Páginas

lunes, 21 de julio de 2014

SÍMBOLOS ALCALAÍNOS - APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA HERMANDAD DE LA VIRGEN DE LOS SANTOS


Tengo en mis manos un libro con el modesto título de Apuntes para la Historia de la Hermandad de la Virgen de los Santos. Su autor es el historiador alcalaíno Ismael Almagro Montes de Oca. Lo del modesto título es un gesto, porque Ismael ha buceado en la más prolífica documentación de seis siglos de historia de Alcalá, del santuario y de la Hermandad.

Inmediatamente, hay que decir que no hay actitud más necia que ignorar la sabiduría de nuestros mayores, venga de quien venga y sea de la época que sea. Oí decir de pequeño que “si quieres ser persona, hay que ser noble de espíritu como si fueras descendiente real y, a la vez, simple y sencillo como hijo de campesino”. En Alcalá abundan estas personas nobles, sencillas y humildes que nos han contado nuestra historia.

Los Apuntes para la Historia de la Hermandad es una riqueza apócrifa, porque ha estado oculta durante siglos. Es verdad que, aunque no se había escrito totalmente, se comunicaba de abuelos a nietos y de padres a hijos. Pero era una transmisión oral que puede cometer errores, aunque dicen los historiadores que la transmisión oral, en ciertas épocas, ha sido más fiel que la transmisión escrita.

El libro de Ismael ofrece un trabajo fundamental, como es el ordenar los hechos cronológicamente por siglos, por años, por meses, por días. Muchos de los acontecimientos los conocíamos, pero no sabíamos cuándo habían sucedido, ni las pifias y desaciertos que se habían cometido. En este tipo de historias es necesario que se imponga la verdad y que se distinga la leyenda diafanamente, para evitar oscuridades.

Según Ismael, su trabajo contempla tres períodos: El primero abarca desde la fundación de la Hermandad en la segunda mitad del siglo XVII, hasta finales del siglo XVIII. El  segundo período comienza en el siglo XVIII y se nombra a la Virgen de los Santos Patrona de Alcalá, pero la Hermandad desaparece con la invasión Napoleónica. El tercer período se inicia en 1910 y en él se reorganiza de nuevo la Hermandad.

Ese es el planteamiento histórico. Pero el desarrollo es una tupida y formidable red de hechos, celebraciones, sucesos, exvotos, acaecimientos, intervenciones de cardenales, presencia de obispos, relación de sacerdotes, alcalaínos y devotos foráneos que forjan una historia que llega a todos: niños, adolescentes, jóvenes y mayores en torno a la Virgen de los Santos.

Esta historia faltaba en Alcalá y, afortunadamente, desde ahora podemos contar con ella y reconocer ordenadamente muchas de las cosas que ya sabíamos. Gracias, Ismael, y mi enhorabuena por el trabajo bien hecho y regalo a nuestro Alcalá.
                                                                                                       

                                                                        Juan Leiva        





El tiempo que hará...