Páginas

lunes, 24 de noviembre de 2014

A FRAY LEOPOLDO




Con tu alforja en los hombros, incansable,
limosnero de pan y de virtudes,
barba blanca, poblada, plenitudes
de un gran celo y fe inquebrantable.

Por tu duro vivir, siempre admirable
hoy te aclaman ingentes multitudes
de esta tierra y de otras latitudes
como estampa de beato venerable.

Cada día un anciano recorriendo
pies descalzos con nieve o con calor
y alpargatas con parches y remiendo.

Repartiendo tu pan con todo amor
se te ve en cada calle y jornada;
tus pisadas son huellas ya en Granada.




Cádiz, diciembre de 2010

José Arjona Atienza

El tiempo que hará...