Páginas

miércoles, 30 de abril de 2014

USTED TIENE LA PALABRA


Hoy ya el Congreso ha enmudecido
y quedó también muda media España
nos embarga una emoción bastante extraña
en llantos y alabanzas dolorido.

Porque siendo igual la misma muerte,
la de un Presidente es distinta
y se ha utilizado tanta tinta
que a todos nos unió con lazo fuerte.

Fue tan grande e inmenso aquel fervor
que, unidas de izquierdas y de derechas
solo elogios se oyeron en su honor.

Ojalá ya se cierren tantas brechas
que olvidado también tanto dolor
de inmediato se alcancen las “cosechas”.


Perdonar por una vez tanta anomalía como sigue. Empecé hablando del Congreso y del Congreso seguiré hablando  ahora en prosa; ¡y es que hay tanta similitud!
Quiero darte la palabra como reza el título, para intentar hacer cumplir su contenido. Quiero darte la palabra porque la “palabra une. El diálogo, que es también palabra, desata nudos, disipa suspicacias, abre puertas, soluciona conflictos y es vínculo de unidad”.
Y quiero darte la palabra como reza el título de este escrito, para intentar hacer cumplir su texto y algo más. Escribo desde hace un año para muy distinta clase de lectores, distinta en su concepto de la vida, en ideología, en criterios, aficiones, gustos, etc. y yo no sé si en mis artículos agradaré más o menos a todos o solo a unos sí y a otros no. Y quisiera saber para contentar un poco a la mayor parte. Quisiera saber si al encontraros con alguno de mis títulos os cae bien o todo lo contrario, lo leéis con más o  menos entusiasmo o lo desecháis cerrando enseguida la página. Esto como veréis  os puede sonar a encuesta, o estadística, aunque no lo es, naturalmente. Pero por más que le doy vueltas a mi cabeza no llego a comprender cómo he de conseguirlo. Qué tendencias hay en una mayoría sobre unos temas determinados, qué inclinaciones tienen otros, qué preferencias albergan los demás, etc.
Así, de esta forma, sabiendo de antemano y en qué porcentaje, cosa difícil, podría suceder que de esta manera satisfacer a la mayoría. Pero el problema no es tan sencillo aunque yo mismo diga varias veces que todo problema tiene su solución. ¿Me vais a enviar, tal vez, un mensaje por el móvil o el ordenador? No los entendería total o parcialmente y por lo tanto no es fácil de comprender. ¿Se lo vais a hacer llegar a Andrés Moreno? ¿Sería mucha molestia? Entonces, ¿de qué manera vais a realizar vuestro cometido para quedar enterados totalmente? Pues ¿para que servirían mis propuestas y que fin perseguirían? ¿En qué proporción os agradan los variados títulos ya publicados y así escribir con preferencia de unos y otros asuntos? Entonces no se entiende el enunciado de tan democrático título arriba empleado. Pues para eso mismo, para que democráticamente os pronunciéis en uno u otro sentido. Pero otra vez nos impulsa la confusión. ¿Que pretendo con tan abigarrado relato? Que expongáis lo que queráis y como queráis.
Yo, imitando al del escaño, expongo mi idea con mi mejor intención. Perdonar, pues, semejante anomalía. Este que os escribe puede ser que tampoco lo haya expuesto con la suficiente claridad. No volveré más a escribirlo de una forma tan sutil. Pero quizás os haya quedado algo de tan larga perorata. No volveré más a meteros en materia tan intrincada.
Os lo diré más claro. Vosotros leéis el título, y de palabra o por escrito, o cuando nos saludemos en ella calle, los que viven lejos no podrán hacerlo, pero sí por escrito, me comuniquéis con plena sinceridad, no solamente si os gustó tal artículo o no, sino que podréis darme motivos, si lo encontráis largo o corto, o que escriba de tal o cual materia como lo he hecho hasta ahora. Os lo agradecería. De veras. Ese es mi deseo.

Alcalá, 25 de marzo de 2014
José Arjona Atienza


Día del Entierro del Expresidente.

El tiempo que hará...