Páginas

domingo, 24 de febrero de 2013

LA VIRGEN Y EL CABALLO



No hay Romería sin caballo ni caballo que se precie de no haber podido asistir, al menos una vez en su vida, a cualquiera de nuestras innumerables romerías andaluzas. El caballo es a la romería lo que la sal es a la cocina. No es que las dos vayan indisolublemente unidas, pero sí que en ambas ocasiones se complementan y perfeccionan. El caballo le da a la Romería prestancia, empaque, lustre, brillo, esplendor. Creo recordar algo así como que el Rey Fernando III el Santo llevaba en la montura de su caballo una imagen de la Virgen.
En nuestras romerías, no hay estampa más bella y más andaluza que una pareja, bien vestida y engalanada, montada a caballo. El jinete en traje corto y la acompañante en traje de gitana. No habrá en el mundo algo similar. Gallardía, dominio de la cabalgadura; colorido, elegancia, belleza, gracia y simpatía en la dama que la acompaña. Somos así y nadie nos podrá quitar esto, ni desterrarlo, ni olvidarlo. Al revés tal vez sí; nos podrán imitar, desde un francés hasta un japonés; pero, ya se sabe, nunca lo imitado fue igual a lo auténtico, ¿Tú concibes a un inglés bailando sevillanas o a un alemán haciendo un paseillo torero? Podrán tener el mismo valor, pero para eso hace falta otra cosa. Es distinción, apostura, salero, etc., y para ser romero, cabalgando un caballo, igual. Ya lo dijo el famoso político gallego Manuel Fraga: “España es diferente”, y es esa diferencia la que marca esa personalidad nuestra, que no se hereda, sino que se nace con ella. Ellos, los otros, podrán cantar mejor, o no, la ópera, por ejemplo, pero no poseerán ese “pellizco” que tiene nuestro cante flamenco. Podrán fabricar mejores coches pero no tirarse al ruedo en un simple tentadero; podrán tener mejores cervezas pero no obtener mejores vinos, que es lo típicamente nuestro; podrán disponer de mejores caballos percherones pero no caballos que bailan ni toros bravos.
El caballo ensalza a la Virgen en su procesión campera y la Virgen, seguramente, bendecirá al caballo con su presencia. Ambos dan y ambos reciben.
                                      Caballo para el Rocío,
                                      caballo para los Santos,
                                      caballo, casta y tronío,
                                      caballo orgullo de tantos.
         Como se ve, no hay Romería a la que no asistan caballos a lo largo y ancho de nuestra sin par Andalucía.
         Pero como toda regla tiene su excepción, como se dice, hace veintidós años, en la Romería de los Santos no asistió ni un solo caballo. Y hubo sus motivos. Fue el año 1991. Unos meses antes sobrevino una enfermedad animal llamada “la peste equina” y ordenaron que se inmovilizara toda la ganadería caballar. Y así fue. Y la Romería se resintió con su ausencia. Y los jinetes sufrieron con no poder asistir como de costumbre. Y la romería se vería mermada en su lucimiento. Y aquel año no habría reverencias en la Cruz ante la Virgen. Y cada caballo, en su establo “añoraría” aquella mañana otros años anteriores en su desfile procesional.
         Yo me pongo en ese lugar y momento y establezco con el caballo este imaginario, sincero, singular y sentimental diálogo con cada cabalgadura. Y por si el caballo puede llegar a entenderlo, yo le digo, muy a mi pesar, estas sentidas estrofas.
                                               Hoy tú no puedes venir
                                               conmigo de Romería,
                                               siento lo que vas a oír,
                                               no puede ser todavía.
                                               Otro año para esperar,
                                               ¿comprendes lo que te hablo?
                                               te debes de conformar
                                               con la cuadra o el establo.
                                               Una absurda enfermedad
                                               llamada la peste equina
                                               te privó de libertad,
                                               que es para ti la ruina.
                                               Recuerda el año anterior
                                               qué triunfal fue tu asistencia,
                                               eras el dueño y señor
                                               de toda la concurrencia.
                                               ¡Cómo tus patas bailaban!
                                               ¡Qué gentil tu galanura!
                                               ¡Con qué envidia te miraban
                                               por tu porte y tu hechura!
                                               En tu grupa una moza
                                               paseaste con orgullo,
                                               la gitana más hermosa,
                                               el mejor andar ...el tuyo.
                                               Me di cuenta, ¡qué alegría!
                                               al saludar en la Cruz,
                                               que la Virgen sonreía
                                               cuando te inclinaste tú.
                                               Si tú quieres, mi caballo,
                                               como compañero mío,
                                               a Jerez irás en Mayo,
                                               luego al Puerto y al Rocío.
                                               En Abril, para Sevilla,
                                               siempre de aquí para allá;
                                               Sanlúcar, la manzanilla,
                                               y en Septiembre, en Alcalá.
                                               Ya de tus ojos brotaron
                                               lágrimas de caramelo,
                                               por su cara resbalaron
                                               yendo a regar el suelo.
                                               Yo te quiero consolar
                                               y hasta darte un abrazo,
                                               tú volverás a triunfar,
                                               te pongo un año de plazo.
                                               Mas, hoy no puedes venir
                                               conmigo de Romería,
                                               sé ...que lo vas a sentir,
                                               mañana ...será otro día.


José Arjona Atienza
Alcalá, 12 de Febrero de 2013

El tiempo que hará...