Páginas

martes, 18 de septiembre de 2012

LOS VIERNES


L O S     V I E R N E S


¡¡Por  favor  no  me  los  nombres!! . . .
los  borraría  si   pudiera,
de  mis  recuerdos de  niño,
pues  hieren  mis  sentimientos
y   me  llenan  de  tristeza.
Larga    fila  de   personas,
muestra  de   la   iniquidad
para  varones  y   ancianas,
pobres   de    solemnidad;
almas  vivientes  sin  vida;
implorando   una   limosna,
los   viernes  por  la  mañana,
de  puerta  en   puerta  en   las   casas
de   los   ricos   de   Alcalá.

Tiempos  de  gentes  sin  nada,
sin   protección  estatal,
que   malvivían  cada   día
esperando  que  el   siguiente
hubiese   una    peonada
que   aliviara  a  la  familia.

Por  fortuna  su  destino
llegó  el  día  que  les  cambió,
y    encontraron  el   camino
del   trabajo   y   el    honor;
llegaron   años  de   bienes,
y    olvidaron   para   siempre
aquellos   malditos   viernes;
y   el   hambre   y   la   sumisión,
que   mi   memoria   retiene. 
La   pena   fue   que  su   pueblo
no   fue   quien  los   liberó
dándoles    trabajo   digno,
médicos  y  educación.

Tuvieron   que   abandonarlo
marchando   a   tierras   extrañas
con   sangre   en   el   corazón,
y    guardando   en   sus   entrañas
el   rincón   donde   nacieron.
Llorando   porque   sabían;
no  eran  aves  migratorias;
que   el   viaje   solo  era   de   ida,
no   había   billete   de   vuelta.
La    mayoría  se   murieron
sin   retornar   a   su   tierra.



 Fco. Teodoro Sánchez Vera - 2012
Cuaderno  Añoranzas

El tiempo que hará...