Páginas

lunes, 11 de marzo de 2013

NUESTRA CRISIS



El mundo está en crisis, Europa padece con la crisis, España sufre de la crisis y a nuestro pueblo se le nota la crisis. Y también a nuestros bolsillos. No podría ser menos. Alcalá no podía escaparse de esa negra nube que envuelve a todo el globo como si fuera un peligroso Chernobil gigantesco.
En el diccionario de la Real Academia de la Lengua, al hablar de crisis, en el apartado económico dice: “Anormalidades que se producen en las relaciones, determinando una serie de trastornos económicos, sociales y políticos.” Como podréis deducir fácilmente no puedo hablar de la crisis internacional ni siquiera nacional por no tener base para ello. No soy economista, ni psicólogo, ni sociólogo. Solo soy un ciudadano, uno de tantos, que ve, observa y aprende. También sufre. Por lo tanto no debo hablar de crisis, solo limitándome, en todo caso, a la crisis de nuestro pueblo, a la angustia de Alcalá. Alcalá, pues, se puede decir, que está en situación de cierto riesgo.
En la terminología médica, también se habla de ella, hay crisis en el enfermo cuando le sobreviene un cambio, generalmente grave, en el estado de su salud. Pero de esa crisis no hablamos ahora tampoco, ni nos interesa ni, mucho menos, la entendemos. Pero la saco a colación, para que, por comparación con ella, podamos comprenderla un poco mejor ésta, o sea, la económica. Pero hablar de economía es muy difícil, es la pescadilla que se muerde la cola. En mis tiempos oía decir que hay dos cosas sumamente difíciles y complicadas, como son la economía y la música, entendidas, naturalmente en su más alto grado, es decir la alta economía internacional y la música clásica de Mozart, Schubert, Beethoven,...etc.
Económicamente hablando, si no trabajas no hay dinero, si éste no existe no puedes comprar, si no compras no se consumen productos, si no se consumen, no pueden seguir produciéndose y, de este modo se cierran industrias, grandes fábricas, áreas comerciales y tiendas, por lo que sobran trabajadores y los expulsan, y al hundirse y venirse abajo todo este tinglado, los despidos sobrevienen y ya no hay trabajo, con lo que empezamos de nuevo la rueda del infortunio; y así vemos las grúas de las construcciones quietas y paralizadas y no se toca ni un solo ladrillo.
Al trabajador alcalaíno le ha sucedido algo parecido; fue despedido de la obra por quedar inmovilizada, o porque la tienda se cerró, etc., va a unas pruebas de selección para un trabajo y había cien aspirantes por cada puesto, visita con frecuencia el INEM y tal vez le digan, como titulaba Mariano José de Larra en uno de sus artículos: “VUELVA USTED MAÑANA”. Alcalá necesita trabajo, dinero que pueda fluir de mano en mano, que se pueda comprar con desahogo y alegría. Hay también hipotecas que se concedieron con demasiada facilidad también, y ahora no se pueden pagar porque sin ingresos económicos en la casa, resulta excesivo su peso.
Con tales motivos hay necesidades en el pueblo, habrá, tal vez, también quien pase hambre, que tengan falta de ropa, de calzado...etc. Ciertos organismos, como Cáritas, se verán desbordados para cubrir tanta penuria. Aquí no hay comedores para ambulantes y que algunos puedan tomar un plato caliente al día. Supongo que Alcalá tendrá las mismas o parecidas necesidades de Cádiz donde sí funciona esto. Pero también existirá el pobrecito humilde y callado que no dará a conocer ni sus faltas ni sus carencias.
En Alcalá se llega a la situación en la actualidad, que muchas familias, en muchas casas, prescinden de la corriente eléctrica para calentarse, como estufa en la mesa camilla, y se está recurriendo al picón que se usaba hace medio siglo.
Otro dato no menos importante, es la cantidad de robos que se están produciendo en domicilios y establecimientos, incrementándose llamativamente.
Debemos tener por tanto siempre y más ahora la mano abierta y el corazón receptivo para cubrir, en parte, las consecuencias de la crisis que nos atosigan y nos agobian. El día en que haya desaparecido esa palabra maldita de nuestro vocabulario y de nuestras conversaciones, será cuando empezaremos a ver el final del túnel, porque, como se dice “el sol sale para todos” y entonces nos vendrá la luz y la alegría.
No deberemos hablar tanto de la crisis, puede ser nefasto; es un producto maligno que ha nacido sin que nadie lo sembrara cual hongo pernicioso. La crisis es tuya, mía y de todos. Y habremos de hacer un esfuerzo entre todos para salir de este negro túnel. Privarnos de algo o de mucho. Necesitamos altruismo, hermandad, generosidad. Y puede ser que así salgamos de ella. Esperemos.
La crisis es tumor maligno
que se nos metió en el pecho,
dejando al mundo maltrecho
de lo cual no me resigno.

Es infame, es indigno,
es de la vida un desecho
para entrar por derecho,
y es de este tiempo el signo.

Le fastidia al alto y bajo,
al de pueblo y capital
y azota como un vergajo.

Es un algo fantasmal
y ya está bien tanta broma
que actúe como carcoma

           

José Arjona Atienza
Alcalá, marzo de 2013

El tiempo que hará...