Páginas

domingo, 27 de enero de 2013

ANÁLISIS DEL DOMINGO - MÁSCARAS DEL CARNAVAL





Ya suenan los carnavales y las carnestolendas. Ya están ahí las máscaras del año con sus atuendos. Febrero se viste de antifaces externos, de rostros falsos, de seudofaces estafadoras… Parodian a los que se destacaron durante el año para bien o para mal. Aparecen rostros alegres, tristes, bellos, horribles, indiferentes, cursis, ridículos, pobres, ricos… Cada año cambian las máscaras por unos días y se abandonan las parodias para el resto del año.

Sin embargo, detrás de cada máscara, hay rostros impasibles, escondidos, inmutables, porque saben que ellos no son las máscaras. Sus verdaderos rostros sólo los conocen sus dioses, sus padres, sus familiares, sus amigos…No sonríen, ni lloran, ni gesticulan, ni engañan, porque todos sabemos que es una parodia. Engañamos durante el año, cuando vamos cambiando de rostro, según nos sopla el alma, según va nuestro soporte, según nos trata la vida.

Cuando los carnavaleros pasan ante un escaparate o ante un espejo, no se resisten a mirarse y dicen hacia sus adentros: “Vaya antifaz que me he colocado este año; ¿Es verdad o es mentira?” E inmediatamente pasan de la seriedad. Porque ya lo decían los romanos: “La verdad es amarga” (Veritas amara este). Muchas de las máscaras, no obstante, quedan impresas para mucho tiempo en las fotografías. Pero ninguna es la reproducción exacta del rostro que va detrás.

El carnaval nos enseña a buscar en las personas la fisonomía interior, la sicología escondida, la bondad discreta, la gente buena. Afortunadamente, en el mundo hay más gente buena que mala. Pero la mala llama más la atención y sale en los papeles, de forma que detectamos más la maldad que la bondad. Los niños se hacen amigos inmediatamente porque son buenos; afortunadamente, no han tenido tiempo de colocarse la máscara de la maldad.

Los carnavales van llegando a todas las ciudades, a todos los pueblos, a todas las aldeas. Se diría que nadie quiere renunciar a vivir unos días de libertad, a prescindir de los atuendos en serie, a romper los horarios marcados, a reírse de las instituciones establecidas, a no temer a nadie, ni siquiera al ridículo. Los que gozan más de los carnavales son los niños, los adolescentes y los jóvenes. Los mayores gozamos viendo a los jóvenes gozar.

Alguna vez en los carnavales hemos visto aflorar la maldad tras las máscaras. No es lo normal, pero se han dado casos desgraciados. Recuerdo, hace unos años, la muerte de un joven de El Puerto de Santa María asesinado  en los carnavales de Cádiz, allá por la Punta de San Felipe, tras una discusión banal e inmotivada. Es la excepción miserable de la que no nos libra ni el carnaval. Pero la madre del joven asesinado tuvo  la grandeza de perdonar al asesino de su hijo y borrar con lágrimas la sangre derramada. Y brilló el verdadero rostro, el de la nobleza, el del amor y el de la misericordia.
                                                                                                                   JUAN LEIVA





El tiempo que hará...