Páginas

viernes, 7 de enero de 2011

DE SAN FRANCISCO DE PAULA EN ALCALÁ A SAN JOSÉ EN LA LINEA

El Grupo Joven Perdón y Salud de la Hermandad de San Pedro de la Línea de la Concepción, ha montado su tradicional Belén. Para hacer de San José han utilizado la imagen titular del antiguo Convento de los Mínimos de Alcalá de los Gazules, que se encuentra en un altar de la Iglesia de la Victoria. Esa es la razón por la que San Francisco de Paula no ha estado en su altar en estas Navidades.
El Belén puede verse en www.grupojovenperdnysalud.blogspot.com de donde se ha utilizado la foto que aparece.

4 comentarios:

Andrés dijo...

Un escrito publicado en este blog, titulado "La iglesia-convento de la Victoria", de Gabriel Almagro Montes de Oca, Ismael Almagro Montes de Oca y Jaime Guerra Martínez, dice, entre otros, lo siguiente: "En el otro brazo del crucero, en el del Evangelio, se encuentra el retablo del fundador de la Orden de los Mínimos, San Francisco de Paula, y si el altar en sí reviste cierto interés, lo verdaderamente destacable es la imagen del Santo, de candelero para vestir con un rostro y unas manos muy bien ejecutadas y de considerable mérito artístico"

Anónimo dijo...

Muy bien por prestar la imagen a otra parroquia para el montaje del Belén y para eso el padre Marcos es el párroco y presta la imagen

Anónimo dijo...

Soy el Padre Paco tengo que decirle que gracias a la generosidad del párroco de Alcalá y el visto bueno del vicario general la imagen de San Francisco puedo estar por tercer año consecutivo en la Parroquia de San Pedro y formar parte del Belén.

No entiendo por tanto su noticia en el blog. Sólo la explico desde su intención de hacerle daño a la parroquia y al párroco. Me extraña en Ud siendo "un hombre de Iglesia" como ha presumido en sus intervenciones constantes y el día que tuve el gusto de conocerlo.

Que Dios le bendiga y le ayude a ser más de Iglesia.

P. Francisco de Jesús Núñez

Andrés dijo...

Querido Padre Paco: Leo con mucho pesar su correo que, por más que lo intento, no lo entiendo. Yo me he limitado a dar una noticia en el blog, que me ha sido enviada por un alcalaíno que la ha leído. Me gustaría, no obstante, que me indicara qué expresión, qué texto, qué comentario es el que ha desatado su enfado, no solo para retirarla, sino para hacerlo con un comentario rectificativo. Me duele que en el corazón de un sacerdote como usted, en vez de reinar el amor, la concordia, el perdón, la fraternidad, sean otros los sentimientos que le embargan y pueda manifestar sin rubor que "un hombre de iglesia como yo, como así lo presumo en mis intervenciones" (según su expresión literal, que no se de donde la ha sacado y donde me ha oido presumir o decir siquiera que yo soy un hombre de iglesia) tenga la intención de hacer daño a la Parroquia y al Párroco.
Querido Padre Paco, me está haciendo una acusación muy grave, carente de verdad y de cualquier prueba. Yo puedo haberme equivocado si, efectivamente (y usted me lo hace ver indicándome aquellas expresiones que no sean ni ciertas ni correctas) he hecho las cosas mal en el blog, pero ni su acusación, ni su tono inamistoso son propios de un sacerdote cuya primera premisa, lo dicen los mandamientos, es amar a Dios, "y al prójimo como a sí mismo". Yo soy su prójimo, padre Paco, yo soy pecador, estoy lleno de defectos, me puedo equivocar, pero lo que espero de los sacerdotes de mi iglesia católica es su afecto, su perdón, su misericordia. A la oveja descarriada (suponiendo que yo lo fuera)no se le puede azotar, porque huirá y no volverá nunca más, y así no fue ni como lo hizo ni como lo predicó Jesucristo.Hay que volver a traerla al redil, porque ese es el mandamiento principal que todo sacerdote debe tener presente. "Apacienta mi rebaño" es la orden. No quiera ver, por favor, intenciones ocultas donde no hay más que una noticia que nos llena de orgullo a todos los alcalaínos y es que una imagen centenaria de nuestra Iglesia pueda estar presente en un Belén de un pueblo vecino. Y como alcalaíno me siento orgulloso. Pero, por favor, no me persiga por ello, no me condene por ello, no me acuse de lo que no soy y de lo que no hago. Por favor se lo pido. Si he faltado, deme su perdón. Deme su cariño. Vuélvame al redil. Soy un pobre pecador y soy consciente de ello, pero no soy un asesino de párrocos y de parroquias. Aunque no lo crea amo a mi parroquia y amo a mi párroco, a los cuales durante mucho tiempo, he dado muchas pruebas de ello. Por favor, donde haya odio ponga usted amor, donde haya discrepancia, ponga entendimiento, donde haya desencuentros ponga usted comprensión. Y ayúdeme, ayúdeme siempre.
Le reitero que nada más lejos de mi intención que dañar de manera ninguna ni a mi parroquia ni a mi párroco, a los que, le repito, amo y respeto. Y le reitero me perdone si en algo fallé. Y le agradecería me indique en qué fallé para corregirme.
Siempre contará con mi afecto y yo espero contar con el suyo.
Un afectuoso saludo

El tiempo que hará...