Páginas

jueves, 19 de septiembre de 2013

PRESUMO DE GAZUL



En  el  sur  de  Andalucía,
sobre  suelo  gaditano,
brilla  y  contagia  alegría
mi  bello  pueblo  serrano.

Alcalá  la  Victoriosa.
Blanca, roja  y  manto  azul,
luce  su  silueta  airosa,
sobre  el  paisaje  gazul.

De  aquí  somos  los  gazules,
Alcalá  es  nuestra  ciudad,
nuestros  sus  cielos  azules
y  es  nuestra  su  claridad.

Los  fenicios  y  romanos,
los  visigodos  y  moros
y  después  los  castellanos,
modelaron  lo  que  somos.

Y  es  que  nuestra  larga  historia
nos  ha  legado  un  bagaje,
que  hay  que  venir  de  La  Gloria,
para  igualar  su  equipaje.

Que  este  es  un  sitio  especial,
es  notorio  y   conocido,
y  entre  su  cielo  y  su  cal
vive  el  Arte  complacido.


Un  pueblo  de  tez  morena
y  alma  de  paloma  blanca,
que  guarda  dentro  la  pena
y  solito  se  la  arranca.

Los  gazules  andaluces
somos  un  pueblo  sin  par,
personas  de  ingenio  y  luces
con  humor  y  paladar.

El  mal  día  que  me  marché,
creí  que  el  mundo  se  hundía…
pero  llorando  juré
que  jamás  te  olvidaría.

Juramento  que  he  cumplido;
siempre  lo  tengo  presente;
y  los  años  me  han  servido
para  amarte  locamente.

Con  tus  calles  encaladas
por  las  que  pisan  con  garbo
esas  Venus  tan  saladas
oliendo  a  clavel  y  a  nardo.

Que  guardan  las  tradiciones
y  aman  familia  y  amigos,
las  fiestas  y  procesiones
y  son  de  María  testigos.

¡Quien  pudiera  estar  allí,
con  la  luna  en  sus  paredes…
a  la  que  una  noche  vi
bailándole  a  sus  mujeres!

Amo  al  pueblo  y  lo  venero,
lo  presumo  en  todas  partes,
y  ejerzo  de  pregonero
de  su  belleza  y  su  arte.

Hablo  del  don  de  sus  gentes,
de  sus  rincones  preciosos,
de  paisajes  diferentes,
de  su  pasado  glorioso.

De  la  Virgen  de  los  Santos,
de  los  pozos  y  la  ermita,
de  los  verdes  de  sus  campos,
de  la  Coracha  morita.

Plaza  Alta  celestial,
se  ve  la  historia  en  tus piedras,
impregnadas  de  la  sal
y  la  gracia  de  estas  tierras.

Disfrutamos  de  las  cosas
que  son  de  aquí  natural :
La  de  los  Santos… preciosa,
y  nuestra  Playa  sin  mar.

Todos  los  alcalaínos
tenemos  la  obligación,
de  contar  por  los  caminos
lo  que  vale  este  rincón.

¡Alcalá  que  hermosa eres!
Lugar  que  reboza  encantos,
me  embelesan  tus  mujeres…
y  la  que  espera  en  Los  Santos…!

¡¡Gazules, decidlo  fuerte,
que  se  enteren  por  ahí,
que  hemos  tenido  la  suerte
que  nos  parieran  aquí!!.



Francisco  Teodoro  Sánchez  Vera
Roma,  septiembre  de  2013


             

El tiempo que hará...