Páginas

sábado, 21 de marzo de 2015

ANDRÉS RÁBAGO GARCÍA "EL ROTO"


A don Andrés Rábago García –“El Roto”-, escritor, artista, pintor, dibujante, periodista, guionista, escenógrafo y, sobre todo, eficaz comunicador, el Ayuntamiento de Cádiz le concede la Distinción Emilio Castelar tras valorar la eficacia comunicativa de sus agudas sátiras sociales diarias. La fuerza terapéutica de sus análisis críticos constituyen saludables vacunas que nos ayudan a prevenir, a sanar o, al menos, a paliar, el avance pernicioso de esa contagiosa epidemia que reduce a los ciudadanos a la condición de individuos-masa: sus  ilustraciones nos alertan eficazmente del creciente peligro de debilitar la conciencia de realidad y de anestesiarnos frente a las graves amenazas de deshumanización.

Esta Distinción a la eficacia comunicativa reconoce su habilidad para explicar, de manera clara, los principios democráticos y su destreza para transmitir, de forma persuasiva, los valores éticos, sociales, estéticos y culturales.  
          
          La Corporación pondera el arte mayor de este dibujante, la fuerza seductora de sus dibujos y, sobre todo, la sencillez ácida de las hondas sugerencias de este certero observador de la cotidianidad, capaz de arrancar nuestros mejores sentimientos de sorpresa y, a veces, unas agudas punzadas de autocrítica. Con sus retratos, aparentemente ingenuos y, al mismo tiempo, saludablemente cáusticos, nos acerca a quienes piden pan, exigen justicia  o ansían libertad. Si, con su afilado ingenio, azota las injusticias sociales, con su finura intelectual redime la prensa de la mediocridad.

Y es que “El Roto” es un maestro de la ironía, un artista dotado de exquisita sensibilidad y de inaudita riqueza de registros: domina la metáfora, la hipérbole, la paradoja, la parodia y, de manera especial, la caricatura. En la amplia y variada iconografía de sus personajes y en los relatos gráficos de situaciones dramáticas, él describe minuciosamente los perfiles más característicos de la sociología de la nuestros mundo actual. Su viñetas constituyen discursos elocuentes, crónicas amargas y artículos eficaces que nos descubren las aspiraciones íntimas de los ciudadanos con los que convivimos, con los que conmorimos y con los que luchamos.

El Roto es un pintor que ilustra los conceptos abstractos mediante pintorescas anécdotas, no por un afán meramente estetizante, sino con la explicita finalidad de descifrar, de comprender y de captar el sentido de las actitudes y de los comportamientos humanos y de las conductas inhumanas, con la intención explícita de medir el sentido hondo de algunas teorías nocivas aceptadas pacientemente y de denunciar los gérmenes patógenos de algunos hábitos sociales perversos admitidos candorosamente. 

 La sorpresa que nos provocan sus viñetas constituye una forma eficaz de invitarnos a que sintonicemos con su desacuerdo con las realidades dolorosas o injustas. El sentimiento que sus gritos nos infunden no es una reacción blanda de aceptación pasiva y desesperanzada, sino la expresión, exigente y comprometida, de solidaridad. Su humor lúcido nos provoca sorpresa, inquietud y sentido de la responsabilidad, tres maneras diferentes y complementarias de abordar y de entender los sucesos, de acercarnos para comprenderlos y para vivirlos desde el fondo de nuestras propias entrañas, desde nuestras fibras más íntimas, desde nuestras conciencias éticas y solidarias.

Su humor -que define con precisión y con fuerza los perfiles psicológicos y los papeles sociológicos de nuestros conciudadanos-  es humano porque tiene que ver con el “humus”, con la tierra, con lo cercano, y su lucidez, su fineza y su finura, expresiones de su agudeza para captar el fondo de los problemas, constituyen la pruebas contundentes de su sagacidad, de su olfato, de la sutileza de su mirada y de la perspicacia de su inteligencia. El Roto es un sabio que está dotado de un exquisito paladar para descubrir la vanidad, la hinchazón y la desnudez de los personajes importantes, es un artista que refleja la realidad social, siempre desde un punto de vista crítico y satírico, con el que nos muestra la visión de una vida que está llena de sin razones y de contradicciones.

Éstas son las razones por las que el Ayuntamiento de Cádiz le otorga la Distinción Emilio Castelar por su eficacia comunicativa.


 18 de marzo de 2015
José Antonio Hernández Guerrero
Libros publicados:
·                    Los hombres y las moscas (Ed. Fundamentos, Madrid, 1971).
·                    Mitos, ritos y delitos (Ed. Fundamentos, Madrid, 1973).
·                    Ovillos de baba (Ed. Castellote, Madrid, 1973).
·                    La cebada al rabo (Ed. Cuadernos para el diálogo, 1975, 199 p., con prólogo de Félix Grande).1
·                    Bestiario (Alfaguara, 1989).
·                    De un tiempo a esta parte (Ediciones de la Torre, 1991).
·                    Habas contadas (Promotion Popular Cristiana, 1994).
·                    La memoria del constructor (Diputación de Sevilla, 1998).
·                    La visita inesperada (Centro Cultural Conde Duque, 1998).
·                    El fogonero del Titanic (Temas de hoy, 1999).
·                    El pabellón de azogue (Círculo de lectores i S.A./ Mondadori, 2001).
·                    Bestiario (Medusa Ediciones, edición augmentada, 2002).
·                    El guardagujas (Cat. Exposición Universidad de Alcalá, 2003).
·                    El libro de los desórdenes (Círculo de Lectores i S.A./Mondadori, 2003).
·                    El libro de los abrazos (Círculo de Lectores, 2004).
·                    Vocabulario figurado (Círculo de Lectores i S.A./Mondadori, 2005).
·                    El libro de los desórdenes (Reservoir Books, 2006).
·                    Vocabulario Figurado 2 (Reservoir Books, 2007).
·                    Viñetas para una crisis (Reservoir Books, 2011).
·                    Camarón que se duerme (se lo lleva la corriente de opinión) (Reservoir Books, 2011).
·                    A cada uno lo suyo (Reservoir Books, 2013).
·                    Oh la l'art. (Libros del Zorro Rojo, 2013).
·                    El libro verde (Reservoir Books, 2014).





El tiempo que hará...