Páginas

martes, 19 de marzo de 2013

¿SUERTE O BUENA SUERTE?



Conviene diferenciar entonces dos conceptos: suerte, por un lado, y buena suerte por el otro.
La “suerte”, entendida tal como nos la presenta las definiciones al uso, tiene mucho que ver con el azar. Por tanto, no es controlable ni reproducible por la voluntad humana. Caprichosa y efímera, su aparición puede ser favorable, pero en cualquier caso su presencia es ocasional y no dura para siempre.
No está de más recordar que la amplísima mayoría de las personas que han obtenido un gran premio en juegos de azar han perdido todo lo ganado al cabo de un lapso entre cuatro y siete años, y además, su red de afectos ha salido gravemente dañada, debido a problemas derivados de la falta de previsión, a la escasez de preparación para gestionar la fortuna, al despilfarro o a la vanidad.
Por otro lado, la buena suerte, dicen aquellos que consideran tenerla, la crea uno mismo: uno es la causa de su buena suerte. Quizás lo que ocurre es que a menudo parecemos olvidar los buenos principios vinculados al sentido común, que conocían bien nuestros abuelos y abuelas, pero que por ser obvios, son olvidados.
Es decir, yo diría que cada uno de nosotros disponemos de una serie de valores, llamados valores humanos, como son: honradez, lealtad, sencillez, humildad, etc.,etc., que en la sociedad de hoy no solemos valorar, hoy se le pone mas atención a los valores que cotizan en Bolsa.
Espero que vosotros que sois el futuro, sepáis apreciar esos valores humanos que tiene cada uno de vuestros compañeros con los cuales compartís el día a día y al mismo tiempo ir fomentando esos valores para que no se materialice más las siguientes generaciones de lo que estamos hoy en día.
Cuenta la historia que Thomas Alva Edison realizó más de mil ensayos antes de crear la que fuera la primera lámpara incandescente. En cierta ocasión, uno de sus colaboradores le dijo: “Señor, disculpe mi pregunta, pero… ¿no se siente uno fracasado después de haber realizado más de mil ensayos y aún no haber conseguido nada?” A lo que Edison respondió, ajeno a toda vanidad: “¡En absoluto¡ precisamente ahora ya sé más de mil maneras de cómo no hay que hacer una bombilla. Poco tiempo después, Edison culminaba exitosamente su creación.

Decálogo, síntesis y nuevo origen de la Buena Suerte

Primera Regla de la Buena Suerte


La suerte no dura demasiado tiempo, porque no depende de ti.
La Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre.

 

Segunda Regla de la Buena Suerte


Muchos son los que quieren tener Buena Suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella.

 

Tercera Regla de la Buena Suerte


Si ahora no tienes Buena Suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre.
Para que la Buena Suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias.

 

Cuarta Regla de la Buena Suerte


Preparar circunstancias para la Buena Suerte no sig­nifica buscar sólo el propio beneficio. Crear circunstancias para que otros también ganen, atrae a la Buena Suerte.

 

Quinta Regla de la Buena Suerte


Si «dejas para mañana» la preparación de las circuns­tancias, la Buena Suerte quizá nunca llegue. Crear circunstancias requiere dar un primer paso... ¡Dalo hoy!

 

Sexta Regla de la Buena Suerte


Aun bajo las circunstancias, aparentemente necesa­rias, a veces la Buena Suerte no llega. Busca en los pequeños detalles las circunstancias, aparentemente innecesarias..., pero ¡imprescindibles!

 

Séptima Regla de la Buena Suerte


A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo.
A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa.

 

Octava Regla de la Buena Suerte

Nadie puede vender suerte.
La Buena Suerte no se vende.
Desconfía de los vendedores de suerte.

 

Novena Regla de la Buena Suerte

Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones. Para que la Buena Suerte llegue, confía.

 

Décima Regla de la Buena Suerte


Crear Buena Suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad.
Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡siempre esta ahí!

Síntesis


Crear Buena Suerte únicamente consiste en. ¡Crear circunstancias!
El nuevo origen de la Buena Suerte dado que crear Buena Suerte es crear circunstancias...
La Buena Suerte solamente depende de TI.
A partir de hoy, ¡TÚ también puedes crear Buena Suerte!
Y recuerda que...





Juan Galván Lobato
En el 50º Aniversario de la Fundación SA.FA.
Alcalá de los Gazules, 24 de febrero de 2005

El tiempo que hará...