Páginas

martes, 21 de enero de 2014

DESDE EL MONTE LARIOS - NO AL RACISMO

Le  dedico  este  poema  a  mi  compadre  Paco  Castilla.  Mi  querido  amigo  lo  importante  de  las  personas  son  los  sentimientos  que  atesoran.  No  importa  el  color  de  su  piel.
          Buscando  recuerdos  en  mis  carpetas,  me  encuentro  con  este  poema  que  escribí  hace  años.  Es  de  lo  primero  que  hice  en  poesía.  En  aquellos  tiempos  yo  trabajaba  mucho  cada  día,  y  no  tenía  tiempo  para  escribir  poemas.  El  tiempo  libre, lo  dedicaba  a  otro  tipo  de  distracciones  menos  culturales.  Solo  escribía,  de  cuando  en  cuando,  pequeñas  letrillas  flamencas, que  regalaba  a  mis  amigos  cantaores,  o  a  algún  letrista  conocido,  que  se  dedicaba  profesionalmente  a  esos  menesteres. Varios  cantaores  de  aquellos  tiempos,  tienen  grabaciones  con  algunas  de  estas  letras  que  regalaba.
         Un  día, un  conocido  me  pidió  que  colaborara  con  él,  en  una  publicación  que  entonces  se  editaba  en  mi  barrio  barcelonés  del  Poble  Sec. Estaban  preparando  una  pequeña  revistilla,  con  motivo  del  “Día  Mundial  Contra  El  Racismo”.  Me  pidieron  que  les  hiciera  algo. No  sabía  que  escribir,  no  sabía  que  decirles. Este  era  un  tema, que  aunque  importante, yo  no  lo  tenía  por  la  mano.  Egoístamente,  me  afectaba  poco  por  aquel  tiempo.  Pero  curiosamente,  entonces,  un  amigo  mío  me  explicó  con  gran  preocupación, que  su  hijo  pequeño  estaba  enamorado  de  una  muchacha  de  color,  y  que  estaba  decidido  a  casarse  con  ella.  Me  decía  que  su  hijo  estaba  mimado y  perfectamente  atendido  en  su  casa,  que  vivía  como  un  marqués,  que  en  la  familia  eso  de  una  muchacha  morena  no  caía  bien, que  se  iba  a  complicar  la  vida  con  el  alquiler  o  compra  de  un  piso,  etc.,  etc.  Yo  no  sabía  cómo  ayudarle.  Comprendía  que  si  su  hijo  estaba  enamorado, poco  se  podía  hacer.  Además, ¿Qué  podía  yo  hacer ? Conocí  a  la  preciosa  muchacha,  un  encanto  de  chavala. Preparada, elegante  y  muy  cariñosa. La  cosa  terminó  en  boda. Hoy  son  padres  de  cuatro  o  cinco  lindas  criaturas.
        Esa  historia  me  inspiró, me  animó  a  escribir  este  poema. Lo  tenía  olvidado  y  al  verlo  me  hace  gracia  y  me  gusta.  Me  alegra  encontrarlo, y  os  lo  envío  esperando  que  os  guste.
       El   poema  no  se  publicó.  A  los  responsables  de  la  revistilla  les  pareció  “un  poco  fuerte”,  y  me  lo  devolvieron.  Yo  no  lo  veo “fuerte”,  me  parece   que  es  un  poema  de  amor,  pero  bueno…  cada  uno  se  lo  mira  a  su  manera.  No  lo  he  querido  retocar,  lo  dejo  tal  cual  lo  escribí  entonces.

      Para  contar  esta  historia,  por  entonces  yo  vivía  en  Barcelona,  me  trasladé  de  forma  imaginaria,  a  lo  alto  del  Larios,  nuestro  querido  monte,  desde  el  que  yo  recordaba  haber  visto  Marruecos  los  días  claros,  en  mis  años  juveniles.  Fue  de  lo  primero  que  escribí  y  ya  aparece  Alcalá . . . ¡  SIEMPRE  MI  ALCALA  !.


DESDE  EL   MONTE   LARIOS -  NO  AL  RACISMO

Montes  de  Alcalá  frondosos,
desde  tus  cimas  distingo
la  nieve  blanca  del  Atlas,
luciendo  tonos  verdosos.

Desde  la  cresta  del  monte
siento  lo  moro  cercano.
Mar  y   nieve al  horizonte.

Bellos  paisajes  de  ensueño
bajo  un  cielo de  verano,
separando  nuestros  sueños.

Tú  en  el  continente  negro,
yo  en  la  Europa  de  los  blancos.
Un  racista  tú  por  suegro,
uno  más,  uno de tantos.

Y   pensé  que  no  era  justo
que  el  color  de  nuestras  caras,
una  morena,  otra clara,
fuera  causa  de  disgusto.

Pues  la  sangre  es  siempre  roja,
aunque  la  piel  sea  distinta,
no  hay  nadie  que  por  las  venas
fluya  otro  tono  de  tinta.

Tus  labios  como  los  míos,
tus  ojos  como  mis  ojos,
que  al  mirarme  con  sonrojo
las  largas  noches  de  frío,
llenan  de  suspiros  rotos
la  pasión  de  tus  quejíos.

Si   mi  semilla  germina
dentro  de   tu  hermoso  vientre,
lo  que  nos  traiga  la   luna,
tendrá  la   piel  diferente,
pero  sangre  solo  hay  una,
de  un  carmesí  muy  potente.

Si  Dios  quiere  que  suceda,
bajaré  presto  hasta  el  llano,
y  en  un  barquito de  seda,
cruzaré  ese  mar  que  queda
al  alcance  de  la  mano.

Y   cuando  te  tenga  frente,
verás  que  en  cosas de  amores,
poco  importan  los  colores,
al   corazón  de  la   gente.


Francisco Teodoro Sánchez Vera
2014

1 comentarios:

Paco Gil dijo...

Interesante la historia que te sirve de prólogo, amigo Paco.¡Cuántos casos similares habrán ocurrido y cuántos no habrán tenido un final feliz! Todavía queda camino por recorrer en este tema, pero con poemas como este,precioso y seguramente "adelantado" para aquel momento en que fue escrito,son un paso importante y dicen mucho de los sentimientos de su autor.¡Cuántas cosas se pueden ver o imaginar desde "El Lario" o desde cualquier lugar de nuestro querido Alcalá! Felicidades. Un abrazo.

El tiempo que hará...