Páginas

domingo, 27 de septiembre de 2015

EL RELOJ DE LA ALAMEDA



El  reloj  de  la  Alameda
hecho  de  hierro  de  raza,
da  fe  de  lo  que  suceda
sobre  el  suelo  de  la  plaza.
Y  a  pesar  de  su  vejez,
sigue  marcando  las  horas
tranquilo, con  sencillez
y  con  escasas  demoras.

Yo  siempre  lo  he  visto  serio,
me  recuerda  a  un  monje  austero
que  espera  en  el  monasterio
a  ejercer  de  campanero.

Dar  la  hora  es  su  misión,
pero  de  un  modo  sencillo,
sin  notas  de  un  carrillón…
mudo  como  un  pececillo.

Ha  contemplado  la  historia
de  todos  nuestros  ancestros;
y  ha  vivido  días  de  gloria
y  también  malos  momentos.

De  niños  todos  jugamos
rodeando  su  figura,
y  de  mayores  charlamos
hasta  que  era  noche  oscura.

Desde  su  base  cuadrada
surge  la  esbelta  estructura
que  remata  coronada
con  el  reloj  en  su  altura.

Álamo  sin  miedo  al  viento,
tuvo  varias  situaciones,
   y  en  todas  vivió  contento
durante  generaciones.

Incluso  se  nos  fue  un  día,
a  ejercer  de  vigilante,
      al  lugar  del  que  partía
con  dolor  el  emigrante.

Y  al  verlos  marchar  lloraba
triste  y  solo  por  las  noches,
pues  del  sitio  que  ocupaba
salían  repletos  los  coches.

Llevándose  a   juventudes
que  partían  entristecidas,
a  derrochar  sus  virtudes
en  tierras  desconocidas.

Pero  un  día  pudo  volver
hasta  su  antigua   morada,
donde  se  le  puede  ver
presidiendo  la  explanada.

Y  airoso  adorna  la  plaza
cerca  del  Ayuntamiento,
local  este  que  se  engarza
a  otros  de  gran  movimiento…
bancos,  comercios  y  bares
conviven  sobre  el  terreno
con  Centros  Municipales
y  el  Hogar  del  Nazareno.

Eres  un  símbolo  amado
de  este  pueblo  gaditano,
que  a  tus  pies  se  ha  retratado
los  retornos  de  verano. 


Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
Roma  9 – 2015



El tiempo que hará...