Páginas

miércoles, 30 de octubre de 2013

MARCHA TRIUNFAL DE JUAN RARRO

Tartamuda sonaba su palabra,
y el canasto siempre de compañero,
entre niños pasaba su sendero
hasta el huerto que Manolito labra.

No recuerdo verle malhumorado,
la bondad de su rostro era notable,
con la mirada entre pícara y amable
balbuciendo un piropo enamorado.

Me brota la añoranza poderosa,
cuando miro en mi casa un cuadro hermoso
que le muestra montado sobre un burro;
detrás una caterva numerosa
de niños disfrazados y ruidosos,
marchando desde el huerto del Tío Curro.





Francisco Teodoro Sánchez Vera

El tiempo que hará...