Páginas

miércoles, 6 de agosto de 2014

BAILAN LAS ALCALAÍNAS



        Durante  los  años  de  mi  niñez  y  juventud  en  Alcalá, no  había  feria  en  el  mes  de  agosto.  La  feria  se  celebraba  el  mes  de  mayo.  Y  era  una  feria  muy  diferente  a  la  actual.  En  aquellas  ferias  las  mocitas  no  vestían  trajes  de  faralaes,  ni  se  escuchaban  sevillanas  en  el  paseo  de  La  Playa. Eran  ferias  de  cantes  y  bailes  del  “gazpacho”  a  compás  de  verdiales,  de  pasodobles  tocados  por  la  banda  de  música  de  turno, de conjuntos  musicales  de  éxito,  como  el  de  mi  recordado amigo Jesús Sánchez, padre  del  gran  Alejandro  Sanz, y  de  revistas flamencas  en  el  cine Gazul Cinema, que se alternaban con películas de Miguel Ligero, del  Llanero  Solitario  o  de  Fumanchú.  En  los  años  últimos, con  más  comodidad  y  más  lujo,  estos  espectáculos  se  celebraban en  el  Cine  Andalucía.
         
Por  la  mañana  la  feria  se  lucía  en  el  ” Prao”;  desde  la  Venta  de  Tenería  hasta  el  molino  de  Manuel  de  la  Jara.  En  ese  espacio , que se  agrandaba  hacia  la  cuesta  de  la  Salada  y  hasta  el  puente  y  el  río,  se  mezclaban  ganaderos, corredores  y  un  número  muy  importante  de  alcalaínos  de  todas  las  edades,  con  un  numeroso  grupo  de  forasteros  que  llegaban  en  busca  de  negocio;  se  movían entre  cientos  de  caballerías  y  algunos ejemplares de ganado vacuno y bovino  o  caprino.  No  había  mucha  organización;  parecía más bien un  gran  campamento improvisado, que un mercado constituido de  forma legal desde hacía más de  un  siglo.  Estoy  hablando  de  los  años  cincuenta  y  primeros  de  los  sesenta  del  siglo  pasado.  Entonces  era  una  feria  de  ganado  de  conocido  prestigio  y  muy  antigua.  La  compra-venta  de  animales funcionaba muy bien, se cerraban muchos  “tratos”,  y  la  gente  se  movía  de  un  grupo  a  otro,  curioseando  la  discusión del acuerdo, que se cerraba  siempre  con  un  apretón  de  manos.
          
Por  la  tarde  y  noche,  el  ambiente  de  la  feria  se  trasladaba  a  la  Alameda y  La  Playa  y  hasta  el  monte  Ortega (lugar  que  hoy  ocupa  el  recinto  ferial).  Eran  ferias  de  vino  y  copas  de  anís, de  churros y  piñonates, de cartuchos de camarones y cangrejos moros, de trozos  de coco y de turrón, de barquillos y arropías. De circo en  el  Hoyo y toros en la plaza de madera del molino de los Jara.  En el pueblo se notaba la llegada masiva  de  la  gente  del  campo luciendo sus mejores galas. Unas preciosas  muchachas con sus largas trenzas brillantes y su aspecto  recatado y saludable. Para algunas, eran los de feria, los  únicos  días  del  año  que  bajaban  desde  la  sierra  hasta  el  pueblo.
         
Cuando  Alcalá  se  despobló  trágicamente  en  tan corto  espacio  de  tiempo,  y  quedaron  los  patios  medio  vacíos  y  las  chozas  desiertas;  dejaron  de  ser  necesarios  los  animales  que  ayudaban  a  los  hombres  en  sus  labores  del  campo.  El  pueblo  se  desangró en  cuatro  o  cinco  años.  Perdió  en  ese  tiempo  más  de  la  mitad  de  sus  hombres  y  mujeres. Se  quedó  en  lo  que  es  hoy,  porque  nuestro  pueblo, por  desgracia,  ha  prosperado  poco  en  los  últimos  cincuenta  años,  y   lo  poco  que  lo  ha  hecho,  ha  sido  por  la  lógica  inercia  del  progreso  del  resto  de  España.  Los  pueblos  de  nuestro  alrededor: Casas Viejas, Paterna, Medina  y  Los  Barrios  son  municipios  que  han  aumentado  todos su  censo  y  su  actividad comercial,  de  una  forma  muy  notable.  Alcalá  se  quedó  dormida  y  sigue  dormida, quizás debido, yo  así  lo  creo, a  que  todavía  no  ha  sido  capaz  de  taponar  la  tremenda  herida  que  se  produjo  en  su  vientre.  Una  herida  mucho  más  profunda  que  la  de  los  pueblos  de  nuestro  entorno,  ya  que  estos  municipios  se  despoblaron  en  mucha  menor  medida  que  el  nuestro.  Perdieron  mucha  menos  sangre  joven  y  poderosa  que  nosotros,  por  eso  han  prosperado  mucho  más.
          
Con  los  campos  vacíos  y  sin  necesidad  de  animales, la  feria  de  mayo  dejó  de  tener  sentido  celebrarla.  Y  rápidamente  se  fue  deteriorando,  y  acabó  desapareciendo.  Se  hicieron  varios  intentos  de  ubicarla  en  diferentes  fechas,  pero  nunca  llegó  a  encontrar  su  encaje  ideal,  por  unas  u  otras  causas.  Hoy  sí   lo  ha  encontrado, y  al  hacerla  coincidir  con  el  período  vacacional  de  muchos  alcalaínos  de  fuera, se  ha  asentado  cómodamente  dentro  del  calendario  festivo  local.
         
Las  ferias  de hoy día,  han  perdido  su  original  función  de  evento  comercial,  y  se  han  convertido  en  un  acontecimiento  lúdico, un  foro  de  relaciones  sociales,  y   con  una  estructura  organizada  para  la  diversión  de  los  vecinos.  Nuestro  pueblo  tiene  hoy  un  digno  recinto  ferial,  en  el  que  los  grupos  de  amigos  y  familias, tienen  un  punto  de  encuentro,  en  el  que  reúnen  y  se  divierten  todos  los  años  durante  una  semana.  Las  mujeres  van  vestidas,  en  una  gran  mayoría, con  “trajes  de  gitana”.  Van  preciosas  y  decididas  a  bailar  sevillanas, a  tomarse  una  cervecita  o  un  “rebujito”  con  su  tapita  de  jamón  o   del magnífico  queso  de  cabra  local.  Llenan  de  belleza  y  deslumbran  con  su  espectacular  gama  de  colores   y  alegría,  las  calles  y  casetas  del  ferial. Las  mujeres  son  las  mismas,  los  hombres  son  los  mismos,  sin  embargo  ha  cambiado  el  ambiente  de  la  feria  de  este  pueblo  nuestro,  tan  diferente  a  los otros  pueblos  vecinos.  Este  pueblo  singular  y  generoso.  Este  pueblo, cuyos   espacios  más  importantes  y  concurridos,  no  dejan  a  nadie  indiferente , ya que  tenemos  una  Playa  sin  mar,  y  una  Alameda  sin  álamos.
          
Pensando  en  nuestras  mujeres, que  tan  bellamente  lucen  su  palmito  y  transmiten  simpatía por  las  casetas,  con  sus  bailes  y  su  gracia,  he  escrito  este  poema,  con  mi  deseo  de  que  paséis  todos  unas  magníficas  jornadas,  alegres  y  divertidas , en  la  feria  de  agosto  de  Alcalá.  ¡¡Buena  Feria  2014!!.

“Me  entusiasmo  al  ver  bailar,
con  su  nativa  elegancia,
a  las  niñas  del  lugar
donde  Dios sembró  la  gracia:
que  es  Alcalá  sin  dudar.

Van  vestidas  de  gitanas
y  alzan  sus  brazos  al  viento,
brazos  de  diosas  paganas . . .
son  el  arte  en  movimiento
por  “alegría”  o   sevillanas.

Sus  hermosas  esculturas,
se  desplazan  por  el  aire,
llenas  de  gusto  y  finura
mostrando  duende  y  donaire
al  componer  sus  figuras.

Con  su  candor  y  alegría
y  su  gracia  gaditana;
seña  de  esta  tierra   mía;
lucen  trajes  verde  y   grana
o  azules  de  la  Bahía.

El  arte  y  la  simpatía,
van  por  calles  y  casetas
de  ferias  de  Andalucía;
paseando  entre  peinetas,
zarcillos  y  algarabía . . .”



Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera.
Agosto  de  2014


El tiempo que hará...