Páginas

jueves, 18 de octubre de 2012

LA ACADEMIA DE DOÑA MARÍA - ALCALÁ DE LOS GAZULES



  
        Tuve la suerte de nacer en Alcalá de los Gazules el año 1945. Un  catorce de febrero,  que es invierno todavía, pero ya con poco frío por estas tierras del centro de la provincia gaditana, en las que el clima no suele ser  muy riguroso en todo el año. Fui recibido con alegría por mi familia y fui  creciendo como todos los  niños, rodeado del cariño de mi gente y de mis   vecinos; empecé a  caminar y a pronunciar las primeras palabras, que  servirían de regocijo y de diversión de los  míos. En aquel tiempo vivíamos  en la calle de Los Pozos, que de manera oficial para la correspondencia, se  rotulaba entonces como: “Calle del General Mola”. 
        En los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo XX,  era  la calle de  Los Pozos una vía siempre llena de gentes, que subían y bajaban sin parar, desde el Parque a la Alameda y al contrario. Las puertas de las casas  estaban abiertas de par en par, mientras los vecinos entraban y salían de  ellas con toda naturalidad continuamente. Era una calle de una gran  vitalidad y una enorme alegría, que se percibía en su ambiente. Patios y  patios repletos de personas de todas las  edades, se encadenaban puerta  con puerta, formando una gran familia unida por la amistad, el respeto y el  cariño.
        Era extraño ver circular coches; solo transitaban algunas caballerías  que marchaban o venían del campo a sus cuadras, o a  la  cercana Posada de  la Cruz, que estaba en la Alameda,  junto al café de Dominguito (Domingo  Mateo León),  persona muy querida por mi familia, al igual que su hijo  Manolo y sus  nietos. 
         Es  esta  calle  tan  viva,   el   recuerdo  mas  antiguo  que  conservo  de  mi  infancia.  Calculo  que  tendría tres  años. Era  muy  pequeño, y  digo  esto,  porque  subido  en  un  triciclo  de  los  de  entonces  (una  tabla lisa  de  madera  y   tres  ruedecitas)  pasaba  una  y  mil  veces  por  debajo  de  la  mesa  del  comedor  de  mi  casa. Hoy  miro  esa  mesa  y  no  me  explico  como  podía  pasar  con  tanta  facilidad  por  un  espacio  tan  reducido .
       Y  por  esta  calle  me  veo  una  mañana,  recorriendo  los  escasos  sesenta  metros  que  separaban  mi  casa  de  la  Academia  de  Doña  María  García.  Había  llegado  la  hora  de  aprender  a  leer  y  escribir. Con  una  pequeña  silla  bajo  el  brazo  y  una   pizarra  con  el  marco   de  madera;   con  la  cara  recién  lavada  y  bien  repeinado,  llegué  hasta  el  callejón  de  la  Angostura, que  separaba  las  casas  de  Manuel  de  la  Jara  y  la  de  Catalina  Moro, donde  estaba  la  Academia, a  la  que  se  entraba  por  la  primera  puerta  a  la  izquierda  del   callejón.
       Había  que  subir  una  corta  escalera  y  llegabas  a   la   clase.  A    la  derecha  se  abría  un  corredor,  alegre  y  soleado,  lleno  de  macetas  de  flores  y   al  que  daban  las  puertas  de  las  habitaciones  privadas  de  la  familia  García.
       Recuerdo  que  la  clase  era  amplia,  pero  algo  oscura,  aunque le entraba  la  luz  desde  la  calle  de  Los  Pozos  y  desde  el  corredor.
       En  aquellos  años,  en  los  estudios   había   separación  de  sexos, pues  había  colegios  solo  para  niñas  y  colegios  solo  para  los  niños;  era  el  de  Doña  María  uno  de  los  colegios  de  aquel  Alcalá  con  mas  predicamento  para  la  formación  de  las  niñas.   Allí  estudiaban, y   aprendían  a  coser  y  a  bordar, conocimientos  imprescindibles  para  las  futuras  esposas  y   jóvenes  madres  de  aquella  época,  de  costumbres  ancestrales  heredadas  de  nuestros  mayores.  Al  mismo  tiempo  que  centro  formativo  para  las  señoritas,  hacía  la  función  de  guardería  para  los  niños  pequeños.  Y  allí  llegué  yo  con  mi  pizarra,  para  empezar  a  garabatear  las  primeras  letras  y  pintar  los  primeros  dibujos  de  una  casita, árboles  y  del  sol con  sus  rayos. 
         La  maestra,  Doña  María  era  una  señora  de  regular  estatura  y  mediana  edad,  que   peinaba  su  pelo,  aún   oscuro, recogido  en  un  moño  redondo;  tenía  una  cara  dulce  y   unos  labios  gruesos  que  derrochaban  bondad.  Vivía  allí  con  su  hermano  Pepe,  funcionario  municipal;  y  su  hermana  Doña  Concepción.  Era  esta  algo  mayor  que  la  maestra  y  resultaba  una  señora  encantadora,  bajita,  gordita  y  cariñosa;  tenía  ya  el  pelo  totalmente  blanco,  y  empleaba  su  tiempo  en  las  labores  domésticas; aunque si  era  necesario  ayudaba  en  la  tarea  docente;  sobre  todo  en  lo  concerniente  a  oraciones  y  plegarias  en  las  que  se  repasaba  todo   el   glosario  mariano  al  completo , con  todos  sus  piropos  interminables  a  la  Virgen María.
       En  la  parte  delantera  de  la  clase   se  situaban  las  niñas  mayores,  con  sus  cuadernos  y   sus   bordadores  de  madera,  cerquita  de  la  mesa  de  Doña  María.  Después  las  demás  estudiantes,   y  al  final  estábamos  los  pequeños sentados  en  nuestras  sillitas,  cada  uno  donde  le  apetecía.
         Los  más  pequeños  éramos  unos  mimados. Yo  me  sentía  en  la  gloria en  los  brazos  de  las  niñas  mayores, a  las  que  servíamos  de  juguete  y  distracción, éramos  sus  muñecos. Me  acuerdo  muy  bien  de  ellas;  de  sus  caras  tan  bonitas, de  su  juventud  esplendorosa  y  alegre, de  aquellas  largas  trenzas  de  pelo  negro  brillante  y  precioso  que  les  colgaban  por  la  espalda,  sus   semblantes  rientes . . . y  sin  embargo  no  recuerdo  sus  nombres,  hago  esfuerzos  mentales,  pero  no  consigo  recordarlos. . . el  ambiente  era  muy  relajado, no  pasaba  nunca  nada, no  había problemas  de  orden y  ninguna  violencia, salvo  algún  coscorroncillo  que  soltaba  alguna  chavala,  menos  simpática que  el  resto. Los  días  y  los  meses  pasaban  tranquilos. 
       Las  niñas  mayores  nos  enseñaban  las  primeras  letras  y  números, nuevos   rezos  y  con  el  paso  del  tiempo  a  sumar  y  restar,  que  era  a  lo  máximo  que  llegábamos  por  la  edad.  Doña  María  supervisaba  la  tarea   y    tenía  con  nosotros  un  trato  maternal.
      Recuerdo  aquellos  dos  o  tres  años  con  mucho  cariño.  Allí  se  creó  nuestra  pandilla: Antonio  Lozano  Coca  y  su  primo  Francisco  Lozano,  Jacinto  Pérez  García  y  su  hermano  Francisco, los  dos  José  María  Jara,  mis  primos  Manolo,   Eugenio  y  Santiago  Romero  Vera, Isidro  Mateo, Paco  Morilla,  Juan  Antonio  García,  Paco  Álvarez, Vega, los  Gilitos y  algunos  mas  cuyos  nombres  el  tiempo  se  llevó.
       Ese  tiempo  que  pasó  tan  rápido,   mientras  seguíamos  jugando  desde  Los  Pozos  al  Parque,  de  los  Altillos  a  la  Alameda  o  hasta  el  Larios, donde  guardábamos  pasto  seco  para  la  hoguera  de  San  Juan; pasto  que  había  que  esconder  y   vigilar, para  evitar  que  nos  lo  arrebataran  nuestros  “enemigos”  del  barrio  Sánchez  Flores, que  con  su
abanderado Manolito Pizarro a la cabeza y  su  hermano Ángel, Luis  Romero, Sebastián, los Valdívias  y   otros  llegaban  hasta  el  huerto  del  Tío  Curro  con  ánimo de   ganarnos  la  partida.
       Tiempos  de  murtas  y  chochitos,  de  pipas  y  algarrobas;  de  trompos  y  de  bolas,  de  aros,  de  espadas  y  escudos  de  madera;  de  procesiones  adornando  una  caja  de  cartón  con  un  crucifijo  y  una  sábana  blanca;  y  de  cruces  de  mayo  cuajadas  de  florecillas  del  campo.  De  domingos  en  el  Gazul  Cinema  viendo  películas  de  Fumanchú  y  del  Llanero  Solitario, de  Tarzán  o  de  Charlot.  Tiempos  entrañables, difíciles  y  duros (a  nadie  le  sobraba  nada) que  pasaron  demasiado  deprisa;  que  modelaron  nuestra  personalidad  y  nos  hicieron  ser  como  somos  actualmente. Amantes  de  nuestro  pueblo y  de  sus  costumbres, amigos  eternos  y  devotos  de  nuestra  Virgen  de  los  Santos.             
       Alegre  algarabía  a  la  salida  de  la  “Miga”. Sillas  bajo  el  brazo  y  carreras  para  arriba  y  para  abajo,  gritos  y  risas  que  resonaban  por  toda  la  calle  y  duraban  hasta  el  anochecer.
      Llegó  el  día  que  se  acabó  la  Academia. Había  que  seguir  estudian-
do;  mi  familia  me  apuntó  a  la  escuela  de  Don  Manuel  Marchante, pero  esa  es  otra  historia  que  contaré  en  otro  momento.
        Muchos  años  después, en  uno  de  mis  viajes  a  Alcalá,  fui  al  Beaterio  para  visitar  a  mi  querida  prima  Julia  Romero (q.e.p.d.), que  al  tomar  los  hábitos  monacales  eligió  el  precioso  nombre  de  sor  María  del  Amor.  Mientras  paseábamos por  ese  lugar  tan  nuestro, tan  alcalaíno  con  sus  preciosas  vistas, que  es  la  cerca  del  Beaterio,  nos  encontramos  de  pronto  con  Doña  María.  Era  ya  muy  viejecita, había  menguado  su  estatura  y   vivía  en  el  Asilo  de  Ancianos  que  gobiernan  desde  siempre  las  monjitas  de  nuestro  pueblo.  A  pesar  de  los  años  transcurridos  me  reconoció  y  sabía  cosas  de  mi  vida  en  otras  tierras. ¡Qué  alegría  me  dio! Seguía  teniendo  la  cara  bondadosa, y  entre  sus  gruesos  labios  se  adivinaba  una  sonrisa  cariñosa.
       No  la  volví  a  ver  mas, pero  cuando  voy  a  Alcalá  y  paseo  por  mi  inolvidable  calle  de  Los  Pozos,  me  acuerdo  de  Doña  María  y  de  aquellos  años  de  mi  infancia  en  su  Academia;  como  recuerdo  a  mi  pandilla  a  la  que  la  vida  dispersó  por  esos  mundos;   y  rememoro  nuestros  juegos  en  aquella  calle  tan  bulliciosa  y  alegre,  que  sacaba   las  sillas  a  las  aceras  las  noches  de  verano;  mientras  charlaban  y  vivían,  los  chiquillos  jugaban  sin  descanso  y  por  el  aire  volaba  un  penetrante  olor  a  jazmines  y  damas  de  noche.  Calle  que  -dormida  y  muda-   ya  en  la  madrugada,  era  despertada  por  un  sereno  que  con  voz  rotunda  y   clara  informaba  a  los  vecinos:  “¡Las  tres  y  media  y   lloviendo!“.


Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
Cuaderno  Añoranzas

1 comentarios:

Andrés Moreno Camacho dijo...

El niño que aparece en esta fotografía escolar no es Paco Teodoro Sánchez Vera, sino Antonio Lozano Coca. Así lo hago saber por encargo del autor de este artículo.

El tiempo que hará...