Páginas

domingo, 31 de octubre de 2010

EVOCACIONES ALCALAÍNAS

56.- “POR LAS VIEJAS CALLES DE ALCALÁ” (IV)

Distrito IV, “La Victoria”.-

Con este IV Distrito, damos por terminado el recorrido por las viejas calles de Alcalá. No obstante, algún día volveremos a pasear por los novísimos barrios de San Antonio y del Lario, en sus últimas prolongaciones. Sánchez del Arco llamó a este distrito “La Victoria”. Nuestros paisanos Gabriel e Ismael Almagro Montes de Oca han hecho un formidable estudio del convento y del templo de la Victoria. Y Jaime Guerra Martínez lo ha documentado minuciosamente con los diferentes trabajos y referencias que a través de su historia se han hecho.

El Distrito de la Victoria está situado al sureste de la Ciudad y recibía el nombre del convento de los Mínimos. Constaba de 7 calles, 3 plazas, 3 barrios y 2 callejones. En realidad, era uno de los cuarteles de mayor densidad de población, porque sus calles eran largas y sus barrios anchos. Por eso constaba de pocas calles. Es la parte más cómoda de la ciudad y de más espacios abiertos. Su centro es indiscutible, la Alameda.

Ahí mismo, cerca del Ayuntamiento, está la iglesia de San Francisco, al que todo el mundo llama “La Victoria”, ya que era el templo del convento de los frailes mínimos o victorios. Esos frailes llegaron a Alcalá en el siglo XVII y parece que la iglesia estaba terminada en 1683. Una de las imágenes más familiares para mí, cuando fui monaguillo de La Victoria, era el Jesús Nazareno, una bella escultura de la Semana Santa alcalaína, hecha por el gran imaginero José Montes de Oca.

La presencia de los frailes victorios en Alcalá y la iglesia de la Victoria se deben al duque de Medinaceli, don Juan de la Cerda y Enríquez de Ribera, que era también duque de Alcalá, de Segorbe, de Cardona y de Lerma, aparte, además, de conde de El Puerto de Santa María. Al morir su padre en 1671, el rey Carlos II le confió la capitanía general del Mar Océano, cuya Armada tenía su sede en El Puerto. Pero en 1679 hubo de dejar El Puerto para ir a Madrid, adonde lo llamó el monarca a fin de que se hiciera cargo del Gobierno, como presidente del Consejo, una vez producida la muerte del hermano bastardo del rey, Juan José de Austria.

Calles y plazas del distrito.-

Vera-Cruz (Plaza Alameda de la).- Como se suele hacer en Andalucía, el nombre se apocopaba por economía del lenguaje y se decía “Alameda de la Cruz”. Tenía una longitud de 65 metros de longitud por 14 metros de ancho; es decir, una explanada de 910 metros cuadrados. A excepción de La Victoria y del Ayuntamiento, no cuenta con edificios destacados, pero las principales calles del centro parten de aquí.

Río Verde (Calle de).- Es la que baja desde la entrada de la calle Real hasta la Playa. Anteriormente constituía la entrada de la ciudad. Ahora lo sigue siendo, pero hay otros accesos por la afluencia de tráfico, que hace que se facilite el acceso principal al corazón de la ciudad. En la calle se sitúa el “Centro de Educación de Adultos”, una de las creaciones culturales más importantes de la democracia. En mis tiempos, la calle acogía la panadería de Agustín Pérez, la fábrica de la Luz y el Cine.

Tizones (Calle).- Transcurre por detrás de la Victoria y del Ayuntamiento actual y, anteriormente, se llamó “Segunda de Río Verde”. El nombre responde a los hermanos Tizones, alcalaínos que lucharon por España en Cuba. Hoy ostenta el nombre de José Tizón. Una bocana con su arco constituye el pasaje que une la Alameda con el Arroyo.

Lerma (Calle).- Se llama actualmente Lepanto y es un tramo que une la calle Real con Río Verde. Lo de Lerma debe responder a uno de los ducados que ostentaban los Medinaceli, junto con los de Alcalá, Segorbe y Cardona. Lerma es un municipio de la provincia y diócesis de Burgos.

Sánchez Flores (Barrio de).- Comprende una serie de casas reconstruidas y reformadas por don Manuel Sánchez Flores. Uno de sus tramos se llama Maura, en memoria del estadista y ministro español del siglo XIX, que no consiguió la autonomía para Cuba. El nombre responde, por tanto, al protagonista de la reconstrucción y reforma de la calle.

La Peñuela (Barrio de la).- Comprende el Callejón de la Herrada, el transversal que sale de éste a la calle del Arroyo, toda la calle del Río Verde y desemboca en la escalerilla que pega al corral del exconvento de la Victoria. El nombre deriva “de peña” o peña pequeña. Varios cortijos de la provincia llevan el nombre de “La Peñuela”.

Arroyo (Calle del).- Comienza en el Barrio de la Peñuela y acaba en la Alameda de la Cruz. El topónimo originario responde a uno de los tantos nombres que la orografía del terreno imponía. Une el Altillo Bajo con la calle José Tizón.

Angostura (Callejón de la).- El nombre ya nos dice la razón de su denominación, es decir, la estrechez de una calle o angostura. Callejones estrechos hay muchos en Alcalá, como corresponde a una población donde vivieron los árabes casi siete siglos.

Altillo (Callejón del).- Es un callejón que sale de la calle de Los Pozos y llega a la calle del Arroyo. Tiene el apellido de “Bajo” para distinguirlo de otro “Altillo Alto” que debió existir en el entorno.

Alameda Vieja (Parque de la).- Es la primitiva Alameda que estuvo en el lugar que ocupaba el edificio del Colegio Juan Armario, al final de la Calle Los Pozos. Es anterior al Parque Galán Caballero.

Legorburo (Plazuela de).- Con este nombre se conoció la zona intermedia entre San Sebastián y la Plaza del Hambre.

San Sebastián (Barrio de).- Es el situado entre la calle Los Pozos y La Veredilla. Es frecuente en los pueblos andaluces encontrar una calle o un barrio dedicado a San Sebastián. Es un santo francés, pero reconocido como abogado contra la epidemia de la peste, tan frecuente en los siglos XVI y XVII.

Los Pozos (Calle de).- La calle de Los Pozos es una de las más emblemáticas de la ciudad. Transcurre desde el Ayuntamiento, en la Pl. de la Cruz, hasta La Telefónica, cerca de la carretera Alcalá-Paterna y Alcalá-Puerto Galis.

Salada (Calle de la).- El nombre lo recibe de la célebre fuente romana que se encuentra hacia la mitad de la calle, siendo la salida principal de los arrieros y agricultores que aprovechaban para dar de beber a las caballerías. Actualmente se le da también el nombre de “Nuestra Señora de los Santos”, pues hacia mediados de la calle, hay una capilla dedicada a la patrona. Esta calzada sale de la Alameda de la Cruz y baja hasta el Prado.

Contrabandista (Calle).- Posiblemente el nombre se deba a la ruta que seguían los contrabandistas desde Gibraltar hasta Jerez. Quedaba casi a las afueras de la ciudad, cerca de las entradas más escondidas y menos frecuentadas. El contrabando estaba tan arraigado en los pueblos serranos que le dedicaban una calle.

Los espacios y calles modernas las trataremos en otra ocasión, para no hacer excesiva esta evocación. Sin duda, existen nuevos topónimos dentro y fuera de la población actual de Alcalá y deben constar en su nomenclátor.

JUAN LEIVA

El tiempo que hará...