Páginas

martes, 12 de julio de 2016

RECUERDOS




R  E  C  U  E  R  D  O  S


En  la  vida  hay  un  momento
que  tienes  que  repasar,
como  en  las  hojas  de  un  cuento,
cosas  que  el   tiempo  al  pasar
dejó  como  sedimento.

Recuerdos  que  regresaban
como  ráfagas  de  viento;
sobre  amores  que  acababan,
llorando  pena  y  lamento…
cuando  apenas  empezaban.

¿Qué  persona  en  esta  vida,
no  sufrió  desilusión,
si  alguna   flecha  perdida
le  traspasó  el  corazón…
y  dejó  sólo  la  herida?.

Yo  me  tuve  que  marchar
dejando  lo  que  quería,
sin  podérmelo  llevar,
¡qué  pena  negra  la  mía
cuánto  tuve  que  olvidar!.

Dejé  bien  niño  mi  hogar,
a  mi  pueblo  y  mis  amigos
y  amores  que  al  empezar,
fueron  sufridos  testigos
de  mi  tristeza  al  marchar.   
 
Y  llegué  a  una  tierra  extraña,
lejana  y  desconocida,
que  me  pareció  otra  España,
por  lo  poco  parecida
al  Cádiz  de  mis  entrañas.

En  la  maleta  he  guardado
con  mimo,  toda  la  historia
de  la  vida  que  he  pasado:
cartas,  fotos . . . la  memoria
de  todo  aquello  que  he  amado.

Tan  lejos  y  solitario,
intenté  en  vano  olvidarme
del  pueblo  y  del  Santuario;
y  de  tu  boca  al  besarme…
junto  a  la  reja  del  patio.

Viví  con  la  “soledad”.
Sólo,  caminé  conmigo.
Y  os  prometo  de  verdad,
que  el  vivir  tal  como  digo
es  vivir  en  la  orfandad.

Cama,  mesilla,  ropero
y  una  mesa  de  caoba…
sobre  la  mesa  un  florero…
son  los  muebles  de  la  alcoba
donde  vivo,  pienso  y  muero.

En  el  florero  una  rosa,
que  al  llegar  la  primavera,
una  mano  cariñosa,
como  si  mi  madre  fuera,
me  repone  generosa.

Y  así  pasaron  mis  días,
entre  libros  y  cuadernos,
pensando  en  las  cosas  mías …
rumiando  sueños  eternos …
que  jamás  conseguiría.

La  vida  me  fue  enseñando
a  entender  a  mis  vecinos
  y  a  sus  cosas  valorando …
yo  les   mostré  mis  caminos,
y  el  respeto  fue  cuajando.

Cuando  quieres  mejorar
con  ahínco  y  sin  descanso
empiezas  a  trabajar,
y  el  tiempo  pasa  volando,
si  es que  buscas  progresar.

Y  un  día  llega  esa  persona
llena  de  amor  y  ternura,
esa  reina  sin  corona,
con  quien  tienes  la  criatura,
que  reina  desde  su  trona.

El  tiempo  sigue  pasando…
y  eres  ya  casi  un  anciano,
pero  vives  recordando
a  tu  rincón  gaditano…
con  el  que  sigues  soñando.

Con  el  soñé  cuando  estaba
viviendo  en  el  internado,  
y  más  tarde  lo  soñaba
cuando  a  cualquier  otro  lado
el  destino  me  llevaba.

Años  sin  mirar  su  cielo,
buscando  tu  azul  hermoso 
por  el  aire  y  en  el  suelo
de  cualquier  lugar  vistoso…
que  sirviera  de  consuelo.    

La  distancia  se  alargaba
cuando  pensaba  en  mi  tierra;
¡ qué  lejana  me  quedaba
la  mirada  de  mi  sierra…
mi  verde  sierra  arbolada !.

Para  volver  le  rogaba
a  mi   Patrona  bendita
que  del  cuello  me  colgaba,
desde  niño,  que  a  la  ermita,
con  mi  madre  me  acercaba.

Tardé  mucho  en  regresar,
y  bendigo  a  aquel  amigo
que  me  hizo  reencontrar,
todo  el  cariño que,  os  digo,
guardé    por  este  lugar.
 
Cuando  volví  aquel  verano…
ya  mi  niña  caminaba
cogidita  de  mi  mano.



Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera. 2016      

1 comentarios:

Diego dijo...

GRACIAS PACO POR HACERME RECORDA ESAS VIVENCIA QUE EL TIENPO NUNCA BORRARA.

DIEGO DESDE SANTPEDOR

El tiempo que hará...