Páginas

miércoles, 27 de mayo de 2015

GALARDÓN A UN GADITANO DE LEY, JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ GUERRERO


Hace ya algunos años, que conocí a un profesor extraordinario, a un amigo insuperable y a un hombre bueno, José Antonio Hernández Guerrero. Ha escrito artículos imborrables en el Diario de Cádiz, en La Voz de Cádiz, en La Janda-Información, y sigue escribiendo en nuestro blog de Alcalá de los Gazules un ensayo sobre el nuevo humanismo. Su vida no es otra que una dedicación total al mundo de la lengua y  de la literatura española y a sus alumnos y amigos.

Un día vino a nuestra ciudad de Alcalá, con el Club de Letras de la Universidad de Cádiz, para tener una clase práctica en el salón de actos del Centro Cultural Santo Domingo, con los líricos y escritores alcalaínos. Habíamos oído hablar del catedrático José Antonio Hernández y lo habíamos visto en muchos acontecimientos como gaditano emblemático, pero no lo habíamos tenido tan cerca.

En Alcalá nos trató como a entrañables amigos. Venía a valorar y a felicitar a todos aquellos que tenían como inclinación vocacional leer y escribir, un público que abunda en nuestra Ciudad.  Los que se rozan con José Antonio, se contagian de la lectura y de la escritura, porque esa ha sido y es su vida. Y todos tenemos algún libro suyo.

Si tuviéramos que encuadrar a José Antonio en algún paisaje, tendríamos que hacerlo en su casa  rodeado de libros, frente al ordenador, consultando y escribiendo; o también, rodeado de compañeros y alumnos en la Universidad, o pateando la provincia para reunirse con los amigos del Club de Letras, o visitando a compañeros y amigos enfermos.

Por eso, yo estaba dolorido de que aún no se hubiera hecho justicia con José Antonio. En su casa tiene casi un centenar de libros escritos por él y miles de columnas de periódicos esperando su reconocimiento. Creía que cualquier día se lanzarían a gritar para honrar al padre que los trajo al mundo. Pero, por fin, Cádiz ha hecho justicia y tenemos la alegría de poder asistir al galardón que hoy le entregan para que conste en el elenco de los gaditanos de Ley.

Querido José Antonio: Estoy orgulloso de poder dirigir esta carta a un hermano mayor. No sé si en edad, porque te conservas muy bien, pero sí en los méritos que te acompañan. Leí en el periódico el galardón que te tributan y respiré profundamente, porque era una deuda que teníamos todos los gaditanos. Pero nos sentimos, al mismo tiempo, orgullosos, porque participamos, en cierta manera, del  trabajo y de la sabiduría que nos has trasmitido. Muchas gracias por todo. Tenemos que agradecerte, además, que nos hayas enseñado  otra ciencia, la más difícil, la que consiste en vivir con alegría. Por todo, gracias, muchas gracias, gadita de Ley.
 

Juan Leiva Sánchez






El tiempo que hará...