Páginas

miércoles, 3 de junio de 2015

CALLE DE LOS POZOS VIEJA



A  mi  admirado  D.  Juan  Leiva



Calle  de  Los  Pozos  vieja,
sobre  tu  suelo  empedrado,
moraba  una  raza  añeja
que  adoraba  su  pasado.

Casas,  patios,  callejones,
paredes  de  blanca  cal,
puertas,  rejas  y  balcones,
  madera,  hierro  y  cristal.

Calle  donde  se  vivía
como  una  familia  grande,
donde  el  respeto  surgía
sin  que  nadie  lo  demande.

Gente  honrada  y  laboriosa,
castas  del  campo  y  obrera,
que  descansaba  orgullosa,
tras  la  jornada  campera.

Las  noches  de  Andalucía
de  veranos  calurosos,
donde  la  luna  lucía
sus  encajes  más  hermosos.

Era  mi  calle  un  gran  lujo
bajo  la  teja  moruna,
un  lugar  lleno  de  embrujo …
más  bonita  que  ninguna.

Cuando  todos  colocaban
las  sillas  sobre  la  acera,
y  en  grupitos  conversaban
bajo  la  carpa  lunera.

Bullicio  y  algarabía …
risas  de  niños  jugando … 
murtas, pipas  y  arropía …
corros  de  niñas  saltando.

La  Alameda  está  cercana
con  sus  negras  golondrinas,
su   suelo  de  piedra  plana
y   sus  tabernas  vecinas.

De  cuando  en  cuando  llegaban
efluvios  de  olor  sin  fin,
que  en  el  olfato  dejaban
los  geranios  y  el  jazmín. 

No  pasaba  ningún  coche,
y  entre  juegos  de  chiquillos
que  alegraban  a  la  noche …
se  oía  el  cante  de  los  grillos.

Ya  se  retiran  las  sillas.
Sobre  el  deforme  empedrado
titilan  tenues  bombillas
como  en  un  lago  ondulado.

Mientras  descansa  la  vida
horas  de  sueño  moreno,
se  oye  en  la  calle  dormida
la  voz  clara  del  sereno.

Cantando  la  hora  y  el  tiempo
que  en  la  madrugada  hacía.
Silencio  y  recogimiento,
pues  pronto  amanece  el  día.

Costumbres  que  se  han  perdido
y  que  yo  tanto  lamento,
cosas  de  un  tiempo  vivido
que  se  fueron  con  el  viento.
Ya  no  hay  sillas  en  las  puertas
ni  corren  niños  jugando,
no  están  las  casas  abiertas
ni  hay  vecinos  platicando. 

Se  vive  de  otra  manera…
tal  vez  más  fácil  presiento …
pero  ojalá  que  volviera
aquella  vida  que  os  cuento.

Y  aunque  olvidé  muchos  nombres
y  bastantes  apellidos
de  aquellas  damas  y  hombres,
de  mis  vecinos  queridos.

Si  yo  pudiera  encontrarlos,
de  corazón  les  diría,
que  aunque  no  puedo  nombrarlos
los  llevo  en  el  alma  mía.

Y  que  no  olvidé  ninguna
de  las  cosas  que  pasaron
aquellas  noches  de  luna 
que  en  mi  recuerdo  quedaron.

Lazos  de  eterna  amistad,
de  cariño  y  simpatía,
sentimientos  de  verdad
que  conservo  todavía.

¡Calle  de  Los  Pozos  mía …
 cuántas  noches  he  soñado
que  por  tus  piedras  corría
con  mis  amigos  al  lado¡



Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
Añoranzas  2010.



El tiempo que hará...