Páginas

lunes, 17 de noviembre de 2014

DESTINO



La  mañana  que  partía
del  pueblo,  solo  y  llorando,
con  dolor , porque  sabía
lo  que  atrás  me  iba  dejando.

Empezó  un  largo  calvario,
que  asido  a  mi  pensamiento,
como  cuentas  de  un  rosario
me  iba  repitiendo  el  viento.

Recordaba  aquel  te  quiero
y  sus  caricias  divinas.
Pero  huía  como  un  ratero
de  esos  que  afanan  gallinas.

Cuando  he  doblado  la  esquina
donde  siempre  me  esperaba,
sentí  la  púa  de  una  espina
que  al  corazón  se  clavaba.

La  esquina  es  solo  una  esquina,
mas  no  una  esquina  corriente . . .
aún  me  huele  a  rosa  fina
y  a  maderitas  de  oriente.  

Por  fin  terminó  el  sufrir,
ha  vuelto  a  mí  la  armonía,
después  de  verla  vivir
feliz,  llena  de  alegría.

Luce  melena  dorada
y  no  la  trenza  morena,
tantas  noches  ensoñada
enredada  a  mi  cadena.

De  lejos  la  vi  muy  bella,
cuando  hablaba  con  la  gente;
me  volví  de  espalda  a  ella
por  no  encontrarla  de  frente..

He  hallado  la  paz  por  dentro,
se  acabó  ya  mi  condena,
pero  queda  un  sedimento
que  rezuma  mucha  pena.

Lo  que  pudo  ser  no  fue
porque  el  maldito  destino
pegándome  con  el  pie,
me  alejó  de  su  camino.

¡Cuantos  sueños  destrozados
se  quedaron  por  senderos
difíciles,  y  alejados
de  mi  pueblo,  compañeros!

Mas  mi  cuerpo  ya  cansado,
recupera  la  cordura,
y   un  suspiro  muy  guardado
llena  el  lugar  de  ternura . . .

Hay  flores  en  su  ventana
de  color  blanco  y  morado.
Suena  un  toque  de  campana,
y  el  sol  brilla  en  su  tejado.





Fco. Teodoro   Sánchez  Vera
Cuaderno  Añoranzas
        

El tiempo que hará...