Páginas

miércoles, 22 de agosto de 2012

EL PELIGRO DE LOS GRACIOSOS



El peligro de los graciosos
                                                                   
Según afirman algunos psicólogos sociales, en cada grupo constituido por, al menos, cuatro personas, suele haber un miembro que encarna el papel de “gracioso”. Es el que a todo le saca punta; es el que ironiza, ridiculiza y, en expresión más vulgar, “se cachondea” de todo lo humano y lo divino. Se siente en la obligación de hacernos reír para aliviarnos del peso de los asuntos serios, para disminuir nuestras preocupaciones y nuestros temores, pero, a veces, sólo actúa impulsado por la necesidad de llamar la atención o de disimular sus problemas familiares o sus fracasos profesionales. El procedimiento que suelen usar es el de cambiar de significado a las palabras, descontextualizar los episodios y, sobre todo, exagerar los comportamientos.
Aunque es cierto que el humor constituye un recurso que se ha empleado de forma interrumpida en los diferentes lenguajes artísticos y, de manera más intensa, en la literatura, no sólo con la intención de divertir, sino también con el fin de educar, también es verdad que, si no se emplea de manera controlada, puede hacer un daño notable al destinatario, al objeto e, incluso, al sujeto que la utiliza. El humor es uno de esos condimentos que, si no lo administramos con cuidado y se nos va la mano, estropea cualquier menú elaborado con delicados manjares. Recuerden que la palabra “sátira”  se deriva del latín satura, ‘mezcla’ o ‘plato colmado’, y se relaciona con el adverbio satis, también latino, que significa ‘bastante’. Por eso todos los autores clásicos siguiendo a Horacio aconsejan la mesura, la prudencia e, incluso, la sobriedad en el uso de las “gracias”, de la misma manera que en el empleo de la sal, de la pimienta y del vinagre. Él era un satírico sereno, que prefería comentar "con una sonrisa", sobre todo, los excesos sexuales y las conductas groseras. En contraste con su amable burla encontramos el humor cáustico de su contemporáneo Juvenal, quien, a través de 16 sátiras en verso, fustiga los vicios de la sociedad urbana de Roma y los opone a la tranquilidad y a la honradez de la vida campesina.
El abuso de este eficaz procedimiento psicológico que cumple la función de aligerar el peso de las ocupaciones cotidianas, aliviar la intensidad de las presiones psicológicas y relajar la tensión de los conflictos sociales hace que llegue a ser una desagradable tortura: el lenitivo, el analgésico o el euforizante se convierten en perniciosa y desagradable droga.   
Si no usamos el humor de manera controlada, corremos el peligro de banalizar las cuestiones importantes, desdramatizar los episodios dramáticos y desacralizar hechos sagrados. Su abuso, por lo tanto, tiene unas consecuencias negativas porque disuelve, destruye y, a veces, aniquila. Es una herramienta de precisión que hemos de manejar con habilidad y con tacto porque, de lo contrario, se convierte en arma mortífera; es una medicina que, si no la dosificamos, nos envenena.
Por eso hemos de librarnos de los graciosos, porque, con sus bromas permanentes e inoportunas, desgracian empresas nobles logradas tras denodados esfuerzos, ridiculizan gestos dignos que enaltecen a los seres humanos, trivializan principios morales en los que se apoyan el crecimiento humano, el progreso social, la convivencia pacífica y, en resumen, el bienestar personal y colectivo. Reírse, por ejemplo, de los que, por tomar en serio la vida, entregan su tiempo a mejorar las condiciones de la existencia de los que sufren es una aberración, pero mucho más perverso es, sin duda, hacer chistes fáciles a costa de los seres humanos que padecen deformaciones corporales o trastornos psicológicos. ¿No es verdad que el humor, a veces, es una manera burda o sutil de hacer daño a las personas más indefensas?       


                                                                    José Antonio Hernández Guerrero

El tiempo que hará...