Páginas

lunes, 24 de junio de 2013

ENHORABUENA JESÚS


Soñé  una  noche  embrujada,
que  enamorada  la  luna,
con  Alcalá  se  casaba…
sobre  las  tejas  morunas,
los  suspiros  se   abrazaban…

Pero  a  los  pocos   minutos,
  el  Picacho  me  alumbró
con  luceros  diminutos,
y  mi  sueño  terminó. 

Un  gallo  cantó  lejano
desde  la  higuera  del  huerto,
y   la  brisa  del  solano
me  encontró  ya  bien  despierto.

Por  eso  vi  la  llegada
de  una  preciosa  cigüeña
a  la  fuente  La  Salada.
Venía  volando  risueña
y  en  un  canasto  llevaba,
una  criatura  pequeña
con  la  carita  rosada.

Una  familia  esperaba
en  la  Virgen  de  los  Santos
impaciente, su  arribada.

  Aun  no  es   hora  de  la  siesta
y  ya  le  cantan  la  nana,
y  comenzó  una  gran  fiesta
con  piñonate  y   chiclana,
que  disfrutaron  los  Cuesta
a  compás  con  los  Arana.                                                                           
Todo  el  mundo  está  contento.
En  el  patio  una  guitarra                          
desborda  su  sentimiento
a  la  sombra  de  la  parra.

“Jesús  le  pondré  de  nombre,
igual  que  nuestro  Señor,
y  es  seguro  que  de  hombre
el  niño  será  escultor“.

Fueron  pasando  los  años;
la  profecía  se  cumplió;
no  hubo  el  menor  desengaño.

Y  de  escultor  a  pintor;
hasta  que  de  pronto  un  día,
quiso  ser  el  matador
que  aplaudiera  Andalucía...

Pero  el  capote  guardó,
el  estoque  y  la  gorrilla;
y  el  gusanillo  sació
plasmando  una  maravilla
que  hasta  a  Belmonte  pasmó.

Como  muchos  de  Alcalá,
una  mañana  temprano,
con  sus  deseos  de  triunfar,
bailando  el  duende  en  sus  manos,
puso  el  alma  a  caminar
por  territorios  lejanos.

Vio  pintar  a  otros  pintores,
conoció  el   Arte  mundial
y   a  los  artistas  mejores;
y   decidió  regresar
al   pueblo  de   sus   amores.
 
Y   sobre  los  lienzos  blancos
bordó   perfecto  ese   azul
de   la   Virgen  de  los   Santos;
   ese  añil   del   rey   Gazul
brillando  sobre  sus   campos.

Resucitó  para  siempre
a   Juan  Rarro  y   Nicolás,
a   Potoco  y   a   Vicente,
y   a   unos   cuantos   santos   más
que  bullían  en  su  mente.   
     
Llegaron   los  años   buenos
de   disfrutar  de   amistades,
pasando   ratos   amenos
con   gentes   de   todas   clases.  

El   pueblo  de   Alcalá   entero,
por  tu   arte   hoy   te   ofrece,
este   homenaje   sincero
que  sin  duda  te  mereces.

¡Pintor  Jesús  Cuesta  Arana,
no  sientas  no  ser   torero,
que  vestido  de  oro  y    grana
has   vencido  al   toro   fiero,
y    has   conquistado  la   fama!

  ¡¡Que  repiquen  las   campanas,
felicidades  sinceras 
desde   tierras   catalanas;
recibe  todo  mi  afecto
y   el  de  mi  familia  entera
por  ser   hijo   predilecto
de   Alcalá  de  los  Gazules.
Pueblo  donde  yo  naciera
bajo  sus  cielos   azules;
cielo  que  añoro  de   veras ! !
 



Poema  dedicado  a  mi  amigo 
Jesús  Cuesta  Arana, felicitándole
por  su  nombramiento  como 
"Hijo  Predilecto  de  Alcalá de Alcalá de los Gazules".


Francisco Teodoro Sánchez Vera

   



     

1 comentarios:

Alfonso Jimenez Barrera dijo...

Precioso, sin duda alguna Francisco Teodoro es un gran poeta y amante de su pueblo

El tiempo que hará...