Páginas

jueves, 19 de marzo de 2015

750 AÑOS DE CRISTIANISMO EN ALCALÁ DE LOS GAZULES

                          
Con el pórtico abierto de la Semana Santa, parece obligado hacer referencia a un acontecimiento  que ha tenido lugar en la diócesis Asidonia-Jerez y que afecta igualmente a la religión católica en Alcalá y toda la comarca de la Janda.

La diócesis de Asidonia-Jerez ha elaborado, en el año 2014, una historia de los 750 años de cristianismo de Jerez y su comarca. La ha titulado “Limes-Fidei” (Lindes o fronteras de la fe). A la historia ha acompañado una “Magna exposición” documentada con fotos, lienzos, textos y restos testimoniales conservados en la iglesia catedral de Jerez, en las parroquias y en las ermitas que aún perduran  en la antigua diócesis asidonense.

El contexto histórico se inicia en el año 409 d.C. cuando tiene lugar la primera invasión germánica en España penetrando en la península los suevos, vándalos y alanos. Presionados los alanos por los visigodos se unen a los vándalos y juntos pasan a África. La segunda penetración la hacen en el 414 d.C. y se distinguen dos períodos: el arriano (414-586) y el católico (586-711).

Los vándalos dieron el nombre a Andalucía (Vandalucía) y se dedicaron a la agricultura, mientras Los reyes visigodos andaban en continuas rivalidades y conspiraciones. El último rey fue don Rodrigo y, en una de estas conspiraciones, se produjo el hecho trascendental de la invasión musulmana. Los árabes ayudados por el conde don Julián, gobernador de Ceuta, cuya hija Florinda había sido ultrajada en Toledo por el rey –según la leyenda-, pasaron el estrecho mandados por Tarik. Don Rodrigo sale a su encuentro y se produce la batalla del Guadalete o de la Janda, en la que los visigodos son derrotados, al pasarse al enemigos los dos hermanos de Witiza, Gisberto y el obispo don Opas. Don Rodrigo huye y desaparece, mientras su ejército lo abandona sin que se vuelva a saber de él.

Los invasores visigodos constituían una casta militar con su aristocracia, formada por reyes, nobles, duques, condes…Esta casta se posesiona de un tercio del suelo y establece una sociedad rural de terratenientes y campesinos formados por colonos (bucelarios) y siervos. Los hispanos romanos, mucho más cultos y organizados que los visigodos, imponen sus costumbres cívicas: la lengua latina, la religión católica, la legislación romana (Fuero Juzgo), la cultura grecolatina y la fusión de razas.

La Iglesia influye decisivamente sobre los pueblos bárbaros, salvando y conservando la civilización del Imperio Romano en las colonias. Los visigodos ya eran cristianos, aunque arrianos, pero se convirtieron al catolicismo en el III Concilio de Toledo al llegar a España, influyendo por medio de sus obispos, sus concilios y sus asambleas religiosas. La cultura de los visigodos tuvo como base la romana, la galo-romana y la hispano-romana.

Las grandes lumbreras de la Iglesia hispana fueron San Leandro y San Isidoro de Sevilla (570-636). Sus obras más importantes fueron Las Etimologías y la Historia de los Reyes Godos: vándalos y suevos. El arte visigodo se inspira en la arquitectura romana con influencias bizantinas: arco de herradura o visigodo, ventanas geminadas partida en dos por una columna y ábside rectangular. Donde se ha conservado mejor es en la orfebrería.

Según la obra citada,Las primeras comunidades cristianas de nuestra región debieron de ser pequeñas y dispersas y, probablemente, no constituyeron entre ellas una estructura de organización eclesial como tal. Según la obra “Limes Fidei” de la diócesis Asidonia-Jerez, “El fuerte arraigo que aún en los primeros siglos gozaban los cultos paganos heredados del mundo romano, ralentizó tanto su introducción como su desarrollo.Cuando la extinción del Imperio, el pueblo visigodo asentado en Hispania abrazó la fe, aquellas comunidades se estructuraron alrededor de un obispo y, en nuestro ámbito, fundaron una diócesis que, tradicionalmente se ha venido en llamar “asidonense”, término que hace referencia a una amplia zona geográfica que abarcaba la actual provincia de Cádiz y parte de la de Sevilla. Será el siglo VII el de mayor esplendor para el cristianismo asidonense visigótico, constatándose las grandes fundaciones de los Santos Mártires (Medina Sidonia)San Ambrosio (Barbate), Cortijo de la Higuera (Utrera), Santos Nuevos (Alcalá de los Gazules) y La Oliva (Vejer), además de otros santuarios y ermitas de los que subsisten restos menores.

El creador de estas iglesias y ermitas fue el obispo Pimenio. Y donde se pueden ver aún columnas y ornamentación visigótica es en la ermita de los Santos Mártires de Medina.
                                                                                   


Juan Leiva

El tiempo que hará...