Páginas

lunes, 29 de julio de 2013

TOROS CÉLEBRES

T  O  R  O  S         C  E  L  E  B  R  E  S
                       


A  los  socios  de  la  Peña  Taurina "Ruta del Toro"
de  Alcalá  de  los  Gazules.



¡Malditos  sean  para  siempre
esos  toros  traicioneros
que  acabaron  con  la  vida
de  tantos  grandes  toreros¡
Si   repasamos  la   historia,
lo   primero  que  aparece,
que   nos  viene  a  la  memoria
son  esos  tristes  sucesos,
esas  muertes  dolorosas,
provocadas   por   los   toros
célebres  más  que  otra  cosa,
porque  con  sus  astas  fieras
puñales  de  vil  miseria,
le  dieron  renombre  y   gloria
a   estas  sonadas  tragedias.

Perdigón  era  un  miureño,
que  maldito  sea  su  nombre,
pues  acabó  para  siempre
en  el  ruedo  madrileño,
con  el  genio  pinturero,
con  la   gloria  de   La  Alfalfa,
el   gran  maestro  Espartero.

Y   la  noticia  llegó,
conmocionando  a   Sevilla.
Y   Sevilla  se   enlutó,
Con   la   Giralda  volteando
su  broncíneo  campanario,
y   el  Giraldillo  angustiado,
vestido  de  negro  luto,
rezó  llorando  el   rosario,
sobre   su   cielo  impoluto.
Toda   Sevilla  rezando
por  el   diestro   asesinado.
Toda   vestida  de   negro.
Toda  estuvo  en   el  entierro;
toda  la  Sevilla  llana…
que   con  gran  dolor,  llorando
se   despidió  del   torero;
hombre   bello   y   zalamero,
amor   de   las  sevillanas,
según   nos   contó   Fernando,
el   famoso   ganadero
de   toros   con  ojos   verdes,
que  en  las   marismas  pastando,
de  muerte  son  pregoneros.

El   mal   nacido  Bailador,
otro  toro   traicionero,
que  en  Talavera  una  tarde
de  feria  y  mucho  calor,
entre  sus  cuernos  malditos,
destrozó  con  muerte  negra
el   arte  de   Joselito . . .
Era  clavel  y   alegría,
tan  temerario en  el   ruedo
que  lo  adoró   Andalucía.
Cuando  la   arena   manchó
muerto  entre  sus  alamares,
Sevilla  le  lloró  a  mares
y   hasta  el   río   se   desbordó;
y   arrancó  los  olivares
que   se   volvieron  cadenas
de  cobre, para  abrazarle,
en   el   fondo de  otra  arena.
El   bronce  de  los  gitanos
le   sirvió  para   esculpir
su  mausoleo  a   Mariano,
con   tal  arte  en   su   buril,
que   hasta  se  siente el  sufrir
que   padece   el   pueblo  llano.
Duerme   El   Gallo   sevillano
cerca  del   Guadalquivir.

Granadino  se   llamaba
el  toro  que  se   llevó
a   Ignacio  volando  al   cielo.
Como  un  rayo  ejecutor
de  color  rojo  escarlata,
queriendo  hacer  un  alarde,
se  lo  colgó  de  las  astas
y   lo  lanzó  por  el   suelo . . .
eran  las   cinco  en  la  tarde.
No  se   prendó  el  gran  traidor
del   frescor  de  sus  poemas;
no  respetó  la  finura
de   un   magnifico  escritor;
ni   su  bella  galanura
de   gran  amante  y   mecenas.
¡Dios, que  infortunado nombre!
¡Que injusto que es  el  destino!
Pues  el  mejor  granadino,
poeta   de   piel   morena
y   en   el   mundo  de  renombre,
presintiendo  la   gangrena,
a  las  cinco  de  la  tarde
le  lloró   con   desconsuelo,
el  alma  rota  de  pena,
porque   no   quería   mirar
su   sangre  sobre  la  arena,
ni   sobre  su   cuerpo  un  velo
oliendo  a   flor  de  azahar.

La  mezquita  está  llorando
gotas  de  sangre  inocente.
Un  ermitaño  en  la   sierra
vestido   de   penitente,
recogido  está  rezando,
por  las  almas  de  esta  tierra.
Con  la  pena  en  los  pinceles,
desde  su   tumba  reciente,
Julio  Romero  pintando
los   flecos  de  sus  caireles.
Toda  España  está  negando
que  la  noticia  sea  cierta;
todas  sus  gentes  rezando,
y   Córdoba  está  despierta. . .
Y   el   Guadalquivir  está . . .
manando  caños  de  sangre
a   compás  de  soleá.
¡Manolete   se   llamaba!
En  tauromaquia  el   primero,
todo  el  mundo  lo   afirmaba.
Pero  una  tarde   agosteña,
ya   casi  en  los  días  finales,
 toro  de  raza  miureña,
y   el  nombre  infame  de  Islero;
en  la  feria  de   Linares,
como  si  fuera  un  mal  sueño,
terminó,  ya  casi  muerto,
con   la   vida  del  torero.
Hoy   suena  en  Santa   Marina,
y   el  Cristo  de  los  Faroles,
y   hasta  en  la  plaza  del  Potro,
cuando   aprietan  las  calores
en  los  finales  de  agosto,
la   guitarra  cantarina,
que  en  noches  de  amor  y  mosto,
nos   recuerda  los  sabores
de  aquellas  manoletinas . . .
                                      


Francisco Teodoro Sánchez Vera –
Roma
  


M A N I F I E S T O:

En  estos  tiempos  en  los  que  el  ARTE  DEL  TOREO, está  siendo atacado (desde  todos los ángulos y con tremenda ferocidad) por personas y  asociaciones  antitaurinas, protegidas  y  amparadas por la Constitución y con pleno derecho para hacerlo; somos  un  pueblo libre y como tal, cada cual puede expresar libremente sus ideas.

Bien, pero PIENSO que aquellas otras personas a las que nos entusiasma el toro y el toreo y que respetamos, aunque no compartamos, la  opinión  de  esas  otras  personas  y  colectivos, que  tienen una manera distinta de ver esta fiesta trimilenaria de la que  tenemos nosotros, y con nosotros otros pueblos europeos, que incluso lo han  declarado BIEN  DE  INTERÉS  CULTURAL  A  PROTEGER, como  lo  ha  hecho  el  Parlamento francés, también  tenemos derecho a decirlo.

DEBEMOS  EXPONER,  con  absoluta  libertad,  nuestro punto de vista sobre LA  FIESTA DE LOS TOROS. Con la cara alta y apoyados en el alto conocimiento que  tenemos de la  tauromaquia, hagamos pública nuestra opinión. Si nos callamos le  damos la razón a los que no piensan como nosotros. Yo quiero ejercer libremente la oportunidad que me proporciona el vivir en este país  democrático, al que amo profundamente, y dejar este pequeño apoyo al ARTE DEL
TOREO y  su  larga  historia.

En  estos  versos  trato  de  la  muerte  de  cuatro grandes  figuras  del  toreo,  muertes  provocadas por las  heridas que le infligieron los toros en el ruedo. Estos cuatro  toreros fueron:  El Espartero, Ignacio  Sánchez Mejías, su cuñado Joselito el Gallo y  Manuel Rodríguez “Manolete”. Un  homenaje a su memoria  y a la de muchos más  que murieron pensando en alcanzar la gloria, y en muchas ocasiones, alejar el  hambre  con sus dotes para el toreo. Con ello solo espero recibir para mis gustos, el  mismo  respeto  y  el  mismo  trato, que yo practico conscientemente, por los gustos y  aficiones de los demás: Un  respeto  absoluto.  

Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
7-2013


El tiempo que hará...