Páginas

viernes, 6 de febrero de 2015

TERNA INTERNACIONAL PARA PROTEGER LA FIESTA DE LOS TOROS





Cuando aún suena los ecos de la reunión convocada a todo el sector taurino por el presidente Carlos Núñez de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) en los últimos días del pasado año, la Real Academia de Bellas Artes San Fernando de Madrid, lugar idóneo para hablar de Tauromaquia, acogió con todo boato la presentación del FIT (Fusión Internacional por la Tauromaquia). Con el nuevo año empieza a moverse la Fiesta. Una apuesta que ha sorprendido por su trascendencia. Se trata de una unión tripartita compuesta por los empresarios, el mexicano Alberto Bailleres, el francés Simón Casas y el español José Cutiño. Bailleres, economista, el segundo hombre más rico del país azteca, con empresas de minerales, seguros y servicios, es además cabeza visible de Espectáculos Taurinos de México (ETM) que controla un total de 11 plazas en México, dos de primera categoría, Monumental de Aguascalientes, Guadalajara, Monterrey entre otras. Apodera a Morante de la Puebla, que volverá este año a la Real Maestranza de Sevilla, Alejandro Talavante su último fichaje y Pablo Hermoso de Mendoza. Propietario del hierro de Zalduendo y fincas como Los Guateles en tierras extremeñas.

Simón Casas y José Cutiño llevan doce plazas entre Francia y España, de ellas cinco de primera categoría, Nimes, Mont de Marsan, Valencia, Zaragoza, Málaga y Córdoba en sociedad. El resto son Alicante, Olivenza, Badajoz, Don Benito, Almendralejo y Zafra, estando por cerrar Vitoria. Casas apodera a Finito de Córdoba, Daniel Luque, Rivera Ordóñez y los novilleros Ginés Marín y Varea y otros pendientes de cerrar acuerdos. Ambos mantienen relaciones positivas con José Tomás.

El matador de toros Antonio Barrera, hombre de confianza de Morante asistió a la reunión en representación de Bailleres, y explicó los acuerdos de este tripartito cuyos objetivos son “poner al día las estructuras de la Fiesta, sumar fuerzas para garantizar su futuro, proteger, dignificar, promocionar, defender el sector y sus derechos. Hay que aunar esfuerzos y voluntades por la calidad del espectáculo y del público que paga. La fusión está abierta a otras empresas”.

Por su parte Simón Casas con su verbo fácil e incisivo se encargó de aclarar “con mi socio Bailleres no he hablado de negocios, hemos hablado de nuestra pasión, de nuestro común amor por el arte del toreo, para que siga existiendo la fiesta, ya que está en peligro, así como mejorar la producción del espectáculo, el modelo de gestión, acercando los valores de la tauromaquia y modernizarla, garantizando el futuro. Hay motivos para reformar y buscar soluciones para los ataques que continuamente estamos soportando de los llamados antitaurinos. Tenemos un equipo de juristas que estudiarán las acciones legales a emprender, para salvaguardar la Tauromaquia de ataques externos”.

En cuanto al empresario extremeño José Cutiño adelantó, “apostaremos por plazas que merezcan nuestros esfuerzos”. Entre las acciones previstas, se encuentran promocionar la Fiesta a través de las novilladas de acuerdo con la Federación Internacional de Escuelas Taurinas e impulsar a jóvenes novilleros. Puntualizó “tenemos ideas, ilusiones y formas novedosas de entender al toreo y medios para llevarlo a cabo”.

Esta declaración de buenas intenciones y con sentido positivo, llega en un momento crucial para el futuro de la fiesta. Lo que falta hace es acción y reflexión. Los precios de las localidades, sobre todo en sol, donde el aficionado que acude tiene cada vez el bolsillo más cortito, las entradas gratis para los niños, como garante del relevo generacional, y la materia prima, que es el toro, donde hay que mejorar su calidad. Son retos que se deben afrontar, si verdaderamente se quiere proteger a la Fiesta, por encima de intereses personales. Habrá que esperar y dejar trabajar. Tiempo habrá para enjuiciar cuanto han ofrecido este grupo internacional, que ofrecen una oportunidad para enderezar el rumbo de la Tauromaquia.

Luis Rivas
Domingo, 25 de Enero de 2015
Información


El tiempo que hará...