Páginas

martes, 18 de diciembre de 2012

A BELÉN PASTORES



Y en una noche estrellada
allá, en Belén de Judá,
vino quien era esperado
por toda la humanidad.
Unos en Él sí creyeron
a otros les daba igual,
cada cual iba a lo suyo,
es lo que suele pasar.
Los pastores que supieron
que Dios vino a un portal
diligentes le llevaron
queso, leche, miel y pan.
Era un noche estrellada
allí, en Belén de Judá
y el Dios de Cielos y Tierra
nace en la Navidad.
Un pesebre, unas pajas,
y una mula de verdad,
y un buey que dan calor
al que tiritando está.
Que no hubo mula ni buey
como diciendo están
algunos que, a su modo,
han dado en publicar.
Qué importa que fuera cierto,
o que no fuera verdad,
lo importante es el Niño
que nos vino a salvar.

Pues con mula o sin mula
ni con buey ni otro animal
al Niño Jesús lo adoran
el pastor y el zagal.
Esos sí creyeron todo,
esos no negaron “ná”,
al ver que en el Cielo cantan
los ángeles sin cesar.
Gloria a Dios en las alturas
y que haya en la Tierra paz
a los hombres que en el mundo
tienen buena voluntad.
Y subían y bajaban
desde el Cielo hasta el portal
donde el un Niño, no cualquiera,
sufre ya un frío invernal.
Que hubiera nieve o no hubiera
no quita el frío, quizás,
que estando helado el establo
caliente el corazón tendrán.
El de ángeles y pastores,
que cuarenta siglos van
esperando en la promesa
que Dios hizo a Abraham.
Siglos y siglos a la espera
del Mesías celestial,
todo el pueblo israelita
no sabe cuándo vendrá.
Y esta noche, al fin, llegara,
el Dios, el Rey de verdad,
convertido en un pequeño
que todos vamos a adorar.
Pastores que aquella noche,
era ya de madrugada,
visteis la cara de Dios
siendo divina su cara.
Luego vinieron los Reyes
que en sus camellos montaban
y con oro, incienso y mirra
al Niño pobre regalan.
Pastores de Galilea,
pastores de las montañas,
pastores que el Niño Dios
os miró con su mirada.
Nadie tuvo tanta suerte
nadie a tal dicha aspirara,
yo os tengo envidia pastores
viendo a Dios cara a cara.
Pastores por las veredas
con la nieve y con escarcha,
caminad seguros siempre
que Dios os miró la cara.
De haber vivido otros tiempos
o conocida otra etapa
yo quisiera haber nacido
en la vuestra y en cabaña.
Los pastores a sus ovejas
las dejaron bien guardadas,
pero van con ilusión
en noche negra y cerrada.

José Arjona Atienza
Cádiz, 16 de Diciembre de 2012 

El tiempo que hará...