Páginas

sábado, 7 de abril de 2012

LAS PALABRAS DE MODA

Cofradía

“Cofradía” es una de las palabras que durante la Semana Santa, sobre todo en Andalucía y en Castilla, empleamos de manera frecuente. Si atendemos a su origen etimológico, podemos decir que las “cofradías” son reuniones organizadas y estables de “co-frades” (cum fratres = con los hermanos); son asociaciones de laicos o legos que se agregan y se congregan porque deciden vivir hermanados, convivir y acompañarse mutuamente. Su esencia, por lo tanto, es la fraternidad y, en consecuencia, poseen un carácter horizontal; excluyen, por la propia definición, la organización jerárquica y la dirección clerical. Por su propia naturaleza son incompatibles con los grados, con las clases, con las categorías y con los escalafones; su normativa elimina radicalmente la posibilidad de ascensos o de descensos; descarta los privilegios y las distinciones, y suprime los galones y las insignias que manifiestan diferencias o que exhiben desigualdades entre sus miembros. Por eso las denominamos también con otros nombres sinónimos como “fraternidades” y “hermandades”; por eso, los hermanos que las integran participan de unas convicciones comunes, de una misma fe y, por eso también, todos van revestidos con túnicas idénticas, que expresan la unión de pensamientos y la comunión de sentimientos. El culto y la veneración de sus respectivos “titulares” -del Cristo o de la Virgen- constituyen la manifestación y la explicación de la razón explícita de sus convicciones profundamente democráticas, de sus actitudes realmente igualitarias y de sus comportamientos intensamente fraternales.

A estas instituciones eclesiásticas tan antiguas -recordemos que existían mucho antes del siglo VIII en la Iglesia- y tan democráticas -todos sus cargos son elegidos- han pertenecido ilustres personajes de la sociedad e, incluso, populares figuras de la literatura como, por ejemplo, Celestina y Sancho Panza que fue “muñidor” de una cofradía y que, según él, “tenía presencia para llegar a ser prioste”.


José Antonio Hernández Guerrero

Catedrático de Teoría de la Literatura

El tiempo que hará...