Páginas

viernes, 28 de diciembre de 2012

ANÁLISIS DEL DOMINGO



“SI NO OS HACÉIS COMO NIÑOS”

Las fiestas navideñas parecen creadas para los pequeños, para los inocentes y para cierto grupo de enfermos. Alguien lo dijo: “Si no os hacéis pequeños como niños, no entraréis en el reino.” Yo recuerdo a muchas personas de mi pueblo a los que todos queríamos por su inocencia y sencillez…Y, entre los enfermos, a un hermano mío que era un hombre jovial, de humor y trabajador incansable. Un día salió por tabaco y no sabía volver a casa. Todos quedamos alarmados, pero el médico dijo que era debido a la enfermedad de Altzhéimer. La soportó varios años, pero la demencia siguió su curso sin freno, asistido por sus seres más queridos. Después de cierto tiempo, murió como un niño, contrariado y sin saber lo que le pasaba.

Otra hermana, tras más de quince años con la enfermedad, vive como una niña a la que la razón la ha abandonado y la ha dejado desvalida. Cuando voy a verla, me vienen a la mente aquellas palabras: “Si no os volvéis como niños...” Y me dan ganas de protestar y de hacer una revolución ante un padecimiento injusto y aparentemente inútil. En un principio, nadie, excepto los familiares, sabían lo que era descubrir a un ser querido que confunde a las personas, a las actividades y a los objetos que le rodean. Olvidaba las referencias más entrañables, se irritaba ante fantasmas que nadie veía, agredía a los seres más cercanos, cambiaba de humor sin motivo, trastornaba el lenguaje caprichosamente y se fue convirtiendo en algo parecido a un vegetal. Después, el althzéimer se ha ocultado tras el amor de su marido, de sus hijos y  de sus cuidadores.
 
Durante el año 2012, se han celebrado muchos actos y actividades en favor de las personas enfermas de Althéimer. En un mundo de descubrimientos como el nuestro, en pleno siglo XXI, la enfermedad parece fuera de lugar y de época. Y, sin embargo, apenas hace un siglo que fue descubierta (1901). En poco tiempo, se han multiplicado de forma alarmante los enfermos, los centros de acogida y las residencias. Gracias a ellos, se ha paliado el enorme trastorno que había caído sobre sus familias.

Los descubridores de la enfermedad fueron dos médicos alemanes: el siquiatra Emil Kraepelin, y el neurólogo Alois Alzheimer. Kraepelin le dio el nombre de su compañero a la enfermedad, como reconocimiento al esfuerzo por definirla  y buscarle remedios. Entre 10 y 15 pacientes cada mil personas, son enfermos de althéimer. La causa permanece desconocida, aunque  suelen asociarla a una enfermedad neurodegenerativa, con una duración media de 10 años. Los síntomas son la predemencia o leves dificultades cognitivas; la pérdida de memoria; la demencia moderada ante tareas complejas y la demencia con pérdida de la movilidad, incapacidad de alimentarse por sí misma, incontinencia y úlceras por las posturas obligadas.

Ahora, en el ocaso de la enfermedad, voy a ver a mi hermana y no puede hablar, le tomo la mano y la noto fláccida, le doy un beso y no reacciona. No puedo llamar su atención. No le encuentro razón a la enfermedad, pero cuando la veo jugar con un muñeco de goma, recuerdo aquellas personas que seguían a Jesús y le pedían ayuda. Y él contestaba: “Si no os hacéis pequeños como niños, no entraréis en el reino”. Pues estoy convencido de que todos ellos están ya asegurados. De los prohombres y soberbios no sé nada.


JUAN LEIVA
                                                                                                                 



El tiempo que hará...