Páginas

lunes, 6 de enero de 2014

EVOCACIONES ALCALAÍNAS - JUAN BAREA Y LA FANTASÍA

En los años 40, los Reyes Magos de Alcalá eran los carpinteros. Los niños no teníamos muchas opciones para elegir, pero los carpinteros alcalaínos eran auténticos artistas, tanto para elaborar juguetes para los niños como para las niñas. El más célebre era Juan Barea. Durante todas las Navidades, los chavales nos parábamos en la puerta de su carpintería y veíamos cómo creaba auténticos milagros convirtiendo la madera en carritos, carretas, cochecillos, camiones, caballos, toros, casas de campo, animales domésticos, pájaros, borriquillos, pelotas… Para las niñas hacía cocinitas, sillas, camitas, muñecas y los instrumentos para cocinar y comer; la cuerda para la comba, y los juegos de mesa, como el parchís y la oca para casa.  Cuando llegaban los Reyes, ya sabíamos  lo que queríamos.

Poco a poco fueron llegando juegos más sofisticados. Generalmente llegaban de Gibraltar, de Cádiz y de Chiclana -las célebres muñecas-. Eran para los más pudientes. Pero las artesanías de los carpinteros alcalaínos las preferíamos los chavales, porque eran fuertes, sencillas y duraban más tiempo. Recuerdo los palos con cabeza de caballo de cartón, los patines con ruedas, los carritos para tirarnos por las cuestas de Alcalá…

La bicicleta llegó más tarde. Venían de Gibraltar y la vendían en La Línea de la Concepción. Eran fuertes y altas y la traían los hombres que entraban a trabajar. Las más célebres eran las “Rouge”. El ejército inglés las renovaban cada año y las pujaban a precios económicos. Los mecánicos de La Línea las reciclaban y las vendían baratas.

Por aquellos años, no salían cabalgatas. Eso vino después, en la década de los 80, cuando los socialistas abrieron la verja. La cabalgata de Gibraltar era muy vistosa y entraban muchos campogibraltareños para verlas, comprar juguetes modernos para sus hijos y pasar contrabando. Inmediatamente se organizaron las cabalgatas en los pueblos de la bahía de Algeciras y de la Sierra.     

Actualmente, “los progres” quieren borrar la tradición de los Reyes Magos y aducen que a los niños no se les deben echar mentiras con fábulas como la de los Reyes Magos. Pero lo de los Reyes Magos no es una fábula, es una tradición histórica que consta en el Nuevo Testamento, como sabemos por los Evangelios. En todo caso, la fantasía es una cualidad del alma que la ejercitan los poetas, los líricos, los narradores con sus géneros literarios, los creadores de cuentos con sus estímulos para enseñar verdades.

Los carpinteros de Alcalá, como Juan Barea, sabían que la sabiduría llegó a través de las manos y no de la mente, imitando la realidad y asimilando lo que los hombres han descubierto con el paso de los siglos en la misma naturaleza. De Alcalá han salido muchas personas ilustres e ilustradas, que han difundido su sabiduría por España, por América y por todo el mundo. Y los niños no perdimos por eso la inocencia ni pusimos en duda la fantasía que nos dejan cada año los Reyes Magos. Las mentiras llegan por otro camino y con otras intenciones.


                                                                                                      JUAN LEIVA

El tiempo que hará...