Páginas

domingo, 17 de octubre de 2010

EVOCACIONES ALCALAÍNAS

54.- Por las viejas calles de Alcalá (III)

El Barrio Nuevo.- El distrito al que Sánchez del Arco llama “Barrio Nuevo” está situado en el centro de la Ciudad. Es lo que podíamos llamar “La ciudad nueva”. La vieja Alcalá, la de los nobles, se quedó rezagada en las cumbres y en el poniente de la ciudad, con los viejos caserones y las mansiones palaciegas. La nueva se vino al centro y levante de la ciudad, en busca de las carreteras, de los accesos más cómodos, del confort... Es la Alcalá de la burguesía, la de los terratenientes y ganaderos, la de las profesiones liberales...Y se hicieron cambios inexplicables, como el bellísimo Ayuntamiento del Renacimiento (Siglo XVI), por el nuevo de la Alameda sin identidad; la formidable parroquia tica de San Jorge, por la iglesia de la Victoria; y la espléndida plaza Mayor, por la modesta Alameda. Afortunadamente, SAFA se quedó con el recoleto convento de las Clarisas Concepcionistas, donde los jóvenes suben cada día a pasar sus mejores horas en la vieja Alcalá.

Este Alcalá se hizo a base de viviendas confortables, imitadoras de las viviendas de la Plaza Alta, pero sin estilo. Nosotros vivíamos en el nº 6 de la calle la Amiga. La casa tenía un amplio zaguán por el que decían que antiguamente entraba el carruaje de los antepasados; un jardín con arriates y macetas, y una habitación-despacho de mi padre. Por una puerta se pasaba a una habitación interior donde dormían las hembras. Unas escaleras llevaban a un pasillo superior cubierto, alrededor del cual había un salón con cabezas de angelotes. Mis padres decían que aquel salón había sido un antiguo oratorio. A su lado estaba el comedor y una alacena camuflada detrás de una cómoda, donde mis padres guardaban algunas cosillas de valor. Una puerta del comedor daba a la alcoba, una habitación interior donde sólo entraban mis padres y el pequeño que dormía en una cuna. Por otra escalera interior, se subía a otra habitación amplia a la que llamábamos “el almacén” o “soberao”, porque debió ser un almacén para el grano. Allí dormían los varones. Detrás de la casa, a un nivel superior siguiendo la orografía del terreno, había un patio al que llamábamos el corral. Una puerta daba a una habitación abierta que servía de lavadero y donde se hacía la matanza. El resto era un corral donde solía haber gallinas, jaulas con pajarillos canoros, árboles de jardín, “una dama de noche”, “un jazmín” y “una dama luisa”. También había un gran arriate con rosales, claveles, geranios, romero...El perfume de las flores se colaba por todas las ventanas. Una puerta grande daba al callejón Osorio y dicen que por allí entraban las bestias que venían del campo. Aquel caserón me parecía un palacio, pero ahora lo han descuartizado y se han convertido en dos modestas viviendas.

El Distrito se encuentra en el corazón de la ciudad actual. Recibe el nombre de “Barrio Nuevo”, situado junto a la Calle Real, Calle Galán Caballero y Fernando de Casas. Asume todas las calles que lindan con este centro. El nomenclátor de sus calles nada tiene que ver con el callejero de los distritos anteriores. Por eso, quizás, la arquitectura de sus calles y de sus edificios ostentan cierta novedad y confort. Consta de 17 calles, 3 callejones y una plaza. Se da la mano con el distrito IV, Victoria, de manera que es difícil delimitar su contorno. He aquí sus calles:

Blasa (Plaza de la).- Todo el mundo la conoce por “La Plazuela”. Anteriormente se le llamó “Plasa de la Plaza” y “Plaza de la Carnicería”, pues era el lugar donde se situaba el Mercado de Abastos. Lo de la Blasa debió responder a alguna residente de cierta popularidad, cuya identidad nos aportará algún alcalaíno mayor.

Real (Calle).- La Calle Real hace honor a su nombre. Es la calle principal, la que ha evadido la orografía del terreno para poder discurrir con alguna rectitud y sin cuestas. Sus edificios son confortables y acoge al principal comercio de la ciudad. En invierno se convertía en el paseo principal desde la Alameda a la Plazuela. Allí vivía la burguesía de la ciudad, si se puede hablar así a estas alturas.

Chamorro (Callejón de).- Es una pequeña calle o pasaje, que une la Calle Real con el Callejón de la Botica. Los pasajes y callejones de Alcalá son entrañables, hechos conforme a la naturaleza que han encontrado en su entorno. Esa visión de la naturaleza que nos circunda la hemos perdido de vista y la destrozamos sin miramientos.

Botica (Callejón de la).- El nombre responde a la ubicación de la Farmacia, a la que siempre se le llamó con el nombre de Botica, derivado del Latín “Apoteca”. El almacén de las medicinas de Alcalá sigue ostentando el nombre primitivo. Por aquel entonces era “La Botica de Espinosa”.

Bartolomé Palma (Calle de).- Antes se llamaba “Carril Alto”. En la actualidad, se le ha dado el nombre del famoso alcalaíno. Cuando se decidió rotular al “Carril Alto” con el nombre de Sáinz de Andino, a la calle que une la de “Fernando Casas” y la de “Sáinz de Andino”, se le dio el nombre de “Bartolomé Palma.”

Bartolomé de Mesa (Calle de).- Anteriormente se llamaba “Carril Bajo”, pero se decidió darle el nombre del célebre alcalaíno Bartolomé de Casas. Es la actual Fernando de Casas, que une a Juan María de Castro (“Amiga”) con Fernando de Casas y con Barrio Nuevo.

Gaspar Racero (Calle).- El nombre debe responder a un alcalaíno de cierto relieve, aunque no sabemos las razones.

Escalereta (Calle).- Es un topónimo local sacado de la constitución de la calle. Calles con escaleretas hay muchas en Alcalá.

Revueltas (Calle).- Está configurada por las calles Levante, San Pedro y Atahona. Sin duda, el nombre responde también a la configuración de la calle.

Barrio Nuevo (Calle).- El nombre responde a uno de los barrios que surgieron en Alcalá en épocas anteriores.

Alonso Cárdeno (Calle).- Anteriormente se llamó “Segunda Cárcel Vieja”. Actualmente rotula con el nombre del fundador del ex convento de la Victoria.

Osorio (Callejón de).- Es el callejón que circundaba la casa donde nací, entrañable lugar donde viví y jugué en los años felices de mi primera niñez.

Amiga (Calle).- Hoy se llama Juan María de Castro, en memoria de otro famoso alcalaíno. En el número 7 de la calle la Amiga nací, así como otros once hermanos.

Fernando de Casas (Calle).- Es la actual Fernando de Casas, el alcalaíno e insigne humanista traductor de Cicerón. Antes fue travesía de la calle “La Amiga”.

Sol (Calle).- Esta calle transcurre desde la Galán Caballero hasta la Veredilla, muy cerca de la calle Luna.

Luna (Calle).- Camina paralelamente en uno de sus tramos con la calle Sol y con Atahona.

Despeñadero (Calle).- Muy cerca de las anteriores está la calle Despeñaderos, nombre original de la configuración del terreno. Todas estas calles parten de la Alameda.

JUAN LEIVA

El tiempo que hará...