Páginas

jueves, 26 de noviembre de 2015

PEDRO CARRASCO MACHO "PERICO", UN DEPORTISTA EJEMPLAR



    Aquí no  se escapa nadie. Ahí sí que somos todos iguales. Por mucho que hayas destacado con hechos buenos, malos o desapercibidos en tu paso por la vida, al final nadie se queda aquí. Seguro que nos acordaremos más de los primeros, de los que lucharon y se entregaron por alguna causa que merecía la pena y no hicieron mal a nadie. Acabo de enterarme que ha fallecido Pedro Carrasco. Sí, Perico “El Conde”. Éramos de la misma quinta. Hicimos juntos la “mili”; primero, la instrucción en Cerro Muriano y después el destino en Artillería de Campo Soto. En la mili se hacen buenos amigos, pero siendo paisano la relación de amistad se hace incluso mayor que la que se tenía anteriormente en el pueblo. Con Pedro, además, había tenido siempre una mayor  cercanía motivada por nuestra común afición al fútbol. Esta afición era compartida por muchos de los chavales alcalaínos de aquella época y que era en realidad el único deporte a nuestro alcance. Los diez compañeros que formaban el equipo con Pedro podían competir y entregarse, podían tener más o menos calidad, podían ser más o menos jóvenes… pero Pedro era especial, único, inigualable. Era todo entrega, garra, constancia, pundonor, valentía, nobleza, corazón.… Era el delantero nato, el titular indiscutible, el dorsal Nº 9 de nuestro equipo y que lo fue por muchos años. El que se “echaba a cuestas” al resto del equipo y le daba ánimos en los momentos difíciles. El que gritaba en el campo, el que se enrabietaba cuando las cosas no salían, el que se dirigía al árbitro: ¡¡Ábrito, que me han hecho falta!!  En fin, el que lo vivía con absoluta pasión. Y eso que muchos entrenamientos y partidos los jugaba después de una larga jornada laboral.  Alcalá lo sabía y siempre le reconocía su esfuerzo en favor de los colores de nuestro Club.

      Le costó la misma vida tener que ir dejando el fútbol. Se resistía, pero los años pasan y es inevitable. Aunque después ha seguido interesándose por el fútbol y ha seguido la evolución de una dinastía familiar que siguió sus ejemplares pasos. No nos veíamos con mucha frecuencia, pero cuando lo hacíamos la alegría era mutua. Solía decirme: ¡Paco, estás hecho un chiquillo! y yo acostumbraba a contestarle: ¡Igual que tú, pero solo nos queda ya el flequillo!

      En su vida profesional, Pedro aplicó los mismos criterios que en su vida deportiva. Fue un trabajador incansable, un luchador que no escatimó esfuerzos para sacar a su familia adelante. Muchas veces, a lomos de su cabalgadura de dos ruedas, retando al frío, a la lluvia o al calor realizó trabajos duros y agotadores en el monte alcalaíno, en los que llegó a ser un experto. Porque él, en todo lo que hacía, quería ser el mejor y se entregaba en cuerpo y alma. Disfrutaba de su contacto con la Naturaleza y llevó siempre una vida sana. Pero, como decíamos, aquí no se escapa nadie y cuando el “Ábrito” decide pitar el final del partido, buenas ganas de protestar.

    Vaya desde estas líneas, el más sentido pesar a su familia al igual que al deporte alcalaíno de quien Pedro Carrasco Macho “Perico” fue un referente y ejemplo. Descanse en paz.

                                                                                                                      



Paco Gil García. 26/11/2.015.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

He sentido un profundo pesar y una gran tristeza al leer esta triste noticia. Descanse en paz perico "el Higereta" (dicho con mucho cariño) como le deciamos los que jugábamos y echábamos buenos ratos en el antiguo prado. Siempre le admire como deportista y puedo asegurar que fue un autentico espejo en el que mirarse

El tiempo que hará...