aplausos y alabanzas te celebran por Reina de los Santos Patriarcas. Amen.
Aquí se pide por la paz y concordia entre los Reyes y Principes Cristianos.

NOVENO DIA.
Es de los Santos Angeles.

ORACION.

Primoroso resto del Omnipotente brazo, credito rumboso del inmenso saber, y desempeño acrisolado del divino amor, Dios te salve, Sacrosanta María; al solio, Señora, de vuestra soberanía, y poder asisten con reverentes sumisiones todos los nueve Coros Angélicos; y pues desean servir á su grandiosa Reina; si los Angeles son destinados para custodia particular de las criaturas; los Arcangeles para proteger las Ciudades y Reinos; los Principados para dar y quitar dignidades y puestos; las Potestades para sujetar los infernales espíritus; las Virtudes para obrar los milagros; las Denominaciones para atender al universal gobierno; los Tronos para egecutar la Justicia divina; los Querubines para iluminar los entendimientos y los Serafines para encender las voluntades: hoy te suplicamos y pedimos que corriendo por vuestra cuenta sus particulares empleos, desciendan á nosotros tan benignas sacrificaciones, que logrando el favor de vuestras influencias, consigamos salir en paz de la posada de este mundo, y caminando al Cielo con vuestro amparo, puedan decir los Cortesanos de aquella patria: ¿Quién es esta Señora que sube del desierto llena de trofeos y delicias? A cuyas debidas admiraciones responderemos alegres, festivos y gratos, diciendo, que la que sube del desierto es la Reina de todos los Angeles y Santos. Amen.
Aquí se pide por el buen gobierno de los Reinos y Pueblos.

O.S.C.S.R.E.

El tiempo que hará...