Páginas

viernes, 21 de diciembre de 2012

ENCUENTRO EN EL POZO DE ARRIBA - ALCALÁ DE LOS GAZULES



E N C U E N T R O    E N    E L    P O Z O


Fue  en  el  Pozo  de  Arriba  nuestro  encuentro,
con  el  agua  corriendo  lentamente,
perdiéndose  entre  piedras  tierra  adentro
regando  raíces  duras  y  simiente.

El  chorrillo  del  pozo  en  armonía
con  el   denso  silencio  omnipresente,
formaba  un  dúo  a  compás  por  alegrías,
con  el  ritmo  del   corazón  ardiente.

Tirititran,  susurra  el  agua  pura,
tran  tran, canta  mi  músculo  amoroso,
anhelando  que  surja  tu  figura,
mensajera  del  duende  misterioso.

Los  pinos  y   alcornoques   compañeros
 del  lentisco  y  el  chaparro  verde  oscuro,
bailarán  con  estilo  y  con  salero,
grabando  tu  silueta  sobre  el  muro.

Llegaste  amor  y  me  miro  en  tus  ojos
-mientras  el  agua  insiste  con  su  cante-
y  noto  en  tu  mirada  ese  sonrojo
alumbrando  tu  rostro  deslumbrante.

Tu   cuerpo  hecho  de  junco  y   jaramago,
  dibujando  en  el  aire  una  guitarra,
me  produce  en  el  pecho  el  mismo  estrago
que  la  herida  profunda  de  una  garra.
             

Sentado  en  el  poyete  y  con  tu  risa
sonando  cantarina  en  el  paraje,
roza  tu  cara  una  fresquita  brisa
que  la  sierra  derrama  en  el  paisaje.

Bella  cara  de  virgen  gaditana,
y  esa  gracia  de  eterna  compañera,
junto  a  tu  cuerpo  de  venus  serrana
ungido  de  jazmín, romero  y  cera.

Los  recuerdos  de  ayer  y  de  otros  días
en  los  que  el  sol  brilló  guiñando  al  viento,
llenaron  nuestra  encuentro  de  alegrías,
y   de   besos  dados  con  sentimiento.

De  estos  besos  y  charlas  es  el  pozo,
nuestro  amigo  discreto  y   confidente,
conoce  nuestro  amor  y  nuestro  gozo
y   sabe  lo  que  bulle  en  nuestra  mente.

Ufano  está, contento  y  presumiendo
a  otros  pozos  cercanos  al  lugar,
que  su  fresco  recinto  está  sirviendo
de  Cupido  al  verbo  subyugar.

Un  día  dirá  una  loza  en  esta  fuente:
“Este  bello  rincón  moro  el  pasado,
con  la  luz  y  la  magia  de  su  ambiente,     
hechizó  a  un  poeta  enamorado“.



Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
Roma  12-12-12    

El tiempo que hará...