Páginas

lunes, 18 de marzo de 2013

VERÓNICA


Vio su Cuerpo sumido en la aflicción
y, sin miedo al acoso ni al fracaso,
la Verónica, audaz, se abre paso
con arrojo, valor y decisión.

Del Maestro sintió tal compasión,
cuando nadie a su lado le hizo caso,
que su cara le enjuga en lino raso
y se funden mirada y corazón.

La Verónica irrumpe en suave llanto
y se inunda su alma de amargura
ante tanto dolor, pena y quebranto.

Conmovido el Señor por su ternura,
recompensa le da y el Rostro Santo
en el lienzo dejó con su Figura.




José Arjona Atienza

El tiempo que hará...