Páginas

sábado, 24 de noviembre de 2012

UNA HISTORIA SERRANA



U N A    H I S T O R I A    S E R R A N A

Al  emigrante  alcalaíno.

Tantas  cosas  puedo
contar  de  mi  tierra,
que  hoy  quiero  narrarles,
una  de  la  sierra.

Una  historia  simple 
de  un  hombre  sencillo,
que  marchó  del  pueblo,
siendo  yo  un  chiquillo. 

Un  alcalaíno
llegó  esta  mañana,
trae  en  su  maleta
fortuna  muy  sana.

Tras  años  de  lucha,
con  suerte  en  la  vida,
regresa  buscando
su  novia  querida.

Desde  La  Coracha
ve  el  monte  lejano,
mole  azul  y  verde,
vista  desde  el  plano.

Alcornoques  pardos,
verdes  son  sus  ramas.
El  Picacho  altivo.
Alcalá  serrana.

El  Aljibe  manda
frescura  hasta  el  llano,
que  alegre  reparte
el  rio  gaditano.
  
San  Jorge  galopa
desde  las  alturas.
El  Prado  verdea
bebiendo  agua  pura.

Lomas  de  Patriste
proteged   mis  pasos,
porque  al  monte  marcho
cruzando  tus  pastos.

Busco  a  una  serrana
de  cara  morena,
que  dejé  allí  un  día
llorando  de  pena.

Llenaré  sus  labios
de  besos  guardados,
dentro  de  mi  alma,
años  desolados.

Sale  de  la  choza
un  hilillo  de  humo,
y  en  la  puerta  un  niño,
su  hermano, presumo.

¡¡María  de  los  Santos!! ,
gritó  desde  lejos,
por  los  matorrales
huyen  los  conejos.

Y  en  el  marco  blanco
de  la  choza  vieja,
asoma  una  cara
que  lelo  le  deja.

Corriendo  se  acerca,
la  coge  en  sus  brazos,
hallando  en  sus  ojos
pasiones  y  atrasos.

Bien  llegado  amor,
años  que  te  espero,
me  paso  los  meses
mirando  el  sendero.        
 
La  mira  despacio. . .
¡la  ve  tan  bonita!,
cuando  al  mismo  tiempo,
sintió  una  manita.

El  niño  le  ríe,
su  amor  se  arrodilla,
y  al  chico  le  dice:
¡es  papá,  pulguilla!.

Nueve  meses  antes
que  el  niño  naciera,
te  fuiste  dejando
semilla  en  mi  era.

Tu  nombre  le  puse,
y  el  día  seis  de  enero,
le  llegan  tus  reyes
desde  el  extranjero.

Y  Dios  que  es  tan  bueno,
mandó  a  las  estrellas,
que  brillen  de  día,
por  la  madre  bella.   

Termina  esta  historia
que  el  Señor  bendijo,
de  un  hombre  que  halló
a  su  amor  y  un  hijo.



Fco.  Teodoro  Sánchez  Vera-11/2012

El tiempo que hará...